El PP, y el maniqueísmo.

No sé si solo ha sido una salida de pata de banco del joven Pablo Casado Blanco, vice secretario de comunicación del PP,  o el partido, como tal, lo refrenda. Este chico es muy listo, ¡casi se pasa!, muy aparente, bien parecido, un poco bocazas, y muy faltón. Ya largó contra las víctimas del franquismo, y sus familiares, con frases lapidarias como, “Yo estoy convencido de que la inmensa mayoría de jóvenes son del PP pero aún no lo saben. ¡Si es que en pleno siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas, pero si son unos carcas! Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no se quién, con la memoria histórica“. Estas palabras fueron pronunciadas en 2008 en Madrid. Le debieron gustar a sus jefes, porque lo han promovido como una de las figuras emergentes del PP. Pobre partido, si su aportación a la regeneración democrática pasa por personajes como éste chico,  a quien, por lo visto, nadie le ha echado una bronca por su estilo faltón y ofensivo, que, en opinión de muchos, deja en pésimo lugar al partido.

Pero en estos días ha proferido unas palabras ofensivas contra señoras dignas de todo respeto, porque alguien tendrá que decir a este “enfant terrible” que no es lo mismo la sinceridad y valentía en sus pronunciamientos, que la falta de respeto, y del más mínimo estilo democrático. Valentía no es lo mismo que el atrevimiento cuando se sabe que uno tiene las espaldas bien guardadas,. ¿Se atreve a llamar carcas a los que no piensan como él, que da la impresión, ¡solo la impresión!, de ser un niño mimado de Serrano, aunque sea de la recia Ávila? Pues estos días ha faltado, más infantil que groseramente, a las alcaldesas de la nueva ola, del cambio, de las que ha dicho que “las alcaldesas del cambio no hacen más que magdalenas y poner pancartas».  Pues, por lo visto, son más útiles que un politiquillo que, hasta ahora, solo se ha destacado por sus palabras ofencivas y chulescas.

Y ayer le dio por atacar a la izquierda, usando un argumento, y una palabreja que le debió gustar mucho al que la ha puesto de moda, una palabra horrible, que pretende expresar una idea más horrible todavía. Me refiero al palabro “buenismo”, que arrojado contra un adversario, no quiere decir otra cosa sino que es bobo, tonto, lerdo, que piensa que por las buenas se consiguen mejor las cosas. Pero que no sabe que “hay buenos y malos, enemigos y aliados“, con palabras textuales que yo oí en la tele al ínclito Pablo. Como en las películas del oeste, pero sin ninguna gracia, ni emoción, ni pasión.

Como he dicho al principio, no sé si esa es la idea general del partido, aunque no me extrañaría, porque tanto hablar de que “nosotros los demócratas hacemos esto o lo otro” da ya para sospechar. El presidente del PP no se caracteriza mucho por su afición al diálogo, y a la discusión y enfoques variados de los temas. Pero que alguien sea tan desaprensivo que considere una ridiculez el “buenismo” que pretende  intentar arreglar los contenciosos hablando y discutiendo lo más civilizadamente que sea posible, es una demostración, además de cortedad de vista, de grosera ofensa y desprecio. Nos queda el consuelo de saber, por propia confesión, quienes son los que prefieren el “malismo” de la violencia, las bombas y el atropello de los derechos humanos, que, como se ve gloriosamente estos días, tan buen resultado le ha dado, y está dando, a occidente.

Y un aviso y recuerdo a los señores obispos: posiblemente a los del PP les traiga al pairo ser, o no, considerados, por lo menos a muchos de ellos, buenos católicos. Pues que nuestros prelados comprueben la realidad, y la comparen con la parábola de la oración del fariseo y el publicano. Aquel proclamando su acción de gracias por no “ser como los demás hombres”, que eran malos, y él , bueno, y éste por no osar levantar los ojos al cielo para acompañar sus palabras “perdona, Señor, que soy un pecador”. Pero lo malo es que no lo dicen de broma, es que creen que son muy buenos. ¡Qué dolor!

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)