Cobardías y ruindades de políticos.

Nunca me ha gustado, ni me ha parecido bien, el Consejo de Seguridad de la ONU, organismo exclusivo, y exclusivista, una antigualla aristocratoide, casi medieval, con el insufrible privilegio de veto de sus miembros fijos. Está bien, les agradecemos que, según ellos, salvaron a Europa de la garra terrible del Nzismo, pero no del Comunismo […]