Sensibilidad “mundana”, y sensibilidad cristiano-evangélica

Decía ayer Jesús en el Evangelio de la misa:  “Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo.  No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno. Ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo. Santifícalos […]