Los periodistas como estorbo: les falta la Filosofía

No digo el periodismo, no, sobre todo el buen periodismo. Éste siempre ayuda a la gente en tres ejercicios fundamentales: primero, estar bien informados; segundo, pensar, digerir, y , tercero, decidir, según las dos anteriores premisas. Tengo que reconocer, y lo hago, aun a costa de indisponerme con algún periodista que conozco, y me conoce, que no corren buenos tiempos para el periodismo. Está bien que con la democracia se haya querido democratizar y regularizar, y, lo que es peor, academizar, también, la profesión y el quehacer periodístico. Pero, y a las pruebas me remito, no parece que tanto título académico haya servido para tanto, pues ni para evitar gazapos como “en este área pequeño“, por en esta área, o “los más mayores“, por los mayores, sin más,  o “la dijo“,  por le dijo, aunque se lo diga a una mujer, o “han habido” por ha habido, (sin ser catalanes, que a éstos se les perdona, por la influencia de la estructura verbal de su lengua), pequeños gazapos fáciles de aprender a decirlos bien. Pues si en estas pequeñas expresiones tanto fallan muchos, muchísimos de nuestros periodistas, ¿qué decir de la sintaxis? Es abrumador el ejercicio de tortura que a veces estamos llamados a experimentar los lectores de periódicos y libros. Recuerdo un texto de Historia del Derecho de la UNED, en el que abriendo al azar el libro por la mitad, en las dos páginas había más de ¡treinta! faltas, no solo de ortografía, sino de concordancias, también de sintaxis, con el sujeto o el verbo perdidos, o los dos extraviados. Aprovecho para levantar una pica, no en Flandes, sino en España, por un oficio que dignificaba antaño nuestros periódicos, y ediciones de textos, y se ha perdido: el de corrector gráfico. ¡No me digan que hasta ahí han llegado los dichosos cortes provocados por la crisis!

En el título los periodistas no han sido elegidos por casualidad, sino para que entren, en su ámbito de expresión, todos los que se dedican, profesionalmente, a la comunicación, en los diversos modales de la misma, y señalo dos de las más fundamentales: la información, y la opinión. A ésta prefiero llamarla, para evitar malentendidos, reflexión, análisis, estudio, deducción. Y mi preferencia se deriva de que en la palabra opinión, cabe, en el común de los mortales, una mal entendida libertad de expresión, según la que, ¡mal entendida!, insisto, se puede hablar, opinar y hasta pontificar, de todo. ¿Tan difícil es convencer a nuestros  ¿comunicadores? de que su opinión sobre física cuántica es mucho mejor que se la guarden en los profundo de su intelecto? O tal vez el problema es que éste sea tan superficial, tan raso, tan sin fondo, que no caben en él ni los contenidos más claros y transparentes, como sería darse cuenta de lo difícil que es hablar de la Galaxia 2.637, de la que nadie hemos oído ni palabra? Pero haced la prueba de atender en alguna tertulia al momento en el que alguno de los tertulianos excusa así su silencio: “de esto no opino porque no tengo ni idea“. Yo me regodearía de gozo, y pienso que todos.

Todo esto va a cuento de los días que vivimos en la fallida anterior legislatura, y lo que estamos viendo que vamos a tener que vivir otra vez. He usado en el título la palabra estorbar, y he ejemplarizado levemente en lo que va de artículo, en las lagunas que apreciamos en nuestros periodistas a la hora de comunicar, verbalmente, o por escrito, sus informaciones y reflexiones. Pues si en lo más fácil y nuclear de su profesión, como es expresar con claridad, corrección y precision, lo que deseen que llegue a sus clientes, lectores, oyentes o televidentes, fallan tan reiterada, y frecuentemente, ¿qué va a pasar cuando se requieren  mucho más bagaje, como sea, la buena información, que ésta sea objetiva y no sesgada, la imparcialidad, y algo más que el sentido común, que ya  es muy difícil, para deglutirlo a sus lectores-oyentes-televidentes?

Me duelen las carnes cuando los informadores informan de lo que les parece oportuno y ventajoso para sus jefes, o sponsors, y callan lo que es negativo, o ellos así lo creen. Y también es profundamente frustrante, para mí, que por los mismo motivos, zarandean y destrozan a uno, y exaltan la prudencia y la vis política de otro. ¿Alguno de los consejeros áulicos de Rajoy denunció o criticó el desmesurado anhelo de poder, o eso parece, del presidente en funciones? No, su desplante al Rey era la sabiduría política del que no quería marear la perdiz, mientras que otros harían lo que fuera, cualquier cosa, hasta dialogar con los separatistas, vascos y catalanes, ¿oh suprema traición!, con tal de alcanzar el poder. De hecho, no se dio ese caso, y los así insultados demostraron mucha más dignidad. Y, ahora, ¿qué dicen los puritanos del “no todo vale”, al ver que el señor Rajoy, cuya una de sus ideas fijas era la de no acudir a los nacionalistas? Pues que es un político con idea de Estado.

Otra tremenda contradicción: la primera reacción, prácticamente unánime, y evidente para muchos, ante los resultados del 20D, fue que había que pactar, y no aferrarse dogmáticamente  al ideario de cada partido. Pero eso servía para todos los partidos menos para el PP. Y ahora, ¿en qué facultad de Periodismo han enseñado a los jóvenes aspirantes, que solo se puede ser un buen periodista poniendo a los políticos entre la espada y la pared, con preguntas como “con quien vais a pactar“, sin el mínimo respeto por los tiempos y las circunstancias? A mí el griterío de los medios, el barullo, y su zafiedad, muchas veces, me parecen un estorbo para el buen andamiento de los ritmos políticos. ¿Alguien me podría informar de las facultades que frecuentaron no solo Larra, el más famoso de todos, sino otros de su tiempo como Félix Mejía, Benigno Morales, o Manuel Ruiz del Cerro? Todos ellos pagaron con la vida o la cárcel su lealtad a profesión tan digna, necesaria, y muchas veces heroica y sublime como es el buen y sincero periodismo.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

One Response to “Los periodistas como estorbo: les falta la Filosofía”

  1. Such intelligent work on the subject and ideal way of writing here. I am really impressed! This post is a helpful overview of the particular topic and very actionable. Interesting approach!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)