¿Cambiar todo? ¡Ójala!

En un simposio sobre el Papa Pablo VI, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, (CEE), cardenal Blázquez, afirmó: Francisco, como Pablo VI, sueña con una Iglesia misionera capaz de cambiar todo“. He oído con frecuencia estos días deseos parecidos, y presentar planes de pastoral tendientes a ello, a modificar de raíz el modo y estilo de vida de una ciudad o de una diócesis. Y no cabe la más mínima duda de que ese deseo, que parece a veces una pura ilusión, se entronca de lleno con la más auténtica tradición bíblica. Como la que conecta con la expresión, puesta en la boca de Dios, “Hago nuevas todas las cosas“. Pero en esta voluntad y proyecto de renovación, da cambio, de Reforma, veo yo un serio problema, y un óbice que, tal vez, de al traste con tanta buena voluntad y tan positivos deseos. Y ese obstáculo no se encuentra fuera, sino bien dentro de la Iglesia. Y si puedo ser, y quiero serlo, y lo voy a ser, sincero, en el propio departamento de dirección de la Iglesia: en su Jerarquía.

Ayer leí, y transcribí en mi blog de 21rs, uno de los artículos que más me ha impresionado y hecho pensar en los últimos diez o quince años. Su título ya era significativo e insinuante: “¿Tiene la Jerarquía misericordia del Pueblo de Dios?” (I) Después, a partir de las oraciones de la misa, va desgranando una lista de contradicciones entre lo que nos enseña Jesús en el Evangelio, y lo que nos hacen decir, pedir, y dirigirnos a Dios como a alguien de quien no supiéramos nada, un Dios “sordo, desatento, airado, cabreado, y reacio a considerar al ser humano como digno de tener en cuenta”. con fórmulas, como “escucha señor nuestras súplicas, ten en cuenta nuestra debilidad, no tengas en cuenta con ira nuestro pecado”, o, una de las cosas que más le irrita, y reconozco que hace tiempo yo estaba dando vueltas a esa consideración, ese afán de usar a los santos como intercesores, como que con su ayuda, intercesión, o influencia, adquiriremos más complacencia del Dios Todopoderoso. Y no podemos menos de afirmar que, en todas esas cosas, que otro día detallaré mejor, Jairo tiene toda la razón, y que eon tanto santo, tanta intercesión, y tanto gritar a Dios para que nos escuche, estamos dando la espalda al Dios padre de Jesús, que Éste describió, y enseñó a amar y a mirar con confianza, y a llamar Papá. Y hasta se pregunta en un arranque literario, ¿Habrán leído nuestros obispos esas página del Evangelio, o las habrán olvidado?, con esas u otras palabras parecidas.

Los cristianos, con la fuerza del Espíritu, podemos cambiar, realmente, el mundo. Es lo que hicieron los primeros cristianos con la tremenda y poderosa máquina socio-jurídico-económico-militar que constituía el Imperio Romano. Pero la situación actual es totalmente diferente, y terriblemente más difícil. En los primeros tiempos de la Iglesia sus miembros, con su vida y su Palabra, cambiaron a los de fuera. Hoy es fundamental conseguir un cambio de los de dentro, comenzando, justamente, por la Jerarquía. Es la tarea que se propuso el Concilio, que intenta seriamente relanzar el papa Francisco, y que tendremos que intentar hacer los cristianos si queremos provocar ese cambio que vemos tan necesario.

Y, según pensamos muchos, y de acuerdo con una atenta lectura, porque no hace falta más que eso, del Nuevo Testamento, (NT), a la Jerarquía actual de la Iglesia le cabrían dos tareas urgentes y decisivas: 1ª), si  debería de existir; y 2ª), si continuase, de qué modo y con qué estilo.

1ª) La pregunta de si debería existir la Jerarquía no es ni frívola, ni necia, ni descabellada. De la lectura del NT no se deduce, de modo no evidente, que no, sino suficientemente claro, que la Jerarquía de la Iglesia fuese algo querido, recomendado, o, mucho menos, ordenado por Jesús, sino más bien todo lo contrario. No es de mucha lógica que el mismo que tanto denunció y acusó a los jefes religiosos de su tiempo, Sumos Sacerdotes, jefes de los fariseos, escribas, levitas, y todo el cuerpo de “importantes” del entorno religioso de su tiempo, y que previno a sus seguidores de la “levadura, es decir, de la hipocresía de los altos jerarcas religiosos”, hubiese insinuado, u organizado el grupo de sus seguidores, con una jerarquía disciplinada y férrea.

2ª), y de existir ese grupo dirigente en su visión delo Reino de Dios que preconizaba, no podría ser, con toda seguridad, un cuerpo de poder como el que conocemos. Fue el mismo Maestro el que afirmó: “los jefes de las naciones las tiranizan, y oprimen a sus pueblos. Con vosotros, no sea así, sino el que quiera ser el primero sea el último y el servidor de todos”. Ni siquiera san Pablo, que parece haber sido el que organizó las primeras comunidades, pudo nunca imaginar, o soñar en sus peores pesadillas, una Jerarquía como la que conocemos, con sus privilegios, su ascendencia y lejanía de la comunidad de hermanos, con sus  vestimentas y protocolos principescos, y la estructura de autodefensa y seguridad con la que se ha rodeado en la normativa eclesiástica, formulada y expresada de muchos modos en la organización de la Iglesia, sobre todo en el cuerpo del Derecho Canónico, y la normativa que cada obispo organiza en su diócesis. Mientras este estado de cosas, tan visibles y escandalosas, por antievangélicas, no muden drásticamente en la Iglesia, es una quimera hablar de energía y posibilidad de cambio y de transformación del mundo desde la predicación evangélica y el testimonio vivo de la comunidad eclesial.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)