La tremenda torpeza, (¡¿o la maquiavélica listeza!?) de la Gestora del PSOE

No soy periodista profesional. Escribo en un blog de la revista 21 (rs), que es una publicación que se acerca a ls 100 años de vida, y que, en la actualidad, no tiene otro compromiso que la verdad, y una mirada cristiana, más que católica, a la realidad, española, y mundial. Por eso toca todos los temas, aborda todos los problemas, todas las situaciones conflictivas, está en todas las vanguardias y en todas las periferias, como le gusta al papa Francisco. Y yo procuro seguir la línea amplia, abierta, valiente, de nuestra revista, en los parámetros que he afirmado al principio: una mirada cristiana-evangélica sobre la realidad, en la verdad. Ambos aspectos son, para mí, esenciales.

En este artículo mi preocupación es más por la verdad, que por el horizonte cristiano que puede haber en las situaciones sociales y políticas. Y mi afirmación de que no soy periodista profesional, justamente, para distanciarme del estilo, la frivolidad, y, a veces, la irresponsabilidad, con la que ejercen su misión de informar. Y el preocupante bajo nivel mostrado en la noble tarea de opinar. Me refiero, sobre todo, a la prensa  que se publica en papel, y a la mayoría de los ¿profesionales? de comunicación que vociferan, se interrumpen, se hartan de proferir improperios, según a quienes, o de babosear alabanzas y piropos, según a otros quienes, en las tertulias televisivas, mucho más que en las radiofónicas, donde suelen ser más precavidos, preparados y respetuosos. Sé que mi crítica, casi diatriba, es un poco, o demasiado fuerte, pero la adrenalina que me sube cuando leo determinadas crónicas, o columnas, me sirven de alerta sobre los niveles de acercamiento, o alejamiento a la verdad, de lo que ciertos profesionales comentan.

Ayer leí, en el periódico “El País”, que un buen número de abonados ha escrito al periódico, presentando la baja en su abono, por la campaña que llevó azuzando inmisericorde al PSOE, y de manera injusta, despiadada, y poco elegante, a su secretario general Pedro Sánchez. Yo soy abonado también al diario de Prisa, y hace unos meses, ante la deriva incomprensible  en la orientación editorial del periódico, -de la que solo me viene a la cabeza un grueso problema, que no quiero mentar, porque no tengo pruebas, solo mi intuición-, pensé hacer lo que otros lectores abonados están haciendo ahora. No lo he hecho todavía por pereza, pero no tengo ninguna otra razón para no presentar, también, mi baja. Muchas veces he murmurado a solas contra la actual dirección e “El País”, acusándoles de que me hice abonado cuando el diario me parecía una publicación seria, de altura, y veraz. Ya he comentado en las líneas de este blog que muchos compañeros curas, extrañados de mi afinidad con este periódico, sin recriminar mi elección, me animaban a no “colaborar con mi dinero a la expansión de un medio anticlerical”, haciendo que me preguntase a mí mismo que será, en España, eso de “anticlerical”. Pero el caso es que “el País” de hoy tiene muy poco que ver con aquél al que me aboné hace ya unos buenos años. Pero lo del diario de Prisa no es sino un ejemplo confirmatorio de mi desconfianza, que va “in crescendo”, en nuestro periodismo. Especialmente, en los clásicos de papel, que son a los que tiene acceso la gente más conservadora y acomodada. Los medios digitales, o los alternativos impresos, tiene menos hipotecas que pagar, y son más libres para acomodarse a la verdad.

Ya comenté algo de esto en mi entrada del 5 de Julio, de este año, titulada “Los periodistas como estorbo: les falta la Filosofía”, y, según un artículo que hace poco leí en un periódico alternativo, “la mayoría de ellos está divorciado de la verdad”. O bien por la mentira directa, o por la omisiones, que, según el contexto, pueden presentar una información, u opinión, alejada de la verdad. Ejemplo de omisión: en un artículo bien argumentado, e informado, titulado “Las 14 mentiras de Rajoy en el (primer) discurso de investidura” , de Ignacio Escolar, en eldiario.es, de las que nada dijeron , ni informaron, ni opinaron los periódicos impresos generalistas. Voy a recordar solo cuatro de esas mentiras:

Rajoy: “España es el país que más empleo crea”. Rotundamente falso; según los datos cuatrimestrales de Eurostat, el puesto de España es el 14, debajo de Italia, que es la 13. 

Rajoy: “Los españoles han mostrado en dos ocasiones, tanto en diciembre como en junio, su clara preferencia por el Partido Popular”. Falso: el PP ha sido la minoría mayoritaria, solo votado por el 33% de los electores, contra el 67% que eligieron a otros partidos; lo que no constituye una “clara preferencia”, como insiste machaconamente su portavoz Hernando, y el mismo Rajoy.
Rajoy: “Parece razonable que en una democracia consolidada como la nuestra, gobierne la fuerza política que tenga más apoyos entre los ciudadanos”. Falso: En este momento, solo 4 de los 28 países europeos son gobernados por un solo partido. Y en cinco de ellos –Dinamarca, Bélgica, Luxemburgo, Letonia y Portugal–el presidente, o primer ministro, no es el candidato del partido más votado.
Rajoy:  “Dar un impulso a la Formación Profesional, de manera que 100.000 alumnos puedan acceder al sistema de FP dual que tan buenos resultados está dando”. Falso:  Los “buenos resultados” son un fiasco en realidad. Solo un 1% de los alumnos estudian la FP Dual, esa gran apuesta del PP contra el paro juvenil. (Cita literal de el diario.es).

Pienso que como muestra valen esas mentiras, que son directas, flagrantes e innegables. Y ahora pondré otro ejemplo, de omisiones que ponen en tela de juicio la objetividad de los medios.  y que hace honor al gran acontecimiento de la votación de ayer, que tantos sudores, lágrimas y lamentos costó al PSOE. No entiendo porqué ningún diario de los que he consultado, EL País, El Mundo, La Razón, y ABC, no han informado de la tremenda e innegable contradicción de la Gestora socialista, al afirmar, por activa y pasiva, que la abstención se debía a la voluntad de desbloquear el atolladero institucional en el que nos encontrábamos, facilitando el Gobierno de Rajoy. Algo que ayer quedó palmariamente claro que era mentira. Porque no era necesario, sino mucho más fácil, y, además, de acuerdo con la Constitución, lo que han dado en llamar una abstención técnica, de once diputados, dicen, que bastaban para la mayoría parlamentaria de Rajoy. Entonces, ¿Por qué ese empecinamiento en ordenar, “por mandato imperativo”, algo para lo que no tiene poder ni la Gestora del PSOE, ni ninguna institución del Estado, al chocar directamente con el artículo 67 de la Constitución, que prohíbe todo mandato imperativo que obligue a los diputados?

El motivo del empecinamiento es claro: poner en una tesitura imposible de resolver a Pedro Sánchez, y obligarlo, en la práctica, a entregar el acta de diputado. Después de la terrible deslealtad que tuvieron los mandamases del partido con su secretario general, todavía lo quisieron despellejar, y humillar. Y lo consiguieron. He recordado al empezar que me gusta guiarme por la verdad. Y, sin entraren el mérito de las actuaciones de la Gestora socialista, lo que es cierto, y constituye una verdad aplastante, que el motivo presentado para su actuación en la sesión de investidura de ayer no es el que dicen, porque no había ninguna necesidad de poner en un brete a tanto diputado que fue obligado a votar tapándose la nariz, y era mucho más fácil, y jurídico, permitir la libertad de voto. ¿O no valen nada las promesas electorales, la palabra dada, o la avasalladora corrupción de un partido, no solo de unos miembros del mismo, pues el PP, como partido, está investigado, más claro lo de antes, imputado, en dos  comunidades autónomas? ¿Tan poco interesa la lealtad a las promesas y la limpieza política, la honestidad y la Ética a los miembros de la Gestora? ¿Y éste no es un tema importante para que los periodistas informen y opinen sobre él?

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)