Atropello en el mundo laboral: el Gobierno, ¿Qué hace ante los miles de salarios ilegales que reconoce?

Llamó la atención la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez,  al afirmar que era imposible que un empleado ganara menos que lo que señala el salario mínimo, porque eso es ilegal. Pues bien, por los informes de cualquier ciudadano, y no hace fala ser demasiado avispado, ese caso se da en cientos de miles de casos. Es grave responsabilidad, no solo política, sino jurídica, que el Gobierno incumpla gravemente su función permitiendo que, a sabiendas, y en sus barbas, se infrinja la legalidad. Sería muy interesante que algún abogado avispado, y valiente, demandara al ejecutivo por ese motivo. Me gustaría mucho comprobar cómo reaccionarían los jueces.

A mí me llama mucho la atención el modo con el que el Gobierno insta a otras instituciones del Estado a cumplir la ley, cuando él mismo se hace remiso, o mira para otro lado, o n sabe no contesta, cuando le toca, como poder ejecutivo, hacer cumplir la ley. Que en nuestros país se dan muchas ocasiones en las que los asalariados no llegan al salario mínimo mensual es un tema conocido por todos. Y se dan a miles, a cientos de miles de trabajadores, lo que implica otras centenas de miles de empresarios que no cumplen la ley.

Convendría también preguntarse si la propia reforma laboral, tan alabada por autoridades patrias y europeas, incumple la ley al permitir contrataciones de días, de horas, que provocan bajas y también despidos casi inmediatos, que imposibilitan, primero, que se pueda hablar de auténticos asalariados, y, despuéss, que éstos puedan  llegar al salario mínimo mensual. Alguien tendría que estudiar esta situación , y presentarla a los jueces. La oposición tienen en este campo un asunto que da para mucho más que palaras, porque en esto de la canción “paroles, paroles, paroles …” nuestros políticos son auténticos craques.

Ahora una reflexión sobre la última reforma laboral, la del PP. La peor no es  la reforma en sí, con lo mala que es. Lo peor no es la defensa que se hace de ella, que es descarada, por defender lo indefendible, tanto por parte de los que la idearon, como por los que salen ganado con ella. Los que constituyen un auténtico horror son los argumentos que se esgrimen, que no son de recibo, si los que los exhiben no han perdido del todo el humanismo, y se han convertido en gestores de una especie de tortura lenta, que con una calma achicharrante va conduciendo a la inacción a tantos y tantos trabajadores de nuestra patria, si es que merece este nombre una nación que está sacrificando a sus miembros más débiles. El argumento es que, proponiendo una ley laboral tan flexible, los empresarios, o emprendedores, para cambiar aquel nombre tan execrable para tantos, se animarán a crear más puestos de trabajo, sin preocuparse en la calidad de lo mismos, sin importar si el contrato es para dos días, con aviso automático de baja, o incluso de horas. Si estos asalariados sirven para disminuir de manera tramposa y descarada la cuenta del paro, sirvan también para ser considerados verdaderos asalariados con el salario mínimo obligado.

¿Por qué no exige la ley que todo trabajador contratado, en ñas condiciones que sean, y para el tiempo que sea,  tenga que cobrar, obligatoriamente, por lo menos el salario mínimo? Porque, dicen los políticos, y este es el argumento, porque no tenemos dinero para cubrir todos gastos, nos cerrarían el crédito, y ¡no podríamos mantener la calidad de vida! Es decir, se sacrifica una cuarta parte de la población, principio maravillosamente humanista, y no digamos cristiano, para que las otras terceras partes sigan viviendo cómodamente. Claro que no todos igual, sino un primer nivel a ritmo derrochador; un segundo, a ritmo consumista, sin grandes abusos; y un tercero, viviendo, ¡¿dignamente?!, al día. Y los del cuarto nivel, muriéndose de asco. Es decir, algunos se preocupan mas de una entelequia, llamada Patria, que sirve, sobre todo a los del primer nivel, para mantenerse arropados y defendidos por las leyes nacionales, e internacionales, aunque sean inicuas, y que a los del segundo les permite mantenerse en una situación engañosa de abundancia, y a los del tercero, para no verse obligados a protestar, y a indignarse, preocuparse más, digo, por ese concepto vacuo y espumoso, que por las personas de carne y hueso, nuestros convecinos, conciudadano, compadres, hermanos, que son, para las personas decentes, la verdadera esencia de eso tantas veces engañador , y rimbombante que algunos llaman, agrandando la boca, Patria.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)