¡Bien por el arzobispo de Burgos, mi amigo Fidel Herráez!

No me corto, ni me paro, al denunciar ciertos comportamientos de la Jerarquía de la Iglesia, o, tantas o más veces, de la falta de otros comportamientos. Es decir, si tengo que criticar a nuestros prelados por acción u omisión, lo hago indistintamente, sin que me tiemple el pulso. Por eso me resulta especialmente agradable felicitar […]