La nula transparencia de la CEE (Conferencia Episcopal Española)

Se hacen cábalas del resultado de la elección para la composición de los principales puestos, Presidencia y Consejo de Presidencia, Comisión Permanente, Comité Ejecutivo, y Secretaría General. La tónica general es que la CEE, a pesar de la aclaración de su presidente, Ricardo Blázquez, de que “no es una vuelta atrás, sino una segunda vez“, no solo ha dado una sorprendente marcha atrás, sino que se ha desmarcado de la “primavera de Francisco”, llegando a afirmar algunos, como José Manuel Vidal en Religión Digital, (RD), que la estrategia, trazada, según él, por el cardenal Rouco Varela, era defenestrar al cardenal de Madrid, Osoro, de la Vicepresidencia. Sin olvidar que el cardenal cántabro es tenido, casi unánimamente en los mentideros clericales, como el hombre de Francisco en España. Algo que el cardenal gallego ha conseguido basado en sus 20 prelados conservadores fieles, bien ordenados y puestos de acuerdo en otorgar sus votos a Cañizares, desbancado al arzobispo de Madrid del segundo puesto de la Conferencia. Pero justamente por esta conexión Osoro-Francisco, los que piensan en esta línea van más allá, como muy gráfica y coloquialmente ha expresado Vidal en el artículo que inspira este primer párrafo de mi entrega: “Los conservadores propinaron una patada a Francisco en el trasero del arzobispo de Madrid”.

Pero lo malo es que se tengan que hacer cábalas, y se hagan necesarios los acertijos y un mundo de suposiciones e intuiciones, con el peligro de equivocarnos, y hasta de desbarrar, para interpretar, con exégesis de especialistas, las decisiones, comunicados, normativas, elecciones y disposiciones de la Conferencia Episcopal Española. Pero mi denuncia es clara y directa: los únicos responsables de esa red intrigante de cábalas y sospechas son los señores obispos de la CEE. En otros artículos ya traté este tema: el de la nula transparencia de las reuniones, tanto del pleno, como de la permanente, de la Conferencia Episcopal, que no solo carece de transparencia, sino que el cruce de opiniones, diálogos, argumentos y enfrentamientos, entre ellos, resulta, para el común de los fieles, también para los clérigos, verdaderamente críptico. Porque enfrentamientos tiene que haber. Nadie creería ingenuamente en el estado de balsa de aceite de las reuniones episcopales que nos quieren obligar a aceptar. Y si no las hay, las confrontaciones, querría decir que los señores obispos carecen de dos cosas fundamentales para ser buenos pastores de la Iglesia: valentía, para enfrentarse a opiniones no compartidas, y más si se trata de artilugios contra terceros, y sinceridad, no solo para esas discusiones abiertas y a cuerpo limpio, sino también, para informar de ellas a los fieles cristianos.

¿O piensan nuestros prelados que las gentes se va a escandalizar por saber y participar de la verdad de las controversias que, necesariamente, tienen que surgir en una comunidad que no preconiza el “pensamiento único”, que ya comenzó su andadura exponiendo su experiencia de Jesús en cuatro escritos diferentes, contrapuestos, a veces, y complementarios siempre? Bien es verdad que hubo algún iluminado, ¡que parecen haberse multiplicado en los últimos tiempos, después del Vaticano II!, que pretendió resumir o sintetizar en une solo escrito los cuatro Evangelios, para que no hubiera contradicciones, ni surgieran conflictos. Espero que los señores obispos no se escandalicen de la diversidad de fuentes neo-testamentarias, y que se enriquezcan con la diversidad, riqueza u diferencias entre Mateo, Lucas Marcos y Juan.  Así como también espero, pero su hermetismo anti-trasparente me hace dudar de este supuesto, que nuestros obispos hayan leído los Hechos de los Apóstoles, y las cartas de San Pablo.

Duda casi ofensiva, solo casi, como se va a entender si el lector sigue leyendo, merece una explicación. Los apóstoles, y los primeros cristianos, en los que conocemos, no escondían sus diferencias, sus discusiones y polémicas. Voy a poner tres ejemplos diáfanos, claros e indiscutibles, de cómo los primeros cristianos, y los apóstoles y primeros obispos, no ocultaban sus diferencias, algo que no es que podían, sino debían imitar nuestros obispo de la CEE en sus reuniones:

1º) (Hech, 11, 1-4): “Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios;  así que cuando Pedro subió a Jerusalén, los de la circuncisión se lo reprochaban, diciéndole: «Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos.»  Pedro entonces se puso a explicarles punto por punto diciendo …”  La comunidad eclesial reprochaba, y ejercía el deber de la corrección fraterna, pública y abiertamente, sin secretismos. Lo que implica que los miembros de esa comunidad tenían no solo la madurez humana psicológica, sino también la cristiana y evangélica de la Fe. esperamos de nuestros obispos, ¡qué menos!, esta misma madurez.

2º) (Hech, 15, 6-7): “Se reunieron entonces los apóstoles y presbíteros para tratar este asunto. Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: ….” Se trata de la asamblea de Jerusalén, conocida también como “Concilio de Jerusalén”. Lo que interesa de este episodio son dos cosas: la , reconocen uan ·iolenta discusión” en su asamblea, y la , que el escritor, suponemos que Lucas, no lo esconde, sino reconoce que hubo violencia en la discusión.

3º) (Gal, 2, 11-14)Mas, cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión. Pues antes que llegaran algunos del grupo de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, se le vio recatarse y separarse por temor de los circuncisos. Y los demás judíos le imitaron en su simulación, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado por la simulación de ellos. Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: «Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?»”  Lo verdaderamente interesante es que lo que dice a Cefas lo afirma “en presencia de todos”

(Mañana escribiré la Segunda parte)

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

 

 

 

 

 

 

One Response to “La nula transparencia de la CEE (Conferencia Episcopal Española)”

  1. Mi nombre es Rivera estoy aquí para testificar acerca de
    Dr. BAZ, es lo mejor que tiene
    Me pasó en esta vida, trajo de vuelta mi
    Ex marido después de 6 meses de separación
    Tantas personas, pero no pudieron evitar
    BAZ lo hizo por mí, estoy tan feliz, Si usted es
    Tener problemas en su relación no se moleste
    Ya basta con contactarlo y seguir siendo bendecido ..

    DRBAZSPELLHOME@GMAIL.COM O WHATSAPP ÉL EN +2348066141253
    te amo..
    ..

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)