Las ¿novedades? del Misal Romano en su nueva edición.

Estoy verdaderamente sorprendido, bastante decepcionado, y, casi, escandalizado de la poca profundidad, y escaso fuste de las consideradas novedades. Y, además, destaca la falta de proporción en la futilidad y poco alcance de las alteraciones, con el bombo y el tono solemne con el que se presentan. La impresión que tengo es que los liturgistas de la Curia Vaticana, y sus especialistas de la Congregación para la el culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, son certeros y precisos en las cosas nimias que no deberían tener la importancia que se les atribuye, ni merecer una ordenación tan exacta, mientras dejan de lado, y huyen como de la peste de los temas fundamentales, esenciales y dejados de lado prácticamente desde el siglo V. Es una irresponsabilidad grave dejar la coordinación y la promoción de la celebración digna, pastoralmente eficaz, y estéticamente atrayente, a liturgistas funcionarios, que, ¡a las pruebas me remito!, no saben distinguir entre lo noble, decisivo, profundo, bello y teológico en la Liturgia, y lo anecdótico, lo minucioso, lo moralista-puritano, lo insustancial, y lo agresivamente inconsistente. El elenco que la introducción al Misal presenta como novedades adolece, sin lugar a dudas, de los atributos y futilidades que poco antes he mencionado. Y dan la impresión de que, quienes las han perpetrado, o han ignorado el Espíritu del Vaticano II, o lo han tenido muy en cuenta para disimular sabia, ¿o arteramente?, su desvío.

En mi opinión, la nueva ordenación del Misal no mejora, en nada, la decadencia que desde los siglos IV-V se instaló en la Iglesia en la celebración de la Eucaristía, lo que ayudó a que el mismo enfoque te0lógico de la misma siguiera la ruta de esa decadencia, y del progresivo, y abismal, distanciamiento, de la Pascua judía, o, simplemente, de la última Cena del Señor, tenida por todos como la primera Eucaristía, de ahí los equilibrios curiosos, y para muchos vanos, en descubrir las verdaderas palabra del Señor an la presentación del vino. El argumento de que la expresión “y por todos los hombres”, en lugar de “por muchos” incluye en la traducción la interpretación teológica del texto, es una obviedad. Hay montones de textos en el Nuevo Testamento, que no solo incluyen la interpretación en los mismos, sino que el propio textpo, no su interpretación, ya es un producto teológico. Hay infinidad de ejemplos. Mostraré unos cuantos: Todo el Evangelio de la infancia, en Mateo, 1,18 -2,23, y en Lucas, 1-2, no solo es interpretación, sino creación teológica. Lo mismo se puede afirmar, y queda bastante claro, en las teofanías, tanto la del Bautismo del Señor, como en la de la Transfiguración. O, todavía con más claridad, en los dos relatos de Género anunciación, del nacimineto de Juan Bautista, a Zacarías, Lc 1, 5-25, y de Jesús, a María, Lc 1, 26-38, o la misma Visitación de María a Isabel, Lc 1, 39-45. Y lo mismo podemos afirmar de los relatos del nacimiento de ambos, que, por cierto, junto con todos los relatos de la infancia, ni Marcos ni Juan incluyen en sus Evangelios, que inician con el Bautismo de Jesús, y que no son interpretaciones teológicas, sino, directa y claramente, pura Teología. A muchos nos resulta sospechosa la insistencia en encontrar la traducción más literal.

Antes de recorrer un poco la lista de “novedades”, expresaré un principio litúrgico esencial, ya que en la Liturgia nos movemos en un universo de símbolos, y que en esta nueva edición del Misal se ha tenido poco, o directamente, nada, en cuenta. Nos enseñaba P. Dom Manuel Garrido Bonaño, osb., monje de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, que fue nuestro profesor de Liturgia en nuestro seminario de San José de El Escorial, un principio que él consideraba fundamental en el desarrollo de la Liturgia: “No hay que usar nunca en la Liturgia símbolos de símbolos¨. Principio luminoso muy concorde eon la nobel y bella sobriedad de la liturgia benedictina. Y nos ponía un ejemplo: si se lavan las manos en la celebración de la Eucaristía, (algo que insinuaba era facultativo, y así lo hemos entendido y cumplido todos los que lo oíamos, y así lo cumplíamos todos, o casi todos, en Brasil, excepto lo más ancianos), si lo hacen, que no tenga nadie de preguntar “¿qué significa ese rito?”, pregunta que destartala cualquier símbolo litúrgico. Y para que nos haya necesidad de explicar el gesto, “Vds., decía, exijan que traigan una palangana grande y bien visible, un jaboncillo apropiado y perceptible, y una buena toalla, y lávense las manos a conciencia, que todos sepan lo que están haciendo. No hagan ese teatrillo de dejar que derramen dos gotas de agua encima de las yemas de cuatro dedos unidos, y secados después con un pañito tan ridículo como toda la ceremonia”.  

  a más de un compañero cura le habrá pasado loe que a mí varias veces. Al explicar a los niños de primera comunión los pasos en la celebración de la misma, no uno ni dos, sino muchos niños, al llegar al momento central de ponernos de acuerdo sobre el modo exacto de comulgar, preguntaban: “¿Y qué son esas toritas redonditas que nos van a dar a comer?” Y así llevamos siglos, que los fieles cristianos tengan que recordar y darse cuenta de que el signo por excelencia de la Eucaristía, el pan, no es una cosa extraña, blandita y blanca, sino pan. Y todavía el nuevo Misal presenta el comulgar en la boca como algo tan lógico como recibir el pedazo de pan en la mano. Habrá que recordar a muchos clérigos que en nuestra cultura sooo reciben la comida en la boca los bebés y loa ancianos impedidos.

(Continuará mañana)

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)