¡Qué vergüenza, y que tristeza el artículo, en Religión Digital, de Hilari Raguer, osb! (II)

3º) La injerencia exterior.

En mi artículo sobre el que escribió para Religión Digital (RD) Dom. Hilari Raguer el día 03/10/2017, no me dio tiempo a abordar el punto que prometí, referido a la “Injerencia Exterior“, referida a la del resto de España sobre una de sus comunidades autónomas, Cataluña. Esta trampa de contraponer España & Cataluña, como dos sujeto diferentes, contrapuestos, y a la misma altura, se puede entender de un ciudadano catalán normalito, sin muchas luces, y con nulo conocimiento de Historia y de Derecho, influido hasta la alienación por los actuales lideres catalanes. Pero en un hombre como el monje e historiador benedictino, con la altura intelectual que se le supone, resulta no solo sorprendente, sino total y absolutamente fuera de lugar.

Hay que recordar a los catalanes secesionistas, soberanistas o independentistas, o como queramos llamarlos, que los sentimientos se rigen, muchas veces, alejados de la realidad, y esto hay que aceptarlo. Pero como dijo un pensador cuyo nombre no recuerdo, 2lossentimientos sirven para mucho en el mundo literario e irreal, pero nada para el mundo real y prosaico en el que discurren nuestras vidas, que es, justamente, el mundo de la política, es decir, de la polis, de la comunidad humana. A un catalán que quera discutir sobre pertenencia e identificación nacionales, solo es preciso, para cortar su argumentación, solicitarle que nos muestre su pasaporte, o su DNI. Y esto, es preciso que quede bien claro, no es jugar sucio, sino el único modo de ponernos, limpiamente, en la realidad actual. Nadie, creo yo, niega a los miembros de una determinada zona geográfica el derecho a desear que su pertenencia nacional cambie jurídicamente. Pero es preciso afirmar también que no basta el deseo de miles, o millones de ciudadanos, para que ese cambio se procese.

Así que irse engañando ellos mismos, y pretendiendo engañar al resto de ciudadanos españoles, con la incesante repetición de los términos Cataluña y España, como dos realidades distintas y contrapuestas, y no como una de ellas, Cataluña, formando una parte de un todo, llamado España, es un ejercicio inútil, porque se realiza en el mundo de la quimera. Mientras no lo consigan, sus proclamas y deseos no podrán mudar ni alterar la situación real. Así como la trampa infantil de no pronunciar la palabra España. sino Estado Español, como si nuestras lenguas fuesen como las semíticas, como la hebrea, en la que el mero que hecho de pronunciar un nombre hace presente la realidad a la que ese nombre hace referencia, y, la ausencia de pronunciamientos, que esa realidad se difumine hasta desaparecer. Porque, además, y como entiende un estudiante novato de derecho constitucional, Tan Estado es el Gobierno central, como la Autonomía andaluza o catalana, como el municipio de Guernica, o el de Villanueva y la Geltrù. Y esta dura y diáfana realidad no cambia porque algunos de los representantes del Estado de esas instituciones, abusando de sus atribuciones, y traicionando el compromiso explícito afirmado en su toma de posición, por juramento o promesa, pretendan pasar de formar parte de un Estado a constituirse como un Estado separado.

Nadie que no sea un ignorante en Historia, o un cínico, puede afirmar, y mantener seriamente, que Cataluña, alguna vez en su Historia, ha sido lo que hoy llamaos un Estado soberano, o algo parecido. Tuvo, en algunas ocasiones, virrey, como lo fue en el siglo XVI san Francisco de Borja, muy bueno, por cierto, como aseguran los historiadores. Y en la época en la que se forjaron los Estados nacionales, siglos XV y XVI en los grandes países europeos, excepto Italia, que lo hizo en el XIX, fue a través de las armas, y de diferentes tratados, hasta que, después del XVII, en España, ya no hubo oportunidad de crear, en sus tierras, nuevos Estados. Así que no es muy honesto, sino de aprovechados, que lo que los catalanes no consiguieron en su tiempo, intenten hacerlo ahora, con las ventajas y las facilidades de la Democracia, según parecen pensar algunos, por cierto, es una óptima oportunidad, que habría que aprovechar.para aprovechar la ocasión.

Y sobre la injerencia externa, de la que habla Dom Hilari, y de la que afirma: “La injerencia exterior sí que es política, y es una política integrista, integralista, nacionalcatólica y franquista. Y con esta agradable y apolítica frase, el benedictino se refiere a España, en el sentido de que en caso de Referendum no habría necesidad de que votasen todos los “españoles”, algo que sería, según él, injerencia  externa, como si Cataluña no formara parte de un Estado mayor, en el que se integra como una institución parcial, y tan española como Madrid o Burgos. Los ejemplos de Quebec y Escocia están tan fuera de lugar, que poco dice del que los trae a colación. Canadá es tan joven y reciente como Estado que no ofrece tipo de comparación apropiado con España. Y Escocia, como he apuntado más arriba, fue un Reino que solo tenía en común con Inglaterra la cercanía geográfica, la lengua y la idiosincrasia, y que en la misma acción de unirse preparó ya los mecanismos para una futura e hipotética separación. Sería bueno y saludable que no nos marearan más con estas comparaciones ociosas, y, ¿por que no?, odiosas.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)