Discutibles, y muy peligrosas declaraciones del Cardenal Ladaría

He aquí la tesis central de Ladaría, actual prefecto de la vaticana Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre el posible, o no, ministerio ordenado de las mujeres: “Cristo le quiso conferir este sacramento a los doce apóstoles, todos hombres, que, a su vez, se lo comunicaron a otros hombres. La Iglesia se reconoció siempre vinculada a esta decisión del Señor”.  No sé si esta aversión en español es la que salió e la boca del neo-cardenal, o ha sido traducida después. Porque lo primero que o pediría al responsable final de esta redacción es que use nuestra lengua con propiedad. “Hombre” es, aunque algunos se empeñen en añadir “..y mujeres” una denominación que engloba a todos los seres humanos”, es decir, también a la mujeres. Sería pintoresco, y sonrojante, que el autor de este aserto dijera, sin querer, lo contrario de lo que quiere decir. Suponemos, pues, que pretendía afirmar que todos los apóstoles eran varones, y así continuó la organización eclesial. A estas afirmaciones, que no por repetidas durante siglos son, por mor de esa reiteración, verdaderas e infalibles, me gustaría, con todo respeto, y teniendo siempre en cuenta la importancia de la comunión eclesial, hacer las siguientes puntualizaciones.

1ª) No está nada clara la intención de Cristo de conferir el sacramento del orden tan solo a varones

  • Se han imaginado en exceso los matices y circunstancias de la institución del Sacramento del Orden. Se ha afirmado que eso sucedió en la Última Cena, o en algunas de las apariciones del Señor resucitado. En todas esas ocasiones no eran todos varones los que estaban presentes. Hay, además, una situación en la que el Señor resucitado da una encomienda precisa, y llena de contenido ministerial, a mujeres. Cuando el Señor manda a María Magdalena, “¡Ve!, y anuncia a tus hermanos que estoy resucitado“. En muchos tratados de Eclesiología se asegura que éste es, precisamente, el carisma fundamental de los apóstoles, y de sus sucesores, los obispos, es decir, la predicación y anuncio del Kerigma, (aunque tengamos, a veces, la impresión de que se dedican más a la administración y organización de las diócesis, que a ese anuncio salvador, y gozosa y verdadera “buena noticia” que cambia la faz del mundo, y la trayectoria de las personas). Es decir, a Mª Magdalena se le confió una misión apostólica de anuncio del Kerigma.
  • A esto hay que sumar que la división de la Iglesia en clérigos y laicos no procede ni de Jesús, ni de los apóstoles, sino de la jerarquía eclesiástica pos edicto de Milán, a finales del siglo IV, e inicios del V. Hay autores muy solventes que afirman que la Iglesia de los primeros siglos tuvo, no solo diaconisas, ¡esto es prácticamente seguro!, sino en ocasiones, raras y eventuales, incluso ¿presbíteros?,  (/as), o presidentes de comunidades. La diaconía, o servicio, siempre, también en aquella época era muy apreciada, y trabajada, por las mujeres, no así como la presidencia. Hay que recordar que si bien Jesús no hacía demasiados distingos entre varones y mujeres, siempre seguido por ese grupo de solícitas mujeres que la tradición ha llamado, con reverencia y respeto, “las Santas mujeres”, sí es verdad que todo indica que los apóstoles, muy destacadamente San Pablo, como buen ciudadano romano, no podía ni imaginar que las mujeres, que no tenían ni personalidad jurídica, que, prácticamente no existían sin el paraguas de algún varón, -marido, padre, suegro, hermano mayor, cuñado, tío, etc., etc.-, no tuvieron la osadía de ir violentamente contra corriente del derecho Romano. Pero, aunque tarde, las circunstancias sociológicas del papel de la mujer han cambiado mucho, han dado prácticamente la vuelta, algo que muchas de las iglesias cristianas han reconocido.

2ª) La Iglesia se reconoció siempre en esta decisión del Señor, (siempre, ¡hasta que la mujer se está haciendo visible…!)

  • Como he afirmado más arriba, en una época exclusiva, y evidentemente machista, nadie podría pensar en un papel preponderante para la mujer en la Iglesia. Como he indicado hace un poco, las cosas están cambiando a una velocidad inusitada. La exclusividad de los varones para el ministerio del Sacramento del Orden no es, como admite y recuerda el mismo cardenal Ladaría un artículo de nuestra fe. Esto quiere decir que ningún Concilio , ni el Papa, en su autoridad personal, ha definido esa doctrina como materia de obligado asentimiento de fe. Además, como nos enseñaba el gran maestro Don Teodoro Giménez Urresti, los usos y modos de la praxis eclesiástica no son objeto, ni pueden serlo, de definición de fe. Sucedió un día que el papa Juan Pablo II insinuó que era doctrina cerrada, y que no se podría volver ni a discutirla, ni siquiera a plantear la cuestión. Al día siguiente, el prefecto de la Congregación de la Fe, el entonces cardenal Ratzinger, insistió en la dureza con la que el papa se había pronunciado, a lo que el cardenal Martini, desde Milán, saló a la palestra pública a defender que no era así, que no se puede exigir el asentimiento a enseñanzas que no se han definido de fe.

(Continuará)

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

 

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)