Las vacaciones, y una “nueva unidad pastoral”, responsables de mi prolongado silencio

Las dos cosas que aparecen en ele título son las causas del largo silencio de mi blog, “El guardián del Areópago”. EL día de San Pedro, 29 de  junio, viajé a celebrar la fiesta de mi parroquia de Olite, celebración que, después, no quedó en nada. Se fueron aquellos años en los que 10, 15, o más […]