Constitucionalistas y anti-constitucionalistas

hoy está en boga, entre los políticos, lanzarse severas diatribas, e intercambiar acusaciones, con demasiada frecuencia, desmesuradas e indebidas. En la actualidad, llama poderosamente la atención que los dos partidos principales, o mejor, únicos, de la oposición, el Partido Popular, y el de Ciudadanos,  acusen a los demás, incluido el que actualmente ocupa el Gobierno, el partido Socialista Obrero Español, PSOE, de anti-constitucionalistas. Esta gruesa descalificación, denuncia, ofensa, o agravio gordo, suponemos que será merecido si los miembros de  esos partidos, o los principales líderes de los mismos, han actuado, o están actuando, en una sucesión continuada y casi permanente, contra la Constitución española. En algunos casos, esa premisa se ha cumplido, y los culpables de esas actividades anti constitucionales pagan, hace ya mas de una año, con prisión preventiva, ante la gravedad de los delitos de los que se les acusa la Fiscalía. Y son personas concretas, con nombres y apellidos, de partidos catalanes, y catalanistas. Pero ni todos los partidos, ni todos los políticos catalanes  se encuentran en ese estado, ni todos los partidos de Cataluña, por igual, han incurrido en esos comportamientos denunciables. Y, por supuesto, lo demás partidos del abanico parlamentario, ni han cometido actos contra la Constitución Española, ni son, por tanto, anti-constitucionalistas, y los partidos que a sí mismos se autodenominan como defensores de la Constitución, si lo fueran, se cuidarían mucho de acusar frívolamente a los demás de ese baldón. Además, si en verdad se lo creen, acudirían al Tribunal Constitucional ante tan grave desvío, que constituiría un tremendo delito político, como sería que el propio Presidente del Gobierno se alineara fuera, o en contra, de la Constitución. No se puede bromear con cosas tan serias.

Yo pienso que los que así, con irresponsabilidad, (“irresponsable”, incapaz de responder; si lo fueran, acudirían raudos al Tribunal que he citado) y ligereza actúan, hacen dudar a los demás de sus afinidades democráticas y políticas. Una de las cualidades primeras, en el orden temporal y valorativo de los regímenes democráticos es que caben todas las opiniones, y todos los modos de hacer políticas, excepto los que se salen de la Ley. Pero es un tremendo error, y complica sobre manera la convivencia social y, sobre todo, política, pensar que los que buscan soluciones diferentes,  o contrarias a las propias, pero dentro de la ley, se están saltando las reglas del juego. Tan serio y honesto políticamente es querer resolver el problema catalán con el mayor diálogo posible, sin transigir en actitudes contrarias a la ley, que opinar que la mejor solución es “palo y tente tieso”. Este último tratamiento ha sido llevado a  cabo en los últimos años, y no evitó todas las contrariedades que sufrimos el año pasado. No hay hada más antidemocrático que el pensamiento único. Lo único exigible como tal, “único”, es eso, la ley.

A mí no me gusta, y así se lo he dicho personalmente, y a la cara , a varios amigos míos del PNV, quela ley Constitución española, al contrario de la francesa o alemana, permita la existencia de partidos que, ya en el título, expresan su deseo de quebrar las reglas del juego, como lo de Partido Nacionalista Vasco. Pero si la Constitución lo permite, es tan constitucional como el PP, Ciudadanos, o el PSOE. O aunque no les gusta, y les caiga mal a muchos, Podemos, y su líder, es tan constitucional como los demás. Si no, los tribunales no les dejarían inscribirse como partidos políticos. Y aunque el “derecho de gracia“, ese nombre tan bonito que nuestra Constitución da al indulto, no les guste a PP y a  Ciudadanos, es perfectamente constitucional, según el artículo 51-i de la Carta Magna. Ya han pasado más de cuarenta años de Democracia en España, para que vayamos aprendiendo sus postulados más esenciales.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)