“La exhumación de los restos de Franco”, desorbitada, según el secretario de la CEE

José Mª Gil Tamayo, Opus Dei, es el secretario de la Conferencia Episcopal Española, y en una reciente entrevista concedida a la agencia EFE ha hecho declaraciones en un tono nada acorde con la mesura y diplomacia con la que la jerarquía de la Iglesia suele hacerlas. Ha empleado, incluso, un tono más que beligerante, sin más, un estilo literario de confrontación, casi militar. Refiriéndose a las declaraciones del gobierno de España, a raíz del cruce de comunicados entre la Santa Sede y el Gobierno español, motivadas por la visita de la vicepresidenta Carmen Calvo al Secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolín, se ha manifestado así: ” ‘A esas instancias no se hace nada fortuito. Cualquier observador ve que hay una preparación, estrategia, acompañamiento mediático y todo un orden de batalla’ ha dicho Gil Tamayo ‘hablando en términos bélicos’. Añadiendo que ” luego se puede ganar o no, dependiendo de la inteligencia de los estrategas y de las fuerzas disponibles”. Es decir, se ha apuntado a una teoría conspiratoria, insinuando que nuestro Gobierno actual, de izquierdas, no da puntada sin hilo, y se encuentra ya en “modo confrontación”.

Ha afirmado también, siguiendo el comunicado del Vaticano, que la Santa Sede nunca dijo que se comprometería con el enterramiento de Franco en la Cripta de la catedral de la Almudena, algo que se ha convertido en un juego de palabras. En mi opinión, la ministra española tampoco afirmó apodícticamente ese aserto, pero el que esto escribe tiene la idea que desde el propio Vaticano tanto la enviada española, como el corresponsal que informó desde Roma, aseguraron que la Santa Sede se habría comprometido a seguir dialogando con el Gobierno de España para intentar evitar la inhumación del dictador en terreno sagrado. Como recordé en mi artículo de ese blog del día 03/11/18, titulado “¿Qué la Iglesia no tiene nada que decir de la inhumación de los restos de Franco?, a la Santa Sede, como último garante de que el CIC (Codex Iuris Canonici, “Código de Derecho Canónico”) se cumpla en toda la Iglesia, debería intervenir para que la cripta de la Catedral de la Almudena cumpla el canon c. 1242: “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los Cardenales o a los Obispos diocesanos, incluso «eméritos».

Y en el mismo artículo yo suponía que la Santa Sede habría respondido afirmativamente a la petición de la Catedral de Madrid, y para ayuda de las obras de restauración de la misma, de la licencia exigida para el incumplimiento de ese canon, al mismo tiempo que, para que la transparencia en la Iglesia se vaya consiguiendo, y no quede en palabras, la diócesis de Madrid publicase ese decreto de licencia. Y otra cosa: a la afirmación del secretario de la Conferencia Episcopal, refiriéndose a Franco, de que  “Los muertos no tienen carnet político”, afirmación recogida en una artículo de Jesús Bastante del 03 de Octubre de este año, hay que ponderar, señor Tamayo, que los muertos han tenido su historia. Y en la del dictador Franco la jerarquía de la Iglesia española ha tenido un protagonismo no solo vergonzoso y escandaloso, sino, en la práctica, sacrílego, haciendo entrar al culto oficial de la Iglesia al dictador, codo a codo con el obispo, bajo palio. Y, a loa que sepamos, La Iglesia española nunca ha pedido perdón al pueblo por semejante e hiriente afrenta, conscientes de la cantidad de ciudadanos pisoteados, perseguidos, y maltratados en sus derechos por el que era en ese tiempo el jefe del Estado español como consecuencia de un golpe de Estado, este sí, merecedor, con todos los derechos, de ser considerado como tal. Y nos preguntamos, ¿Qué hacía en esos dramáticos días la Santa Sede que no reprendía severamente a los obispos de una nación católica ante tamaño abuso? Y otra pregunta, ¿No sería este el momento, cuando se dilucida el lugar del enterramiento de Franco, que el episcopado español pidiera es perdón balsámico a la ciudadanía española, y frenase los pretendidos derechos de la familia de Franco, a enterrar a éste en una Iglesia, transgrediendo flagrantemente el Derecho Canónico que la Iglesia se dio a si misma, después del Concilio Vaticano II, el año 1983?

Estamos seguros de que, a la vista de la Historia, la CEE, (Conferencia Episcopal Española), y la Santa Sede, no pueden retirarse de rositas en este asunto, y tienen mucho que decir y actuar en el caso de las honras fúnebres eclesiásticas a un dictador como Francisco Franco.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)