La miseria de la excelencia ( … o la falsa excelencia en la Iglesia)

Este es un tema que merece, y prometo hacerlo, mejor  y más amplio desarrollo. Hoy, que es mi día libre, tengo que salir corriendo pues me esperan los que me acompañarán en mi escapada, tal vez a la sierra. Así que, fiel a mi compromiso con el Areópago, quiero, por lo menos apuntarlo, dejando para […]