Beve comentario al artículo de Jesús Bastante (28.08.2019) en RD, sobre las presiones romanas de Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares

Sobre título del artículo de Jesús Bastante: 

“El prelado busca que su instituto -que seguiría llamándose ‘Juan Pablo II’- tenga una orientación diocesana, y no se vea “contaminado” (afirman literalmente fuentes cercanas al prelado) por la “nueva política familiar” del Papa Francisco”.

La sigla RD del título significa, lo recuerdo a mis lectores, “Religión Digital”, y el instituto e Alcalá, cuyo ínclito obispo D. Juan Antonio Reig Plá quiere que siga llamándose “ Instituto Juan Pablo”, a pesar de que desde Roma, y con las bendiciones de Osoro y Cañizares, arzobispos y cardenales respectivamente de Madrid y de Valencia, ha cambiado por el suntuoso y detallado “Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del matrimonio y de la Familia”. Este cambio no debe de pronosticar nada bueno par D. Juan Antonio, porque se ha dedicado durante el verano en presionar en Roma,, entre otras cosas, parece, para que el cambio de nombre no signifique, ni provoque, “que se vea contaminado por la nueva política familiar del papa Francisco”. (sic)  A nuestro perspicaz obispo no le ha debido de gustar la inclusión de “Ciencias del Matrimonio y de la Familia”, porque, puede que le parezca, no debe de servir lo de Instituto Teológico, para que ahora le añadan “científico”.

Algo gordo se debe de barruntar el obispo complutense, para estar todo el verano preocupado, suponemos que no sólo por el cambio de nombre, sino porque esto signifique una profunda revisión de los contenidos, y de los objetivos del Instituto. Y lo que sí tiene toda la lógica es la suposición de que su estancia en Roma haya servido al inquieto obispo para encontrarse con los cardenales contrarios, abierta y descaradamente, al Papa, cuyos nombres podéis leer en el artículo de este blog, “Tal vez sea interesante eliminar el cuerpo de cardenales de la Iglesia”, (11/08/19), y que vuelvo a escribir para que los lectores s vayan identificando con algunos que, aunque no se sepa si consciente, o inconscientemente, el caso es que pretenden destruir el proceso de vuelta al Concilio Vaticano II que nuestro querido papa Francisco está promoviendo. Se trata de los siguientes ¿eminentísimos? cardenales:Müller, Sara, Walter Brandmuller, Raymond Leo Burke, Carlo Caffarra, Velasio De Paolis, Pel, siete purpurados que batallan, liderados por el cardenal Müller, para que el proceso de reforma de la Iglesia, iniciado por Francisco, no pueda seguir adelante, ni cuando el Papa muera, como vimos en mi reciente artículo, “La conspiración anti Papa que no cesa ni decae“, del 21 de este mes de agosto.

A mí, lo que me impresiona muchísimo, es que no cesen los insultos e improperios contra el papa, cuando éste está demostrando una cuantas cosas, cada cual mejor, como son: serenidad; madurez; comprensión ante las flaquezas; solidez; valentía; seguridad; total falta de espíritu vengativo; todas éstas, cualidades y valores humanistas y existenciales. Pero hay más: perdón; no darse prisa para no exponerse a cortar el trigo, por la cizaña; espíritu de reconciliación; prudencia, para no usar excesiva, ni prepotentemente, del tremendo poder que atesora; mansedumbre, y humildad de Corazón, como Jesús de Nazaret; todos estos valores, maravillosa y significativamente evangélicos. ¿Es que estos señores cardenales, y algunos obispos, -en España, también, como D. Juan Antonio Reig Plá, y algunos más, liderados por quien todos en el mundo clerical sabemos-, no distinguen, según sabia fórmula evangélica, que a los árboles, -y los grandes jerarcas eclesiales, como el Papa, lo son, que dan sombre y cobertura-, “por sus frutos los conoceréis”?

Nosotros, la mayoría de los miembros de la Iglesia, sencillos y sin ansia de poder, ni buscando subir escalafones en la Iglesia, clérigos y seglares, estamos agradecidos a la Providencia del Señor, que nos ha deparado un Pastor como Francisco, y sabemos, desde la primera noche de su presentación fantásticamente cristiana, nada clerical ni curial, sino la de un papa humilde, ¡el primer papa!, que, además. que sepamos, fue, y ha sido, ¡el primer papa! que se inclinó para ser bendecido por el pueblo. Por eso estamos seguros, por sus frutos, que no solo es un buen y magnífico árbol, sino que su simiente va a fructificar en la Iglesia

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)