Pero, ¿de qué va el cardenal Cañizares?

Ya está bien de bobadas, por muy altos que sean los dignatarios, en este caso, eclesiásticos, que las pronuncien. A muchos obispos, y gente que se llama católica, es preciso recordarles que el Comunismo, teoría general socio-político-económica, ha sido condenado por la Iglesia. Pero, ¡el Capitalismo, también!, y con el mismo rango. En la encíclica Centesimus annus, juan Pablo II, de ninguna manera sospechoso de simpatía hacia el Comunismo, asegura que el Capitalismo es “tan ateo y materialista” como el Comunismo. Y de puertas adentro, en nuestra patria, es sobradamente sabido, -tal vez por Cañizares, no-, que el Partido Comunista español fue uno de los más firmes garantes de la Constitución española, cosa que no se puede afirmar de los políticos de la Derecha , que se abstuvieron, o votaron en contra. Así, que,  ¡señor cardenal!, menos miedos, y menos escándalo por algo que no merece tanto aspaviento.

Y, sinceramente, al leer no solo el Evangelio, sino la Biblia entera, también el Antiguo Testamento, (AT), una de las constantes más repetidas es el recuerdo de los pobres, abandonados y excluidos del banquete social, dejados a su suerte, situación de la que Yavé hará cumplida justicia, a veces presentada como venganza indignada de Dios contra los poderosos que abusan de los pobres, que, en todas las épocas y geografías, son los más débiles. Éste tema es tan ocurrente, que a un pastor evangélico que había escrito un libro con el tema de la pobreza y la riqueza en la Sagrada Escritura, le oí afirmar, en una conferencia, que en el conjunto bíblico, es decir, sumando ambos testamentos, Antiguo y Nuevo, (NT), el tema doblaba cualquier otro de los grandes temas bíblicos, como salvación, pecado, Reino de Dios, o cualquier otro.

Es raro el domingo en que no se trate este asunto, que, además, viene a constituir el mayor problema de la convivencia humana, en todas las épocas, y que se presenta como el mayor reto que quieren enfrentar, para solucionar, los desgraciadamente pocos dirigentes políticos honesto s y humanistas: la injusticia social.  En opinión de muchos teólogos y pensadores cristianos, lo más opuesto y negador del Reino de Dios en la tierra, anunciado por los profetas, y que Jesús vino a refrendar, instituir, y vitalizar. Así que los textos sobre la injusticia social, en todas sus variantes, viene referido en el Antiguo (AT) y el Nuevo testamento (NT) con el relato de las situaciones más emblemáticas en las que aquella se reproduce: las viudas, los huérfanos, los extranjeros, y los enfermos, en especial, los leprosos, porque propagan la maldición de la impureza. Y en no solo en las parábolas y en los discursos de Jesús, y en las cartas de los Apóstoles, sino en textos no pensados normalmente para enseñar o transmitir contenidos revelados por Dios, sino en otros inspirados para cantar y proclamar las grandezas de la Creación y de los dones de Dios, como los Salmos y la literatura sapiencial.

Pondré algunos ejemplos de los últimos domingos y fiestas, porque los tenemos recientes en la memoria.

1º) “El levanta del polvo al desvalido, del estiércol hace subir al pobre, para sentarle con los príncipes, con los príncipes de su pueblo”. (Salmo responsorial del día 3 de enero, Santísimo Nombre de Jesús”). (Sal 113, 7-8)

2º)  “Oh Dios, da al rey tu juicio, al hijo de rey tu justicia: que con justicia gobierne a tu pueblo, con equidad a tus humildes. Porque él librará al pobre suplicante, al desdichado y al que nadie ampara;  se apiadará del débil y del pobre, el alma de los pobres salvará“. (Id, día 6 de enero, la Epifanía). (Sal 72, 12-13)

3º) “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos  y proclamar un año de gracia del Señor“. (Id, 9 de enero, misa de feria) Evangelio de Juan, 4, 18-19).

Nota: me gustaría que el cardenal Cañizares se fijara en este detalle: el texto habla de “los pobres”, “la liberación de los cautivos”,  “la libertad de los oprimidos”, pero no dice nada de que haya sido ungido para conseguir la “salvación de las almas“. Desafío a quien quiera a que encuentre esta expresión en el Antiguo o en el Nuevo Testamento. Y esto es porque para los judíos, y Jesús lo era, el ser humano es lo que vemos, tocamos, sentimos, olemos, y con lo que tropezamos. Y la máxima ocupación del Maestro de Nazaret, después de predicar y anunciar el Reino, es decir, después de regalarles su Palaba, era curar a la gente, apiadarse de los enfermos, de los leprosos, de los ciegos y sordos, de los lisiados.

No, señor cardenal Cañizares, el “Sermón de la Montaña”, y su maravilloso prólogo, auténtico y artístico frontispicio, “Las Bienaventuranzas“, no tienen ningún parentesco con la cultura capitalista, que es la alternativa al Socialismo. No conseguimos entender, no solo muchos curas, sino, sobre todo, la gente, por qué en otras ocasiones, en las que los programas electorales eran mucho más parecidos al capitalismo, del que, ¡no olvidemos”, Juan Pablo II afirmó que es “tan ateo y materialista” como el Comunismo, y que ha producido más pobreza que éste. ¿O piensan los católicos que reniegan tanto de las “nefastas consecuencias” del Comunismo que solo siguen el sistema capitalista las grandes naciones occidentales del primer mundo? Pues les recomiendo que investiguen el sistema que florece en casi todos los países latinoamericanos, y africanos, y asiáticos, y por ahí afuera, y comprobar la maravillosa justicia social que han producido en esos países. Me temo que, en las actuales circunstancias, señor cardenal, del dicho “A dios rogando, y con el mazo dando“, nos conviene, en nuestra sociedad española, oficialmente aconfesional, y realmente descristianizada, quedarnos con la segunda parte del mismo, lo del “mazo dando“. Y, ¿por qué no  invita a los católicos a pedir a Dios que los que no hacen sino poner palos en las ruedas del nuevo Gobierno dejen de hacerlo, y no obstaculicen el trabajo y la dedicación de los gobernantes elegidos por el pueblo? No tengamos miedo en ser demócratas, señor arzobispo.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)