Si tu mano es motivo de escándalo…

los infiernosDecíamos en el post anterior que las bases para un programa economíco que Navarro y Torres presentaron para Podemos son las tiritas que intentan frenar la hemorragia de la economía española. Lo que realmente necesitamos es cortar los miembros gangrenados y generar un cuerpo sano que sea capaz de crear felicidad en este país. Pero la mafia financiera no va a permitirlo, ellos lo quieren todo y lo quieren ya, como ha dejado claro el último informe de Intermón Oxfam con motivo del Foro de Davos, y lo quieren antes de que el país entero colapse y sea imposible obtener algún tipo de beneficio. Por eso necesitamos herramientas poderosas que apliquen la cirugía precisa que extirpe el mal del cuerpo social. Se trata de una medicina altamente invasiva que tiene grandes efectos secundarios, pero que permitirá sanar el cuerpo del enfermo y salvar lo salvable; que, al menos, entremos al cielo amputados y no vayamos al infierno completos.

Un programa económico para sacar a España de esta situación debe tener presente la situación política global y la pertenencia al espacio económico europeo que nos ata, por eso, para ser realistas de verdad debería ser un programa sobre tres bases: Austeridad, Sobriedad y Abnegación. Sí, ya lo sé, esto no son términos económicos al uso, excepto el de la austeridad aplicada sobre los pobres en los últimos años. La economía es una ciencia social y humana y por ello sus principios deben basarse en los principios que construyen lo humano. Esos principios, como el bien común, la solidaridad y la subsidiaridad, son aplicables siempre, pero hoy necesitamos la triada nombrada arriba para solucionar un problema grave y urgente que amenaza con llevar a España a la catástrofe social.

Necesitamos austeridad, pero de la buena, de la de verdad. Todos debemos reducir nuestros niveles de consumo hasta los que este planeta deba soportar, eso supone dejar nuestro PIB en la mitad del actual. Pero, en lugar de cargar el peso sobre los dos tercios de abajo en la escala social hay que cargarlo en el tercio superior, especialmente en el decil de arriba. El 10% de la población española acumula el 40% de la riqueza nacional, por tanto debe ser de ahí de donde se tomen los recursos para decrecer y vivir adecuadamente. Habrá que poner un impuesto confiscatorio que ronde el 90% para todos los ingresos que superen el millón de euros anuales. Con un millón de euros hasta un rico sobrevive, así lo entendió Roosvelt y lo aplicó en 1933. Hasta el millón de euros un impuesto proporcional. Además, hay que aplicar un impuesto sobre los patrimonios superiores al millón de euros del 10% anual, que es el equivalente al 5% del incremento que tienen y un 5% más para reducir esos patrimonios a la mitad en 8 años.

Estas políticas públicas aportarán a las arcas públicas entre 100.000 y 150.000 millones al año durante 8 años. Ese dinero es todo el presupuesto del Estado actual y permitiría aplicar políticas que incentiven la transformación de la sociedad española hacia una sociedad decrecentista basada en la satisfacción de las necesidades: vivienda, comida, salud, educación, comunicaciones y transporte y cultura. Se trata de reducir hasta los mínimos necesarios los consumos, de tal manera que repartamos el trabajo existente, reduzcamos la jornada laboral y dediquemos más tiempo al ocio verdadero, no al consumo desaforado. Para conseguir esta verdadera sociedad austera necesitamos sobriedad y abnegación. Todos, los ricos y los pobres, tendrán que aprender a vivir con mucho menos para vivir mejor. Deberán ser sobrios en sus gastos por fuerza y abnegados en su esfuerzo por construir una sociedad verdaderamente humana. A los ricos les costará más, pero es un proceso educativo posible. Sin embargo, el problema no está en los ricos, el 10% al fin y al cabo, sino en ese 40% de la sociedad que estaba acostumbrado a gastar hasta lo que no tenía para permitirse vivir como no necesitaba. Educar a 20 millones de personas es complicado, pero con políticas públicas claras y contundentes es posible.

Hay que decir que no hay más opciones que estas que propongo. El decrecimiento llegará por las buenas o por las malas, por eso más vale que lo hagamos de forma voluntaria y consciente antes de que llegue de forma brutal en nuestras vidas. Cuanto antes empecemos mejor. Sé perfectamente que todos se opondrán, por eso hará falta una gran dosis de convicción y de pedagogía. Pero los que más se opondrán serán esos ricos, el 10%, que por fuerza dejará de serlo. Harán todo lo humanamente posible por evitarlo, llegando a la utilización de la fuerza, pero una claridad política indiscutida puede con todo eso. Lo primero que habrá que hacer, el primer día de gobierno, es un corralito financiero y el cierre de las fronteras físicas y virtuales, para evitar la fuga de capitales. Acto seguido, pero preparado con antelación, habrá que solicitar la repatriación de los capitales evadidos en paraísos fiscales, aplicando políticas punitivas sobre los evasores, del tipo del encarcelamiento, control de los patrimonios y bienes a su nombre y el de testaferros. Como tercera medida decretar el impago de la deuda hasta que se dirima su legitimidad. Es más que probable que el 50% de la deuda sea ilegítima y no debe pagarse, sería como pagar la extorsión de la mafia.

Una vez que se han puesto sobre la mesa las reglas del juego, los acreedores deben saber que se les pagará, para eso vamos a tener el dinero de los impuestos sobre los patrimonios, pero que se hará siempre que sea una deuda legítima. Por ejemplo, la mitad de la deuda española está en manos de entidades españolas, entre las que se cuenta a los bancos. Nuestros bancos poseen 300.000 millones de deuda pública que la han conseguido ilícitamente. El BCE les ha dado dinero al 0,25% y han comprado deuda al 5%. Ahí hay que negociar, para que el Estado no pierda. Pero, es más, hemos puesto más de medio billón de euros en salvar o respaldar al sector bancario. Bastaría una simple cuenta para ver que si anulamos esa deuda aún nos deben dinero.

Otro ejemplo son los bancos extranjeros, especialmente los alemanes, que han pretendido especular con nuestra deuda. La respuesta no puede ser otra que no pagamos, a menos que negociemos. Eso supondrá quedarnos sin acceso a los mercados un par de años, pero reduciríamos la deuda a un nivel aceptable de 300.000 millones, cuyo servicio apenas supondrían 9.000 millones. Si generamos los fondos propios de los impuestos arriba citados podemos estar sin financiación más de cuatro años. A la par, hay muchos países con capitales ociosos que estarían encantados de financiarnos, pero hay que evitar la deuda y eliminarla lo antes posible, pues es el instrumento para doblegarnos.

Después de estas medidas fiscales habría que tomar medidas económicas y de presupuesto. Por ejemplo, generar un millón de empleos en sanidad, educación, atención social y políticas públicas. En un año sería posible y se haría atendiendo a la sobriedad y la abnegación. En España han bajado mucho los salarios, pero aún deben bajar más. Si se provee la sanidad, educación y los mínimos vitales de vivienda, el salario medio de un trabajador bien podría estar entre los 1200 y los 2.500 euros, con diferencias según familia y situación. Es posible crear un millón de empleos en un año con un coste bruto para la sociedad de 30.000 millones de euros, lo que nos ahorramos con la deuda. Ese millón de empleos generaría impuestos y otros 200.000 empleos indirectos. Por otro lado, hay que invertir fuertes cantidades de dinero en I+D+i en el sector de energías renovables, reciclaje, comunicación y transporte. Hay que conseguir en 8 años eliminar la dependencia del petróleo, al menos reducirla a la mínima expresión, el 15% de la actual. Esa medida reportaría a las arcas públicas 25.000 millones de euros anuales en ahorro de compra de petróleo.

Habría que tomas medidas de ‘ajuste fino’, pero eso queda a los economistas, es función de la política decidir las medidas estratégicas, y la de la economía el aplicarlas. Con todo esto conseguiríamos cortar el miembro gangrenado de España: la política económica especulativa y corrupta que genera riqueza inmensa para pocos. Esta amputación sería dolorosa, pero breve, en cinco años estaría España en una situación de vida que sería la envidia de los demás países, pudiendo convertirnos en líderes mundiales en decrecimiento, solidaridad, justicia y políticas públicas.

Ya sé que esto parece irrealizable, pero lo que realmente no es realizable es el suplicio que estamos viviendo que lleva a España a la extinción como sociedad humana dignad de ese nombre.

*La imagen que acompaña el post es real. Los infiernos es un pequeño pueblo cerca del Mar Menor, que no hace honor al nombre, pero que lo lleva a gala por el país. Evitemos que España entera tenga ese nombre.

2 Responses to “Si tu mano es motivo de escándalo…”

  1. Brillante post. Solo un apunte de forma: decirte que desde hace un año la ONG de cooperación al desarrollo que citas es Oxfam Intermón. La imagen de marca es OXFAM de ahí que para su identificación se haya cambiado de posición.

  2. Gracias por la precisión. La modificar.
    Un saludo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)