España se muere, otra vez.

podemos RIPEl último post que publiqué fue justo antes de las elecciones, hace un siglo casi, en otra época, una época en la que aún había esperanza para este país. Sin embargo, lo titulé España se muere, casi como una premonición de lo que se nos venía encima: De la muerte física que se adivina a lo lejos si no cambiamos los parámetros sociales hemos pasado a la muerte espiritual. Los resultados electorales no dejan lugar a dudas: la esperanza ha muerto en este país, ahora falta darle sepultura. Durante el último mes se ha creado la ilusión de que una forma de gobierno alternativa era posible. Todas las encuestas, todas sin excepción, nos decían que el PP no llegaría a los resultados de las anteriores elecciones, que C’s bajaría un número importante y que el PSOE sería sobrepasado con holgura por UP. Esto estaba en todas las encuestas, además de la fidelidad de voto más alta para UP junto al PP. Todo esto llevó a la directiva de UP a hacer una campaña de tono bajo que atrajera el voto socialdemócrata y a no entrar en el cuerpo a cuerpo con el PSOE ni con el PP ni con nadie. Ha sido una campaña para gobernar, en positivo, delineada por las encuestas electorales.
La misma noche electoral, las encuestas a pie de urna daban los mismos resultados, incluso mejores para UP, que las encuestas anteriores. Pero, en cuanto se empezaron a conocer los escrutinios, desde el principio con el 10% escrutado, UP se quedaba empantanado en los 70 diputados. Nadie lo entendía, bastaba un paseo por las cadenas de televisión para ver que nadie podía entender lo que pasaba. El PP se plantó desde el principio en 133 diputados y el PSOE en sus 90, C’s en los 30. Este resultado apenas varió hasta el final, lo cual resulta muy extraño, que con un 10% de escrutinio tengamos casi lo mismo que con un 100%. No es lo único extraño de estas elecciones. Habría que tener en cuenta que es altamente improbable que el aumento de la abstención, 1,2 millones de personas, coincida milimétricamente con la disminución del voto a UP respecto a las elecciones anteriores. Cuando aumenta la abstención es de todos, aunque siempre menos del PP, pero de todos. Este es el primer caso de la historia de las elecciones en España en el que toda la abstención de más se debe a un solo partido. Pero, más allá de teorías conspiratorias como la que indica que la empresa que gestionó el voto, INDRA, esté relacionada con Gürtel y Púnica y su presidente sea del PP, además de obtener la concesión para la gestión de las elecciones tras rebajar un 40% la oferta frente a sus oponentes, vayamos al análisis de los resultados.

Los resultados son una confirmación perfecta y acabada de las posiciones del PP. Si descartamos un fraude electoral, las urnas le han dado la razón al PP en todo. En primer lugar, el PP recupera votos de C’sy este partido queda reducido a comparsa del PP. Ya no puede sumar con el PSOE para superar al PP. Es muy interesante que los resultados fuercen a C’s a pactar con el PP. En segundo lugar, el PSOE sobrevive, pero con 5 escaños menos, lo que lo debilita pero no lo mata. Dejar vivo al PSOE era fundamental para el PP, pues es la garantía de la justificación del sistema entero. Los nacionalistas quedan en una posición aminorada, que les quita la fuerza que tuvieron con los anteriores resultados. Y por fin, están los resultados de UP. Son unos resultados interesantes pues obtiene los mismos escaños que el 20D, pero ahora no pueden sumar con los socialistas. Si estos hubieran obtenido 90 estaríamos justo en la misma situación de un posible pacto PSOE-UP, pero al bajar esos 5 los socialistas, estos se ven exonerados de tener que pactar con los que ellos llaman populistas. Es un resultado perfecto para el PP, y también para una parte del PSOE. Pero lo es más teniendo en cuenta que los únicos lugares donde UP sube son el País Vasco, donde era necesario para tener a raya a Bildu, y Cataluña, donde el incremento de En Comú Podem frena a los independentistas. Es muy curioso este resultado, pues en Galicia, donde no es necesario, En Marea ha perdido apoyos. En el resto del país, de forma proporcional y homogénea, UP ha perdido los apoyos suficientes como para no ser una fuerza que condicione un gobierno.
En realidad, si Moragas hubiera soñado los resultados no hubieran salido tan perfectos, sin embargo, todo se explica con facilidad. UP ha perdido apoyos allí donde era necesario y los ha mantenido o aumentado donde también lo era. Si en Euskadi y Cataluña se hubiera dado la misma tónica que en el resto del país, los beneficiados habrían sido los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes. Haciendo una aproximación: si En Común Podem hubiera perdido el mismo 20% que en el resto de España, ERC y DIL habría subido hasta cuatro escaños más y PNV y Bildú otros dos si UP hubiera bajado en Euskadi. Es evidente que eso hubiera reforzado el independentismo en el Estado. Pero no, allí, curiosamente, no baja UP.
Lo sucedido, además de suponer un mazazo brutal para Podemos, tiene un añadido de ensañamiento. Si hacemos la lectura de la mayoría de los medios de comunicación, la unidad de la izquierda ha resultado como siempre, en peleas y navajazos, es la izquierda cainita. Se dice que los votantes de IU se han abstenido de votar a UP en su mayoría, con lo que la alianza estaría tocada de muerte. También se dice que los moderados de UP son los que se han abstenido tras la alianza con IU; tocado de muerte estaría la estrategia de transversalidad. Sea como fuere, toda la estrategia política de UP habría sido falsada por la realidad. Ni las izquierdas pueden sumar ni España es un país para la transversalidad, los dos ejes estratégicos de UP. Y, si esto no fuera suficiente, la pérdida de votos es mayor allí donde ya gobierna en ayuntamientos, justo donde no lo está haciendo mal, donde reduce la deuda y destapa la corrupción, donde ha llevado un aire limpio democrático. Por decirlo gráficamente, todas las apuestas de Podemos se han ido a la mierda con estos resultados. Ahora vendrán las vendettas, las divisiones y la ruptura del proyecto común. Las élites están frotándose las manos. Ha sido un resultado milagroso, como caído del cielo para ellas.
Qué puede suceder en los próximos años, nos preguntamos muchos. Bien, mi análisis es este: en los próximos dos años podemos asistir a la muerte definitiva de Podemos como alternativa real, a la fascistización de la sociedad española en la línea iniciada en muchos países europeos y que vemos con claridad tras la victoria del Brexit en el Reino Unido, y a la descomposición de la estructura social que aún se conserva. Sí, lo creo porque Podemos era, en pretérito imperfecto, un dique a la desestructuración social. Era un dique porque suponía la espita por la que el malestar social se había canalizado en los últimos tres años. Lo era porque sus propuestas, muy moderadas, solo pretendían salvar al capitalismo de sí mismos, de su lado más salvaje. Lo era porque supone un soplo de aire fresco democrático: un partido sin corrupción, sin imputados, financiado por sus simpatizantes, con cajones de cristal, con gente normal que cobra un sueldo normal y que no tiene privilegios. Lo era, en fin, porque representaba el reformismo posibilista del sistema capitalista neoliberal. Ahora, tras la muerte de Podemos, no nos queda más que la transformación radical o la deestructuración social. No hay más alternativas. Cuando las reformas se bloquean solo queda lugar a la revolución. Pero esta no vendrá, por tanto, nos quedan cuatro años para la desestructuración de la sociedad española. España, lo digo otra vez, se muere, pero ahora espiritualmente.

2 Responses to “España se muere, otra vez.”

  1. Estuvo todo en la mano de Podemos para permitir gobernar al PSOE en las anteriores votaciones, pero no se abstuvo: votó que NO.
    Eso es lo que ha pasado + el miedo capitalizado por el PP.
    .
    Y no veo tal muerte, ha sido una revitalización de la izquierda aunque se empeñen en llamarla fuerza transversal. Además de ser un acicate en los sucesivo para el PSOE.
    .
    Quizá no ha sido secundado el afán de poder por encima de los postulados propios de la izquierda.

  2. “la pérdida de votos es mayor allí donde ya gobierna en ayuntamientos, justo donde no lo está haciendo mal, donde reduce la deuda y destapa la corrupción, donde ha llevado un aire limpio democrático. ”

    Evidentemente, los que estamos sufriendo sus gobiernos municipales no pensamos lo mismo. Pensamos que estamos siendo testigos de una parálisis total de decisiones importantes y de sectarismo y aleatoriedad en las decisiones que sí se toman. Ahí creo que están mucho de los motivos del desplome de Podemos. Además de desvirtuar los procesos mal llamados democráticos y de participación ciudadana, creando una especie de change.org municipal.

    Todavía no he escuchado argumentos bien fundamentados (al menos que me convenzan) que expliquen por qué los votantes que busquen limpieza, transparencia y lucha contra la corrupción tienen que preferir Podemos a Ciudadanos. Qué propuestas de Ciudadanos le convierten en “otro más de la derecha” o “el partido del IBEX”.

    Creo que en Podemos se han unido muchas tendencias, personas bienintencionadas que buscan un cambio, gente que está sufriendo y quiere alternativas, pero también gente que se quiere aprovechar de todo ese movimiento para ganar guerras que acabaron hace muchos años y de las que debemos aprender pero no volver a lucharlas.

    Por todo lo anterior creo que Podemos NO es la solución.

    Y basta ya de simplificar y tratarnos como niños y vincular élites con PP, ¿o acaso las élites en el País Vasco y Cataluña no son nacionalistas? ¿o no hay poderosos apoyando al PSOE y a Podemos? ¿no nos habían dicho en campaña que Ciudadanos era el partido del IBEX?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)