1917

1917 1

 

El director Sam Mendes vuelve por la puerta grande a la temporada de premios con 1917, una película bélica donde demuestra todo su poderío como realizador. Sin duda, un auténtico espectáculo que merece la pena ser disfrutado en una buena sala de cine, aunque por momentos uno tenga la impresión de estar en medio de un campo de batalla.

 

 

 

A diferencia de otros como el western o el musical, que a lo largo de la historia han compaginado picos de popularidad con otros de severa crisis, el cine bélico ha sobrevivido muy dignamente entre el público e incluso se ha acostumbrado a recibir el beneplácito de la crítica. Es cierto que la industria nunca ha saturado la cartelera con títulos de este género, como sí ha hecho y sigue haciendo con otros (si antaño ocurrió con las películas del oeste, ahora es el turno de las de superhéroes); y quizás eso influya en la buena acogida de 1917.

 

1917 3La película muestra la historia de unos soldados que durante la Primera Guerra Mundial deben llegar hasta otro batallón para trasladar el mensaje de un alto mando de anular un inminente ataque que supondría la caída en una trampa del enemigo y, por tanto, una masacre. El punto de arranque convierte el factor tiempo en un elemento clave dentro del planteamiento narrativo. De este modo se garantiza un nivel de emoción constante a lo largo de todo el metraje, ya que el espectador sabe que lo que está presenciando es una carrera contrarreloj. Si, además, la historia está contada en su totalidad o casi en tiempo real, aumenta el grado de emoción, como pudo verse en títulos como Locke (Steven Knight, 2013), Buried (Rodrigo Cortés, 2010) o la alemana Corre, Lola, corre (Tom Tykwer, 1998).

 

1917 4Pero, no conforme con esto, el director San Mendes va un poco más allá y decide rodar la película con la apariencia de un único plano secuencia. Recientemente Alejandro González Iñárritu hizo lo mismo en su galardonada Birdman (2014), aunque a lo largo de aquel falso plano secuencia se producían más elipsis temporales que en el título que nos ocupa. Para los que no lo sepan, un plano secuencia es una toma sin cortes de una duración significativa. Lo normal en un rodaje es realizar muchas tomas de una misma escena y que luego el montador las corte y pegue en un orden conforme al parecer del director. De esta manera se eliminan aquellas que gustan menos o en las que ha se ha producido algún tipo de error. Por lo tanto, esta técnica exige una coordinación excepcional por parte de todo el equipo: actores, extras, operadores de cámara, técnicos de sonido, de iluminación, de efectos especiales… Pero es que encima, cuando la acción no se desarrolla en el mismo lugar, como es el caso de 1917, la complejidad del desafío se multiplica.

 

1917 2Por eso, ya de entrada, hay que aplaudir el virtuosismo técnico de la película, independientemente del resultado artístico. Pero es que, encima, la confluencia del punto de partida, la narración en tiempo real y el rodaje en un plano secuencia convierte el visionado de 1917 en una experiencia inmersiva que recuerda a un videojuego o a unas gafas de realidad virtual, otorgándole un realismo inusitado hasta la fecha. Por eso esta es una película que hay que ver en pantalla grande. Lo contrario es negar su naturaleza. Y ese carácter inmersivo es lo que la convierte en un nuevo capítulo del apartado de proezas técnicas de la historia del género bélico, que comenzó en los albores del cine con Alas (William A. Wellman, 1927) y ha continuado hasta llegar al hiperrealismo de Salvar al Soldado Ryan (Steven Spielberg, 1998) y más recientemente a la triple narración de Dunkerque (Christopher Nolan, 1918).

 

1917 5Después de las primeras proyecciones algunos críticos calificaron la película de fría. Si fuese cierto, se le podría achacar a un guion que como consecuencia de la urgencia de la misión encomendada al inicio se centra en la acción en detrimento del estudio de los personajes. Pero es que esa crítica no se sostiene. Aunque el espectador apenas conozca a los personajes protagonistas es testigo privilegiado del drama de dos jóvenes veinteañeros en medio del horror de la guerra con la responsabilidad sobre sus espaldas de salvar miles de vidas. Prueba de ellos es la meritoria interpretación de George MacKay, el desconocido actor protagonista, cuyo omnipresente rostro ofrece una paleta de emociones que se entremezclan y que van desde el miedo, el cansancio y la desesperación hasta el compromiso, la satisfacción y el orgullo.

 

La película ha supuesto la reconciliación entre su director y la Academia de Hollywood. Sam Mendes debutó de la mejor forma posible con American Beauty (1999) pero luego ha sido ignorado sistemáticamente a pesar de realizar excelentes trabajos como Camino a la perdición (2002) o Revolutionary Road (2008). En la edición de este año aparece como uno de los favoritos al premio a mejor director y como una opción de consenso al de mejor película. Además la cinta acapara numerosas menciones en categorías técnicas que a buen seguro se materializarán en algunas estatuillas.

 

En clave pastoral: El protagonista comienza la película en relativa comodidad de las trincheras pero el reclamo de su compañero le hace salir de ella. Más adelante, al toparse con la necesidad de una mujer y un bebé se despoja de todo lo que tiene. De este modo, la responsabilidad que asumió como una obligación se convierte en un acto de entrega y compromiso en pro de aquellos que le necesitan.

Nota: 9/10

Paco Egea

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)