La venganza de los niños

 

COOPERATIVO

 

Hace tres siglos un profesor muy prestigioso, don Emmanuel Kant, de la Universidad de Köenigsberg, escribió que el motor que hacía progresar la sociedad humana era la insociable sociabilidad del hombre: esa competencia con el vecino que nos obliga a aguzar el ingenio, la competitividad que da origen a los inventos. Pero el ilustre “don Manuel” no tiene la razón completa, porque los conflictos que no se solucionan bien son disfunciones en la comunicación humana, esa comunicación del rostro humano frente al rostro humano que, según los paleontólogos, justifica nuestra posición erguida.

En el terreno de la educación, todos sabemos que el clima de un aula condiciona completamente el proceso de enseñanza y aprendizaje. Sabemos que, cuando encontramos conductas disruptivas, nuestra motivación y la del alumnado decrecen y se ven sustituidas por un desánimo que muy pronto se transforma en impotencia.

Los conflictos en las escuelas no son generalizados pero son reales. Los dos o tres alumnos disruptivos que todos contamos como “nuestros”, esos chicos o chicas que nos llevamos puestos a casa y sobresaltan por la noche nuestros sueños, existen de verdad. Han estado hoy en clase y volverán mañana. Su actitud seguramente refleja la despersonalización, la agresividad y las dificultades de comunicación de una sociedad como la nuestra, que gusta de llamarse precisamente sociedad de la comunicación. Tal es la evidencia de ese reflejo que a veces me pregunto si lo que ellos nos muestran en clase – la manera en que maltratan a sus compañeros y se agreden a sí mismos, la incidencia cada vez mayor de problemas psicológicos y hasta psiquiátricos- no será una especie de venganza de los niños por las dificultades que tienen hoy las familias para educar. Y también – hay que atreverse a decirlo- por la infantilización, el consumismo, la hipersexualización, la banalidad, el hedonismo, las adicciones y la incongruencia de los adultos que los rodean.

Hemos sido capaces de romper el tabú de que en la bendita infancia podía producirse la violencia. Estamos actuando ya en firme contra el acoso escolar y los resultados se notan. Tal vez haya llegado el momento de decir en voz alta que los niños y niñas con mayores dificultades sufren una fiebre de la que nosotros, los profesores, vemos solo los síntomas pero que se produce fuera del aula: en la casa y en el barrio, en la tele y en las redes sociales. Y que es allí – en la sociedad- donde únicamente se puede solucionar.

4 Responses to “La venganza de los niños”

  1. Muy buena esta pagina se la recomiendo por su buen contenido

  2. Muy buena esta página me gusta por su buen contenido

  3. Hola Carmen,

    De nuevo esta entrada me ha parecido muy interesante. Me gustaría aprender más sobre filosofía y de hecho durante los últimos años me he apuntado a algunos talleres para aprender más.

    Como sugerencia, para mí me sería muy interesante saber más sobre cómo escribiste la biografía de Víctor Ullate, así que si alguna vez escribes alguna entrada al respecto estaré muy interesado en leerla.

    Un saludo

  4. Hola, Oracio, muchas gracias.
    Víctor y yo somos amigos desde hace muchos años y él siempre ha leído mis libros con generosidad. Cuando me pidió que fuera su biógrafa, le dije que sí casi sin pensarlo, consciente de que era un honor. Él había recibido propuestas de escritores y periodistas prestigiosos, pero con su intuición vivísima sentía que debía ser yo. Imagina mi gratitud y a la vez mi preocupación. Durante un año lo visité en su casa todas las mañanas de los domingos, durante cinco horas, y grabé sus recuerdos personales: llorábamos juntos, reíamos juntos y, en ocasiones, tuve el privilegio de verle bailar mientras recordaba su propia danza. Luego yo transcribía sus palabras, con la enorme libertad que él me dio para enmarcarlas en una idea que me pareció original: los recuerdos de una vida brotaban durante las actividades de un solo día. Todo lo que escribía se lo mandaba para su aprobación y siempre me la daba. Puedo asegurarte que durante ese año viví la vida de Víctor Ullate. Recuerdo por ejemplo, cuando transcribía su rotura del tendón de Aquiles en el escenario donde iba a bailar con Nureyev, que no podía parar de llorar y mi familia estaba ya preocupada. La verdad es que tanto mi marido como mis hijos comprendieron el proyecto y me apoyaron de una manera maravillosa, porque yo estuve “abducida” por la biografía, que por supuesto me cambió la vida. Víctor Ullate es una de las personas más generosas del mundo y nunca le agradeceré bastante este inmenso honor.
    Ah, dispuse de un álbum con todos los recortes y críticas de prensa de sus actuaciones por el mundo, que fue conservando el padre de Víctor y fue un tesoro de información para mí. Las hemerotecas también están llenas de noticias sobre él. Si buscas su nombre en la del New York Times, te sorprenderás. Leí mucho sobre danza, los libros de Nijinsky, Bèjart, Martha Graham… Vi innumerables vídeos sobre bailarines… Una gran aventura.
    Gracias por tu interés. Un muy cordial saludo.
    Carmen

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)