¿Dónde está el cacareado sentimiento maternal?

     Quiero dejar claro, desde el principio, que este articulito, con las afirmaciones que contiene, nada tiene que ver con la inmensa mayoría de las madres y de las mujeres que nunca abortarían. Se dirige a las mujeres que abortan y a aquellos y aquellas que defienden  el aborto. Plano de un bebé

Y para ellas es mi pregunta: ¿dónde está el cacareado instinto maternal de la mujer (o mejor de esas mujeres)? ¿Cómo es posible querer a unos hijos, y a otros, no? ¿Para qué engendrar para luego matar lo engendrado?

     Uno de los argumentos más fuertes que se suelen esgrimir para defender el aborto, es que la mujer es dueña de su cuerpo. Sí, hasta cierto punto; pero nunca dueña del cuerpo del bebé que lleva dentro. Ese bebé (todavía no nacido) es ya un sujeto de derechos por ser persona. Y el primer derecho es el derecho a la vida.

     Matar a un niño ya nacido se reconoce como un homicidio o asesinato. ¿Qué cambia cuando ese niño ya existe, aunque no haya visto todavía la luz del sol? ¿Se le puede asesinar impunemente? Las madres suelen ser las que más sufren cuando ven sufrir a un hijo, por la causa que sea. ¿Han caído en la cuenta las mujeres que abortan (que ya son madre de un hijo que llevan dentro) que el aborto hace sufrir a ese hijo? 

   Cuando una persona no puede defenderse, es mucho más cruel hacerle daño. Aplicado al aborto, es de una insensibilidad inhumana hacer sufrir a un inocente que no tiene culpa de nada, ni siquiera de haber sido engendrado.

   Cuando se llega a perder la sensibilidad en estos casos, ¿qué se puede esperar en otras circunstancias? Cuando se desprecia la vida, y se mata, ¿qué tipo de sociedad nos queda? A mí, francamente, esa sociedad me da mucha pena y mucho miedo. ¿Hasta dónde se podrá llegar si se comienza por matar a los inocentes indefensos?

    Jesucristo ha venido a nuestro encuentro para que las personas “tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).

                                   

6 Responses to “¿Dónde está el cacareado sentimiento maternal?”

  1. ¿Y las madres que nunca abortaríamos pero que nunca perseguiríamos ni con la ley ni con la falta de asepsia a las que podrían estar desesperadas por hacerlo?
    ¿Cacareado instinto maternal? Lo que siente una madre por su hijo, el trenzado de emociones que se va desarrollando, la fuerza de suplir la indefensión absoluta, la circunstancia del débil que nada te puede exigir y todo lo espera gratis, es la más indiscreta forma que tiene Dios de enseñarnos como nos ama.
    Quién haya sentido esto nunca lo calificaría de cacareado instinto, quien lo ha sentido sabe de primera mano cómo nos comprende Dios y cómo su amor dará vida y perdón a todos los que hayan sido infelices.
    Hablad, si podéis, de como es el amor de Dios; será revolucionario cuando dejéis de condenar y de agobiar a los que ya han sido salvados.

  2. Totalmente de acuerdo, Susana. Yo no comparto la idea del aborto, creo que es ago horrible a evitar. ¿Pero cómo condenar a esas mujeres que en la inmensa mayoría de los casos se ven abocadas dramáticamente a tomar una decisión semejante y lo penan toda la vida? ¿Qué habría hecho Jesús, por Dios, con ellas? ¿Apedrearlas, mandarlas a la cárcel, señalarlas públicamente, o acompañarlas y darles su comprensión y su consuelo? Desconozco si el autor de este post es religioso, pero menudo ejemplo de caridad.
    Está muy bien ponerse de parte de la vida. ¿Quién no en su sano juicio? Pero los principios tienen que bajar a la tierra y mirar a los ojos a quienes condenamos.
    Oiga, ¿y dónde está el instinto paternal, la justicia, la misericordia y la responsabilidad de todos esos hombres que dejan embarazadas a las mujeres y las abandonan o las fuerzan a abortar? ¿Y dónde está el instinto maternal de esa Iglesia que durante siglos ha castigado públicamente a la madre soltera?
    No, por favor, no sigamos lapidando a las mujeres una y otra vez, aunque sólo sea verbalmente.

  3. A mí lo que me da pena es que se publiquen este tipo de artículos en un blog que, hasta ahora, me parecía de un tono equilibrado y tolerante, y en un espacio, como la web de la revista 21, que nada tiene que ver con la falta de respeto que manifiesta sin pudor el autor, Félix, del que no conocemos los apellidos. ¿Cómo se puede humillar así a las mujeres, llamarlas asesinas? ¿Cacareado sentimiento maternal? Es de un machismo preocupante el comentario. Puedo entender que no esté de acuerdo con el aborto, yo sí lo estoy, y no me permito atacar y descalificar a los que no piensan como yo. ¿Sabe una cosa? Para ninguna mujer es agradable abortar. Conozco casos cercanos. No es una decisión fácil y a nadie le gusta llegar a ese punto. Pero no va a ser usted ni los radicales que piensan como usted los que impongan a nadie, a ningún ser humano libre, la decisión privada e íntima que debe tomar en este aspecto. ¿Y dónde está el cacareado sentimiento de muchos religiosos supuestamente seguidores de Jesús? Él jamás se permitiría despreciar así a las mujeres que se han visto obligadas a abortar.

  4. Los o las que leen este artículo y protestan por lo que se dice en él es que no lo han leido bien. Antes de atacar hay que saber a lo que se ataca. En ningún momento pienso que sea ni discriminatorio ni machista. Agradezco que en otro post Félix aclare lo que quiere decir, pero me parece que era algo innecesario el hacerlo. Solomante hay que saber leer y no darnos por ofendidos por cualquier cosa. Si estar contra el aborto es juzgar a las mujeres, ir en contra de la libertad, ser un carca e ir de radical, apaga la luz y vámanos.

  5. En respuesta a tu comentario Marian, lo que Félix opina sobre el aborto lo piensa una buena parte de la sociedad en la que entran tanto hombres como mujeres. De hecho incluso hay una plataforma en contra del aborto (no en contra de a mujer), ¿a las mujeres de dicha plataforma también las calificarías de machistas radicales?

    He leído también que para ninguna mujer es agradable abortar y que se han visto obligadas a ello, y yo pregunto: ¿quién las obligó?, ¿las circunstancias?, ¿no poder mantenerlos en un futuro o proporcionarles una educación adecuada?, más bien las obligó la falta de ayudas de la sociedad, lo que es el mayor desprecio que tienen, el que pasen de largo los gobiernos sufriendo a través de los años siempre los mismos.

    N obstante hoy en día hay otras vías, como la adopción desde el mismo instante de nacimiento en el hospital, y hacer responsable al padre a través de las pruebas de ADN.

    Recordar a los que piensan que el feto no es una persona, que este se prende fuertemente a su madre porque quiere vivir, desde el primer momento de su existencia. De hecho para abortar hay que entrar en un quirófano para poder desprenderlo de su madre.

    Defender al nonato que no puede defenderse, se llama justicia y caridad.

    Para concluir, creo que Félix no se merece el calificativo de machista ya que dedica gran parte de su tiempo a formación y enseñanza de grupos mayoritariamente formados por mujeres y en la mayor parte de sus artículos lucha por la igualdad no solo entre hombres y mujeres sino de todos los seres humanos, mas allá de fronteras y colores. Te recomiendo leer los artículos de este mismo autor “Día internacional de la mujer” y “Teología feminista”.

    Sin que distintas opiniones sirvan de disputa entre uno y otros, un saludo cordial de Neni.

  6. Es curioso la que se ha montado con el comentario de este hombre del que, para nada deduzco las consideraciones que le hacen las respuestas posteriores.
    Para empezar me sorprende que los que alzan la libertad del ser humano para hacer o decidir sobre cualquier tema, sin tener en cuenta consideraciones morales; se rasguen las vestiduras cuando alguien opina “libremente”. Si somos libres para actuar, ¿por qué no para hablar?
    Este señor, si algo ha juzgado, no es a las personas que alguien sobreentiende aludidas, sino a un hecho, cuanto menos, moralmente cuestionable.
    En cuanto al matiz sobre si es religioso, solo hay que observar que hace referencias muy concretas a pasajes de la Biblia y que su opinión es similar a la de la Iglesia actual.
    La obligación de los que nos enorgullecemos de llamarnos católicos es decir al prójimo aquello que creemos que está mal para que, advertido, pueda rectificar y salvarse. En caso contrario, seremos complices de la culpa por omisión de deber cristiano. Este señor, entiendo, con la mejor intención, el único “mal” que ha cometido es avisar de algo que él y la Iglesia creen que es reprobable para que sus fieles no pequen.
    Estoy de acuerdo en que ningún ser humano tiene capacidad real para juzgar a sus iguales. Sólo Dios tiene esa capacidad. Insisto, tampoco veo que Feliz haya juzgado a ninguna persona, sino al hecho en sí.
    Tal vez nos equivoquemos cuando avisamos a alguien que algo no es correcto, porque nadie puede decir que lleva en sí la Palabra de Dios. Pero estoy seguro que nadie actúa de mala fe cuando habla de salvar vidas.
    Habrá casos particulares que, como digo, sólo Dios debe juzgar, pero, en terminos generales, a lo que la Iglesia quiere poner fin, estoy seguro; es a la idea que el aborto es un medio anticonceptivo más; que es lo que está ocurriendo mayoritariamente.
    Para terminar, es muy curioso, siguiendo el tema de la libertad de acto y expresión que cada vez que los hombres hablan algo que a alguna señora molesta se le tache de machista. No veo relación entre este término y las palabras de este hombre. Hay muchas maneras de rebatir una idea, sin tener que apelar a dichos términos. Si queremos igualdad hay que otorgar libertad en la expresión y no pedir delicadezas especiales en el habla por si nos ofendemos por razón de género.
    PD: Si hay que equivocarse, prefiero pecar por exceso de proteger la vida moleste u ofenda a quien ofenda; a no condenar lo que a mi juicio es un crímen en mas del 90% de los casos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)