Dios, el pueblo y la carretera

Foto de Liz 

                                                                                   Por Liz Fuentes ss.cc.

En México, desde mi conciencia social llegué a participar en varias marchas de protesta en la capital de la ciudad que duraban una cuantas horas. Nunca había participado en una huelga, jamás me imaginé que se diera el caso.

Hoy se dio la oportunidad de vivir esta experiencia con el pueblo donde vivimos y compartimos nuestra misión ss.cc.La intensidad de estos días suscitan experiencias que quedan en el corazón y que se entienden sólo desde la fe. El 7 de septiembre se organizó una marcha pacífica a la ciudad de Puno, capital de la región, para exigir la construcción de los 35 km de carretera que faltan para tener un acceso al valle Tambopata en un tiempo más corto (de 14 hrs aproximadamente a unas 5 o 6 hrs.), siempre en camino de trocha. 

Este sueño se viene anhelando desde años atrás, al menos desde el 93 ya parecía una realidad; “realidad” que cada vez se fue alejando de la misma. Hoy, después de tanto tiempo de espera, por fin la gente se decidió a salir a reclamar su derecho a una carretera. Primera vez que se organizaba algo así; gente de tres distritos, de dos culturas diferentes, se unían en una sola voz: “urgente, urgente, urgente, carretera Sina –Yanahuaya”.   

Dios en la carretera

  Nosotras las hermanas sscc nos unimos a esta movilización; no sólo por vivir aquí en el valle y ser afectadas por el mal estado de la carretera, sino también porque nos sentimos parte de este pueblo  y es más, porque la gente ya contaban con nuestra presencia.

En la comunidad nos organizamos para que dos hermanas fueran a la marcha que finalmente terminó siendo una huelga y dos se quedaran en el pueblo donde también iba a haber movilización. Salir de la selva (800msnm) hacia la ciudad de Puno (3800msnm) a unas 15 hrs aproximadas de viaje; ir del calor al frío, permanecer tres días en la plaza de la ciudad a la intemperie… tenía toda una serie de implicaciones. Aun habiendo organizado esta movilización, nosotras percibíamos vacíos; varios aspectos de la organización quedaban sueltos, sinceramente nos preocupaba, yo me preguntaba cómo iba a resultar todo esto.

Finalmente a la media noche del día sábado luego de haber tenido un ensayo de mitin en la plaza del pueblo y de recibir la bendición, empezaron a salir los buses y camiones con la gente, alrededor de 15; en el camino se sumarían otros más.  Para el día lunes ya estábamos tod@s congregad@s en el lugar acordado. Había llegado la hora; iniciamos el recorrido por la ciudad de Juliaca, luego nos dirigimos a la capital de Puno en los buses y camiones. En la entrada de la ciudad, iniciamos la marcha. Con mochila al hombro comenzamos a caminar, mujeres con niños, hombres, personas mayores, jóvenes, tod@s unid@s en una misma intención.

 Conforme avanzábamos se podía percibir que éramos bastantes. Pancartas de diferentes colores y el ánimo de la gente con sus consignas, acompañaban esta marcha pacífica. A medio día llegamos a la plaza de armas, entre espera e incertidumbre pasó el día, algunos se organizaron para comer, otros comieron lo que pudieron y otros tantos la pasaron como pudieron.

Ahí nos agarró la noche, de hecho al menos mentalmente nos preparamos para estar ahí unos dos días. El frío se hizo sentir, algunas mujeres inmediatamente comenzaron a organizar la “olla común”, una aguita caliente nos venía bien a todos en medio del tremendo frío.  Entrada la media noche, mientras algunos bailaban para hacerle frente al frío y animar la lucha, otros empezaron a acomodarse en la vereda para pernoctar, había filas de gente con su frazada, no sé si alguien realmente habrá podido dormir esa noche, aunque, como esta gente está acostumbrada a una vida dura, quizá esto no era mucho para ellos, sin embargo yo creo que sí les implicaba un sacrificio.

Así pues, pasamos tres días y dos noches con muchas anécdotas que contar, gritando, resistiendo, bailando, esperando… finalmente llegó el día en que los representantes entraron al diálogo con las autoridades políticas, esas cuatro horas fueron largas, mientras eso sucedía un grupo de mujeres y hombres, autoridades locales de los sectores, realizaban un rito andino en el atrio de la catedral, para pedir por los que estaban dialogando, sus expresiones detonaban una fe profunda.  

Finalmente hubo una resolución, no era exactamente lo que se anhelaba pero al menos era ya el inicio del proyecto, esa misma noche luego de algunas deliberaciones emprendimos el retorno. En el camino de regreso a la selva, relativamente ya cerca a nuestro destino, tuvimos un pequeño inconveniente con la carretera, había llovido y el camino estaba mal, tuvimos que bajar del bus, caminar un tramo y esperar a que el bus venciera el obstáculo.

Me sorprendió ver la capacidad de la gente para hacer de este momento de cansancio y dificultad, un momento llevadero, entre risas y bromas íbamos avanzando… finalmente llegamos a Putina Punco, unos a las 7:00 pm y los últimos a media noche. El cansancio y el sufrimiento de estos tres días quedaron a tras cuando al llegar a Putina Punco, nuestros hermanos y hermanas del pueblo nos recibían con un abrazo, echando mistura en la cabeza como gesto de cariño y con una sopita caliente para recuperar fuerzas. 

Para nosotras ss.cc. el logro de esta huelga fue la unidad y la solidaridad que se generaron en esta movilización y sobre todo el descubrimiento del pueblo de que tiene la capacidad de organizarse para conseguir un bien común. Y con todo esto, constatamos una vez más que nuestro Dios, es un Dios presente  y cercano que camina con su pueblo y que construye aun en medio de la incertidumbre.    

2 Responses to “Dios, el pueblo y la carretera”

  1. Amazing article thanks or sharing..

  2. This is really great work. Thank you for sharing such a useful information here in the blog.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)