¿Por qué no facilitar lo que el mismo Dios no complica?

rembrandt-hijo-prodigoMe estoy refiriendo al sacramento del perdón. Hace unos días he escrito un artículo para la revista NOSOTROS, sobre el tema, y que titulé: ”El Sacramento del Perdón, a examen”. No pretendo repetirlo aquí, sobre todo porque sus dimensiones no son las más adecuadas para un blog, tal como yo lo entiendo. Solamente voy a apuntar algunas breves reflexiones. Es un tema que considero importante y urgente.

Ya el título indica por dónde va la reflexión. Hay un axioma teológico que suena así: “sacramenta propter homines” (los sacramentos son a favor del hombre). Ahora me recuerda aquella frase de Jesús que decía, que el sábado está hecho para el hombre y no viceversa.

Hoy día, todo el mundo sabe, y se ha comentado con frecuencia, que hay mucha más gente que comulga, y mucha menos gente que se confiesa. Y es todo un síntoma, no siempre positivo, pero también tiene su aspecto positivo.

Las razones o motivos son variados. Por una parte, es verdad que para muchos se ha perdido el sentido del pecado. El hombre es libre, y puede hacer lo que desee, sin someterse a normas ni divinas ni humanas. Esto, naturalmente no es positivo.

Pero hay otro aspecto que considero positivo, y que también ha influido en lo de “confesarse menos y comulgar más”. Se trata de que muchas cosas que antes se consideraban pecados graves, hoy, con buen juicio, no se consideran igualmente (y no sólo por la conciencia de las personas, sino también por la Iglesia). Antes, también (y de vez en cuando me encuentro con algunos casos) se pensaba que para comulgar había que confesarse previa e inmediatamente antes de comulgar. Hoy se ha superado este error.

Pero en lo que yo quiero insistir, y a lo que responde el título de estas letras, es que este sacramento, ya de por sí costoso porque hay que desnudarse, ante uno mismo, ante el confesor y ante Dios; y eso nunca es agradable, debería ser profundamente reformado.

Por eso, propugno, no un abaratamiento del sacramento (que no tiene precio), sino un modo, una forma más sencilla de celebrarlo (no olvidar lo de: sacramenta propter homines).

Las tres fórmulas actuales, no resuelven el problema. Y se pueden mantener para algunas ocasiones o algunas personas, en circunstancias concretas. Yo no rompería una lanza en favor de ellas, tal como están actualmente; pero ahí están.

En su lugar, yo propugnaría lo siguiente:

  • Hacer que el “acto penitencial” del comienzo, en  la Eucaristía dominical, fuese verdaderamente un acto sacramental del perdón. Se podría hacer un poco más largo (no mucho) y celebrarlo con dignidad y no de paso, como se suele hacer normalmente. Lo único que se exigiría por parte de los fieles sería el arrepentimiento, que se podría expresar con un sencillo gesto.
  • También propondría, que la segunda fórmula actual: celebración comunitaria del perdón con confesión y absolución individual, se revisase, y simplificase. Los primeros que se confiesan tienen que esperar al último, y los últimos tienen que esperar el mismo tiempo. Con ello se rompe totalmente el ritmo comunitario.

Comprendo que todo esto, dicho tan escuetamente, necesitaría una explicación más detallada y bien motivada.

Confieso que yo lo tengo bastante claro, pero es imposible en las pocas líneas de este blog, expresarlo con la extensión debida. Valga (si vale), al menos, para ofrecer algunas pistas, y también para ayudar a reflexionar a otras personas, con lo cual se crea opinión y se hace conciencia.

Leyendo el Evangelio, uno se da cuenta y se admira de la facilidad con que Jesús perdonaba. Recordemos al paralítico de la camilla:”tus pecados te son perdonados” (ni siquiera consta que hubiera pedido perdón). Recordemos a la mujer adúltera.:”Yo tampoco te condeno; vete y no peques más”. Recordemos a la mujer pecadora, en casa del fariseo: “Se le perdonan los pecados porque ha amado mucho” (no había hablado, sólo lloraba). Recordemos….

Si cayésemos en la cuenta de que nuestros pecados son solo relativamente importantes en el sacramento; y que el verdaderamente protagonista es el Padre que perdona, no pondríamos tantas pegas y tantas condiciones. Si cayésemos en la cuenta de que el Padre del Hijo pródigo experimenta más alegría que el mismo hijo, no se lo haríamos tan difícil. “Hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte”…

                                                                                                                  Félix González

5 Responses to “¿Por qué no facilitar lo que el mismo Dios no complica?”

  1. El Reino es un milagro, el verdadero milagro.
    El paralítico, al leproso, la adúltera, todos los que quedaron liberados de sus males primero fueron perdonados. Dios actúa a través de quienes han quedado limpios y permiten la acción de Dios.
    Nosotros queremos su Reino y tenemos el modo de conseguirlo: permaneciendo atentos para evitar el asumido pecado de la falta de fraternidad; no es preciso ser un criminal para ser pecador, nuestra conducta, muchas veces, frívolamente, afianza estructuras criminales de por sí, como he dicho, la falta de atención nos sume en el pecado y si no lo detectamos, sin una sinceridad más consciente, sin una voluntad de mayor alerta, seguiremos sin cambiar de registro y sin necesitar el perdón.
    No tendrá eficacia el Reino si no comprendemos que necesitamos la fuerza del perdón. Lo tenemos por adelantado, igual que el Reino y la salvación; ahora bien, es cosa nuestra, decidir cuando empezamos a rechazar lo que no coincide con las claves del Reino.
    ¡Hay tantas cosas a revisar! Relaciones de poder, reconocimiento social, destino del dinero, la oración que espabila el oído, la ayuda a fondo perdido, buscar cómo ser más cercano en vez de cómo ser más querido…
    Félix, completamente de acuerdo con que es muy bueno el mejorar el sacramento incluyéndolo en las Eucaristías o no dilatando esperas en las celebraciones comunitarias. Mi comentario ha abundado en despertar las situaciones de pecado que quedan solapadas en la vida corriente; ya que, el perdón es imprescindible para cada uno y para que “Venga a nosotros tu Reino”.

  2. Si me conoces y me recuerdas, te pido que me digas quién eres. Con Félix González solo, no sé si te conozco y no te recuerdo, o ando completamente despistado.
    Gracias anticipadas.

  3. Muy bien, Susana, siempre completas mis ideas, y las mejoras. Me gusta ese párrafo tuyo:”¡Hay tantas cosas a revisar! Relaciones de poder, reconocimiento social, destino del dinero, la oración que espabila el oído, la ayuda a fondo perdido, buscar cómo ser más cercano en vez de cómo ser más querido”…
    Hay que estar en constante revisión; aunque el Reino es algo más que eso..

  4. Amigo José Antonio: te recuerdo perfectamente , y tú me conoces a mí también pèrfectamente. Tú, un hombre brillate en los estudios y en la música, ¿cómo puedes tener ese lapsus? Hemos sido compañeros de estudios en Teología, en El Escorial. Tú eras algún curso más que yo. Mis padres vivían en Miranda. Soy del curso de Pacorro, Jesús Hierro, etc…
    Fui Vicario Provincial en los años 70, siendo Provincial el P.Luis García Leoz. ¿Recuerdas ahora?

  5. ” Por que obstaculizar lo que Dios ha instituido?” “El No Se Puede” es un principio de los fariseos, de esos principios negativos que N. S. Jesucristo condenó.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)