El Concilio Vaticano II, y el Postconcilio

(Una gran esperanza, y una gran decepción)

vaticano2Voy a tratar de dar respuesta a una pregunta que se me ha hecho: ¿en qué cosas concretas se aprecia la involución en referencia al post-concilio? Yo diría, en primer lugar que más que en cosas concretas (que las hay) la involución se aprecia en un estilo distinto, en no seguir adelante con las reformas esperadas y queridas, en un miedo a correr ciertos riesgos necesarios, fruto del crecimiento y del “aggiornamento”.

Quiero comenzar afirmando que, no obstante, son muchos y muy ricos los cambios efectuados en la Iglesia  como fruto precioso del Concilio Vaticano II. Pero eso no quita para lamentar que podían y debían haber sido muchos más; y no lo han sido, ni lo están siendo.

La causa principal de esta parálisis o de este querer volver atrás, creo que es el miedo, la inercia, y la falta de confianza en el Espíritu. Porque en la Iglesia hay mucho miedo. Y sobre todo existe el miedo en las altas esferas y en los organismos o instituciones más conservadoras. Miedo al cambio, (aunque también existe, en otros, el miedo a que no cambie nada).

Dada la limitada extensión que necesariamente deben tener estas líneas, trataré de ir un poco a lo más concreto. También quiero decir que la involución, aunque se comenzó a notar pronto, sin embargo, no ha terminado, sino que va en aumento. El post-concilio llega hasta nuestros días.

  • En los últimos quince años ha habido numerosos teólogos que han sufrido persecución por parte de la  jerarquía. Se les ha hecho procesos nada claros, se les ha prohibido hablar y escribir, y se les ha privado de la posibilidad de enseñar. Hay miedo a la libertad de investigación.
  • Falta de trasparencia en los numerosos casos de pederastia, con la injusta ocultación de los hechos, para no dañar la imagen externa de la iglesia (hipocresía y miedo a la verdad).
  • Existe un miedo enfermizo a plantearse nuevas cuestiones sobre moral sexual y matrimonial. Miedo a perder el dominio sobre las conciencias tan explotado por la iglesia.
  • Sin negar el avance dado en la liturgia, principalmente en la celebración de la Eucaristía, persiste un miedo (que va en aumento) a la creatividad y a una mejor expresión de la fe por medio de la asamblea. No se tiene miedo a las eucaristías aburridas y sin vida, pero se teme cualquier innovación que la haga más comunitaria y participativa.
  • Existe un férreo control en todos los campos, que en definitiva no es sino un deseo de controlar y manipular las conciencias. Así es más fácil manejarlas. Gran miedo a una sana libertad responsable.
  • El nuevo concepto conciliar de la iglesia, como pueblo de Dios, como comunidad, de estructura circular,  no ha alcanzado el grado de realización esperado y querido. Antes bien, se mantiene una iglesia piramidal, con sus jerarquías, sus privilegios y su poder.
  • Muchos eclesiásticos (curas, obispos..) siguen teniendo miedo a los seglares, como si al darles responsabilidades, fueran a arrebatarles poder o privilegios, que no están dispuestos a ceder.
  • Otro campo en el que el concilio puso muchas esperanzas, fue el del Ecumenismo, el acercamiento y las relaciones con otras confesiones cristianas. También se ha reducido a algunos encuentros esporádicos sin muchas consecuencias positivas.
  • El “diálogo con el mundo actual”, que podría ser tan beneficioso para la Iglesia y para el mundo, se ha quedado muy corto. Parece que la Iglesia, o tiene complejo de inferioridad, o tiene miedo a contaminarse.
  • La complicada Curia Romana y toda su organización, debería haberse simplificado, juntamente con sus títulos honoríficos, sus prebendas y su boato. Ningún Papa ha sido capaz de hacerlo, al encontrar una dura resistencia. El poder y los honores se resisten a disminuir.
  • La teología de la Liberación, con sus muchas luces y algunas sombras, ha sido perseguida con tal fuerza, que la ha dejado maltrecha, cuando apuntaba resultados esperanzadores.
  • Si nos fijamos en las nuevas generaciones de sacerdotes que están saliendo de los seminarios (en una buena parte), vemos que tienen una gran carga de conservadurismo, que se aprecia, incluso, en la vestimenta clerical.
  • Últimamente, el Papa, ha concedido permiso a los sacerdotes para que celebren la Eucaristía con el rito tridentino (en latín, de espaldas a la asamblea, etc…)

Como decía al comienzo, no son tanto las cosas concretas (que son muchas) las que preocupan. Es el estilo de “marcha atrás”, de miedo a la novedad, de apuntalarse en las seguridades sin dar paso al Espíritu, el despreciar tanto esfuerzo de gente valiosísima y teólogos eminentes, pastoralistas con gran experiencia, lo que preocupa y da pena. Ya se oyen voces autorizadas gritando la necesidad de un nuevo Concilio.

                                                                                                             Félix González

5 Responses to “El Concilio Vaticano II, y el Postconcilio”

  1. Hasta que no se deje de ocultar el rostro de Dios, creo que van a seguir mangoneando los que lo empañan. Así, su rostro aparece con:
    El Dios que no castiga y está atento para rescatar.
    El Dios que despliega su Reino entre la gente que ve la humildad como la máxima expresión del poder de Dios.
    El Dios de la providencia que nos convierte en los aprovisionadores.
    Dios, como respuesta existencial, desvelada en la “Justicia y el Derecho”.
    Dios como alternativa ante el absurdo y la muerte.
    Dios hecho hombre, que trastoca todo concepto imaginable de Dios.
    Quiero decir con esto, que la posibilidad de revelar el rostro de Dios está en cada uno y, que un nuevo concilio, no sólo atañe a los participantes físicos; la actitud, cristiano a cristiano, es imprescindible para precipitar los cambios.

  2. Ocultar el rostro de Dios es como cuando se oculta el sol, que todo se hace noche y oscuridad. ¡Gran responsabilidad!
    Es cierto que cada uno debemos dar a conocer ese rostro misericordioso y amable de Dios. Las personas somos uno de los lugares de encuentro con Dios. Si lo tuviésemos en cuenta, es posible que otros lo encontrasen con más facilidad.

  3. Gracias por el artículo. Parece que cuando empecé a interesarme por la Iglesia esta ya se encontraba en un estado de involución avanzado y con mucho miedo entre sus miembros a pronunciarse de forma no concordante con la línea oficial. Afortunadamente, también hay siempre personas abiertas al Espíritu y a seguir buscando junto a otras, sin garantías ni seguridades.

  4. La “involución”, Ruht, empezó relativamente pronto, y ha ido en aumento. Los miedos, si no se atajan, suelen ir creciendo. A veces no se sabe a qué obedece ese miedo. Es verdad que influye la mentalidad conservadora (que es poco inteligente). Pero también hay un cierto miedo a perder posiciones, influencias y poder. Dios quiera que el Espíritu Santo dé un “golpe de estado”. Pero es mucha la oposición y los intereses creados. ¡Chao, Ruht.

  5. Ahora veo la razón tan grande que tenia el Papa cuando dijo que el enemigo más grande que tiene la Iglesia está dentro. Creo que los cristianos tenemos que ser fieles al evangelio y al Papa, cuidando especialmente la comunión entre los distintos miembros de la Iglesia. Si no nos podemos amar entre nosotros cómo vamos a llamar a los alejados a la iglesia, a conocer el mensaje de salvación que nos dejó Jesús.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)