No sabemos ni el año, ni el mes, ni el día… ni el lugar

Nacimiento de giottoSe acerca la fiesta-conmemoración del Nacimiento de Dios hecho hombre: la denominada Navidad. No cabe la menor duda de que lo verdaderamente importante de esta hermosa fiesta es el hecho de que Dios se hace uno de nosotros, asume la naturaleza humana, y nace en la historia del mundo. Esto es lo fundamental y lo verdaderamente importante. Pero, como “lo cortés no quita lo valiente” , hay otros aspectos, que no influyen en el gran misterio del amor de Dios por los hombres, pero que están alrededor del acontecimientos. Y no pasa nada si fuese así. Pero los datos y fechas no se pueden fijar al antojo, ni se pueden mantener si se descubre el error.

Tampoco tiene nadie que escandalizarse por unas fechas que nada influyen en el hecho importante del Nacimiento. ¿Qué más da que naciese un día u otro, en un mes u otro, en un año u otro, en un lugar u otro? Los hechos son tozudos, y no hay por qué no darles su lugar. Por otra parte, está el estudio y la investigación, que es una garantía de la realidad. Y donde se creyó que decía “digo”, resulta que decía “diego”. Y corregido el error, nos quedamos con la verdad, o la verdad más probable, y sólo cambia lo accidental.

Vayamos por parte: Primero: “el Mes y el día” del nacimiento de Jesús. En ningún documento histórico se nos dice. Los cristianos sintieron, muchos años más tarde, la necesidad de celebrar el nacimiento de Jesús (su “cumpleaños”), y al no tener fecha fija, optaron por el 25 de diciembre porque era una fiesta pagana que celebraba el “nacimiento del sol naciente”. Al considerar a Jesús como el sol que nace e ilumina nuestras vidas, vieron que esa fecha era oportuna. De esa manera, poco a poco, la fiesta pagana desapareció, y fue sustituida por la Navidad. Esa es la razón por la cual la celebramos ese día.

. Segundo: “el Año del Nacimiento”. En occidente contamos los años a partir del nacimiento de Jesús. Pero el monje encargado de crear nuestro nuevo calendario en el siglo VI se equivocó en sus cálculos. Con lo cual, resulta que Jesús no vino al mundo cuando se le suponía. ¿Cuándo nació entonces Jesús de Nazaret? Los pocos datos de que disponemos referentes al nacimiento de Jesús los encontramos en el Nuevo Testamento; y a partir de ellas tendremos que recurrir a la Historia para obtener datos concretos. El evangelio de S. Mateo dice:“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él.”(Mateo, 2. 1-3). Por tanto está claro que Jesús nace estando aún vivo el rey Herodes.

Pero sabemos que el tal Herodes murió el año 4 a.c. Por tanto Jesús tuvo que nacer antes también de esa fecha. ¿Cuánto antes? s? Eso ya es difícil de determinar. Pero lo que sí es seguro es que nació antes de la fecha de la muerte de Herodes. Por tanto en el año uno del calendario Jesús tendría ya, al menos cinco años.

¿Quién fue el monje que confeccionó el calendario y se equivocó?

 Dionisio el Exiguo fue un monje y astrónomo que vivió en el siglo VI d.C. A causa de la desaparición del imperio romano de occidente, Dionisio pensó sustituir el calendario romano (basado en los años transcurridos desde la fundación de Roma) por otro cristiano que tomara como origen el nacimiento de Jesús. Y así se lo propuso al Obispo Petronio allá por el año 531 d.C., en un intento por realzar la figura de Jesucristo en perjuicio de la de Diocleciano, emperador romano que persiguió constantemente a los cristianos. Pero el buen monje se equivocó en algunos cálculos, y empezó a contar unos años más tarde de lo que sería el nacimiento de Jesús.

Por último nos queda “el lugar del Nacimiento”. Tradicionalmente hemos aceptado, y pudiera ser lo más probable, que Jesús nació en Belén de Judá. Así nos lo dice el Evangelio. No obstante, hoy día hay muchos biblistas que apuntan la posibilidad de que naciese en Nazaret, lugar donde vivían José y María. No parece muy lógico ni muy prudente, que se pusiesen en camino (largo y penoso en aquel tiempo) estando María a punto de dar a luz. Belén sería una referencia histórica de la procedencia del Mesías. Decían las Escrituras que sería descendiente del David. San José era descendiente de David y oriundo de Belén; y era el padre de Jesús ante la ley. De esa manera se salvaría la procedencia  de Jesús según la tradición judía:”Y tú, Belén, tierra de Judá, de ningún modo eres la más pequeña entre las ciudades de Judá; porque de ti saldrá un jefe que será pastor de mi pueblo Israel”  (Miq.5,2).

Si nos dejamos llevar de la lógica habría que inclinarse por el nacimiento en Nazaret, pero cada uno puede pensar lo que le parezca más posible.

Quiero dejar bien claro, que nada de lo dicho en cuanto al día, año y lugar del nacimiento de Jesús es decisivo para nuestra fe. Lo importante es que “el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros”.

                                                                                                   Félix González, ss.cc.

2 Responses to “No sabemos ni el año, ni el mes, ni el día… ni el lugar”

  1. Está muy bien conocer que hay datos erróneos y otros imprecisos. También las cuestiones históricas forman parte del acercamiento a la verdad.
    El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, sí y habita, en tanto en cuanto, creamos en Él.

  2. Susan: dices bien que los datos históricos son interesantes. Pero lo que es importante es eso de que “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. Pero no sólo habitó, sino que sigue habitando entre nosotros, si le aceptamos como compañero de camino, al estilo de los de Emaus.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)