Gordos y flacos; abundancia y pobreza

gordo-flaco“La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo viene alertando desde hace tiempo. Cuando decidió calificar la obesidad como la pandemia del siglo XXI no fue por capricho, sino porque veía signos claros de que esta enfermedad iba en aumento. Ahora, por primera vez, un amplio estudio realizado en 199 países confirma, con cifras globales, esta tendencia al alza.

En tres décadas -entre 1980 y 2008- la prevalencia de la obesidad se ha duplicado en el mundo y, en la actualidad; más de una de cada tres personas la padece. En total, 502 millones de ciudadanos en el planeta (205 millones de hombres y 297 millones de mujeres) son obesos”. Esta es una de las noticias que han publicado últimamente los medios de comunicación.

La cosa da que pensar. Puede parecer una veleidad o un simple dato estadístico, pero esos números, más o menos asépticos, encierran una tragedia. Y no me refiero a las personas que padecen la obesidad, que la alimentan y persiguen. Como se suele decir: “en el pecado llevan la penitencia”, porque ni es saludable, ni es estético, ni permite hacer algo de deporte, ni…ni…

Mi reflexión camina por otros parámetros. No por el de los obesos (más bien gordos), sino por los excesivamente delgados por falta de alimentos. Esos millones de hombres, mujeres y niños obesos o gordos, son el fruto de una sobreabundante alimentación, no siempre saludable y acertada, pero abundante (salvo en caso de obesidad mórbida, que con frecuencia puede considerarse como enfermedad, y que es difícil de atajar).

Pero tantos millones de personas (incluidos los niños), que están flaquísimos, raquíticos, a punto de la inanición, se debe precisamente a la falta de alimento, que produce, hambruna, desnutrición, delgadez extrema, y muerte. ¡Muerte de hambre!

Es todo un panorama desolador que no acaba de golpear las conciencias, tanto de los gobiernos e instituciones, como de casi todos los ciudadanos del mundo. Unos podrán más y otros menos. Pero todos, más. Especialmente llama a las puertas de las conciencias de los cristianos que tenemos el mandato del amor, y el cuidado de nuestros hermanos necesitados. ¿Por qué nos atrevemos a rezar: Padre”nuestro”, si no nos sentimos hermanos y responsables de los otros? Una vez más podemos poner, si no en nuestra boca, sí en nuestro corazón, las duras y reprochables palabras de Caín:”¿Soy yo, acaso, guardián de mi hermano?”.

Muchas veces hemos visto (con horror) a esos niños del Africa depauperada, con su vientre abultado con exceso, y la carita llena de pena y de hambre. Esos no son obesos, son desnutridos, al borde de su trágico final en la flor de su niñez o adolescencia. Y mientras tanto, en los países del bienestar, seguimos haciendo régimen para adelgazar, porque el exceso de comida y la facilidad de poseerla, tienta continuamente a nuestro apetito (que no a nuestro hambre), olvidando que una parte es para compartir con el que carece. Nos comemos lo que pertenecería a otros.

Esta última reflexión puede parecer drástica, dramática y hasta exagerada. Quiero pensar que es más bien justa, realista, y vergonzante. “El que pueda entender, que entienda” (palabras de Jesús).

                                                                                                      Félix González

2 Responses to “Gordos y flacos; abundancia y pobreza”

  1. Susana me hace caer en la cuenta de un error de estadística que hay en este post. Donde dice que “más de una de cada tres personas” padecen la obesidad, debe decir:”más de diez”. Agradecido por la corrección. De todos modos es una cifra alarmante.

  2. Es como si se volviera la situación contra los excesos del mundo desarrollado: Si no hay remedio para el hambre, empiezan a crecer las barrigas grotescamente.
    Aunque la obesidad también es la cara de otro tipo de pobreza: la de los productos calóricos y baratos. Quienes están en un extremo del consumo y la información: hacen deporte, cuidan su alimentación, se satisfacen de modo que no se deforman y consumen carísimos cosméticos que igualan, en despropósito, a las firmas de moda.
    http://www.perfumesclub.com/es/buscador/detalle/14243

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)