Judas: entre el desengaño y la avaricia

Judas IscarioteEl apóstol Judas Iscariote (para distinguirlo de Judas Tadeo) siempre ha sido un personaje que ha despertado curiosidad. Se ha descrito su actitud desde puntos de vista distintos o contradictorios. A unos les ha producido rechazo, y a otros compasión.

Uno de los puntos más discutidos es el móvil que le llevó a la traición y al suicidio. Podíamos simplificar éstas en dos actitudes: ¿desengaño o avaricia? Posiblemente las dos, aunque alguna de ellas podría ser la causa principal.

Para unos, Judas fue un hombre desengañado de su Maestro, porque su postura y su enseñanza no coincidían con la idea que él se había forjado, ni respondía a los proyectos y  anhelos que había forjado imaginado. ¿Era Judas uno de los que formaban el grupo de los “zelotes”?

 Se llamaban zelotes a los miembros de un movimiento político nacionalista en el Israel del siglo I, fundado por Judas el Galileo, poco después de nacer Jesús. Los zelotes fueron la facción más violenta del judaísmo de su época. Eran también una facción de resistencia ante la dominación romana.

Es posible que Judas esperase algo más que unas enseñanzas, de aquel hombre que había aparecido en su vida, dotado de poderes, y crítico con la actividad de los dirigentes políticos y religiosos. Tal vez había entendido el “reino de Dios” del que hablaba Jesús,  como si se tratase de un reino terrenal, implantado en Palestina (su país), y que llevaría consigo la expulsión del pueblo invasor, los romanos. Y al ir descubriendo que no era esa la intención de Jesús y que hablaba de otro tipo de reino, se fue desmoralizando, decepcionando, y quiso deshacerse de aquel en quien, en un principio, había puesto su esperanza. En ese caso la causa de la traición fue el desengaño.

Sabemos por el evangelio que Judas estaba a cargo de la bolsa donde guardaban las monedas para el sustento de cada día, y que las buenas mujeres que seguían a Jesús se encargaban de irla llenando. Él era el encargado de administrarlo. Y es posible que eso fuese despertando en él un deseo cada vez mayor de poseer. En ese caso, el vender a Jesús a las autoridades por las treinta monedas de plata, aumentaría su poder adquisitivo, y satisfaría su avaricia.

¿Cuál fue la causa de un acto tan vil, como es la traición de un amigo, que le había demostrado su confianza eligiéndolo como uno de sus apóstoles, y le había confiado la administración de sus escasos recursos? ¿Fue la decepción y el desengaño por no alentar sus deseos de independencia? ¿Fue la avaricia que corrompe el corazón y ofusca la mente? Ahí queda el misterio del corazón humano. Pero fue peor su decisión de quitarse la vida, por no creer en el perdón del Maestro, a pesar de que le había visto perdonar tantas veces y con tanta generosidad.

                                                                                                                    Félix González

6 Responses to “Judas: entre el desengaño y la avaricia”

  1. Todos los días estamos ante los crímenes por violencia de género:
    Es de un débil material nuestra psique y el ‘yo’, es un loco que anda suelto.
    Siempre me ha suscitado compasión el pobre Judas; sí que supo que Jesús le perdonaba, lo conocía. Pero no pudo vivir habiéndole hecho morir.
    Le hizo ‘el trabajito’ al diablo, pero es conveniente estar atentos porque, cada momento de ira o el enfado continuado, la ignorancia de nuestras ofensas con ¡los mil millones de ofendidos! son el rastro de que el mal está presente.

  2. Todos tenemos un poco de Judas. Lo importante es saber rectificar y volver a Él, porque estamos seguros de su perdón generoso. Eso hizo Pedro, que lloró su pecado. Traicionamos constantemente a Cristo en los hermanos que no atendemos suficientemente, y los mandamos a la muerte. Ciertamente, Susana, Judas suscita compasión; su desconfianza le hizo perder tanto.

  3. Sobre el Apóstol Judas de Kariot ha sido escrito:

    “El misterio de Judas es uno de los misterios que más nos confunden. Jesús sabía que iba a morir. Es más, sabía cómo iba a morir. Su muerte estaba ya predeterminada, de modo que no cabía traición alguna, porque cualquier traición requiere el elemento de una confianza basada en una ignorancia. Piénsalo un poco. Porque Jesús insiste en que él escogió a los doce y que uno de ellos era el diablo. Mirando los hechos retrospectivamente resulta muy fácil juzgar y condenar a Judas en base a lo que otros interpretan. Pero desentrañar el misterio por sí mismo llevado sólo por el ansia de conocer la verdad, ya es otra cosa. Todos llevamos un Judas dentro de nosotros, como llevamos a un Bautista, a un Pedro, un Juan y a casi todos los personajes que figuran en los Evangelios. Si se entiende que estos escritos tratan principalmente del desarrollo interior del hombre, se comienza a ver la legión de personajes en sí mismo y también los hechos y acontecimientos que los relacionan”.

    De la Obra “El Vuelo de la Serpiente Emplumada”

    Puede encontrarse un Estudio en profundidad sobre la figura del Apóstol Judas de Kariot y su Evangelio en:

    ” Estudios sobre eI Evangelio del Apóstol Judas de Kariot ”
    http://www.thoth-moises.com/Estudios-sobre-el-Evangelio-del-Apostol-Judas.html

  4. Amigo Javier T.: Llevas razón al decir que el caso de Judas es un gran misterio. Pero creo que el misterio, sobre todo está en la libertad omnímoda del hombre. No creo que podamos sostener la teoría de la predestinación, porque en ese caso se niega la libertad de obrar. ¿Jesús sabía cómo iba a morir? Supongo que únicamente lo fue descubriendo al final, porque los hechos iban cantando, y los avisos y peligros se cernían como una tormenta . Judas fue libre para vender o no a Jesús. No me meto en su culpabilidad , ya que los condicionamientos , a veces, son tan fuertes, y la obcecación tan grande, que rebajan mucho la culpabilidad. Pero fue un acto libre y, por tanto responsable. Que Dios mismo le juzgue; que seguramente lo habrá hecho con benevolencia, lo mismo que hubiera encontrado el perdón de Jesús si se hubiera arrepentido, y acercado a Jesús. Eso hizo Pedro.

  5. El evangelio de Cristo no “creo” no debe ser leído como una historia terrenal y menos a letra muerta ya que pienso firmemente, estos son un mapa que apuntan hacia un camino espiritual, tal como lo revela esta frase expuesta por Javer T:

    “Todos llevamos un Judas dentro de nosotros, como llevamos a un Bautista, a un Pedro, un Juan y a casi todos los personajes que figuran en los Evangelios. Si se entiende que estos escritos tratan principalmente del desarrollo interior del hombre, se comienza a ver la legión de personajes en sí mismo y también los hechos y acontecimientos que los relacionan”

    cuando se lee la Biblia como suceso histórico, se pierde la mayor riqueza de su contenido que es esencialmente espiritual, hay que aprender a leer con significado para hacer luz sobre estos relatos, creo que a eso se refería la frase:
    “El que tiene oídos para oír, oiga”

    saludos

  6. disculpen, la traición que generó judas, creo un ambiente de desconfianza a su alrededor, que si traicionó a Jesús por 30 monedas de plata, a mi también me traicionará, el desespero de que nadie confiaba en el, lo dejo perplejo, tanto llego el desespero, que tiró las monedas de plata a los rabinos, como tratando de enmendar el mal que había echo, y los rabinos se burlaron de el, cuando se fue, estos malvados compraron una viña, que descaro, luego judas ante la desconfianza que generó su acto, termino en una depresión terrible, que terminó quitándose la vida, es posible que los demonios aprovecharan para atormentarlo y llevarlo al desespero, los demonios no pierden una oportunidad de oro como esa.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)