El perdón a cuatro bandas

El domingo pasado el evangelio nos proponía una de las cosas en las que encontramos mayor dificultad a la hora de ponerlas en práctica: la corrección fraterna. Y hoy encontramos otra enseñanza de Jesús, no menos difícil: el perdón, concedido desde el corazón. El evangelio de este domingo nos habla de cómo debemos perdonar. Y lo hace a partir de la pregunta de Pedro a Jesús: “Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo, hasta siete veces?”  La respuesta de Jesús debió sonarles a los apóstoles, como algo excesivamente  exigente:”No os digo que siete veces, sino setenta veces siete”. Es decir, siempre. Y les cuenta una parábola que ayuda a entender lo del perdón de Dios: el criado que es perdonado por su amo, pero que no sabe perdonar a su compañero. El perdón no es nada fácil en ocasiones. Porque no se trata solo de tratar de olvidar la ofensa, o hacer como que se olvida, quedando bien archivada en el corazón. No. Se trata de perdonar cordialmente, con generosidad, como nos perdona a cada uno el mismo Dios. Cuando rezamos el Padrenuestro, decimos a Dios: ”perdónanos como nosotros  perdonamos a los que nos ofenden. Si Dios nos hiciese caso en eso, arreglados estábamos. Si caminásemos por el sendero del perdón lograríamos que se transformase el mundo. Pero hay mucho odio, mucha revancha, poco perdón de corazón. En el libro del Eclesiástico (A.T.) se dice: “¿Cómo puede un hombre guardar rencor a otro y pedir perdón al Señor? No tiene compasión de su semejante, ¿y pide perdón de sus pecados? Si uno no perdona ¿quién le perdonará sus pecados? La Palabra del Señor nos urge a la compasión, a la misericordia y al perdón. La parábola en cuestión, termina castigando al que no supo perdonar a su compañero, y con estas palabras:”Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada uno no perdona de corazón a su hermano”. Pero no vale cualquier apariencia de perdón, debe ser un perdón cordial, respetuoso, sin resentimiento. Al estilo de Dios. Al estilo de Jesús, que en el momento que lo crucificaban, exclamó:”Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Ahí iba incluido su perdón a los verdugos, tratando de disculparlos. El,l evangelio nos urge a escuchar la Palabra del Señor, que nos está perdonando a todas horas, al menor atisbo de arrepentimiento. Hace unos días he recibido un “power point” sobre el perdón, que aprovecho para resumir su mensaje (sin imágenes). Habla de cuatro tipos de perdón:

Primero. Perdonarse a sí mismo. Algo importante, porque muchas veces la desazón o malestar por nuestras equivocaciones, nos pueden perseguir toda la vida. Y es necesario que estemos en paz con nosotros mismos, perdonándonos nuestros fallos.

Segundo. Perdón a otros.  Fundamental si queremos estar acordes con la enseñanza de Jesús en el evangelio, y si queremos poder rezar sin sonrojo el padrenuestro.

Tercero. Perdonar a Dios. Esto suena más raro. Algunos piensan que son fallos de Dios  cuando creemos que no nos escucha o nonos concede lo que le pedimos; y también en los casos de tragedias naturales con cientos o miles de personas inocentes; y necesitamos perdonarlo. ¡Ingenua suposición!

Cuarto. El perdón que recibimos de Dios Padre constantemente. La parábola del evangelio, a la que hemos hecho referencia, lo aclara.

                                                                                                                          Félix González

6 Responses to “El perdón a cuatro bandas”

  1. Dejo este cuento corto de Borges.
    .
    Abel y Caín se encontraron después de la muerte de Abel. Caminaban por el desierto y se reconocieron desde lejos, porque los dos eran muy altos. Los hermanos se sentaron en la tierra, hicieron un fuego y comieron. Guardaban silencio, a la manera de la gente cansada cuando declina el día. En el cielo asomaba alguna estrella, que aún no había recibido su nombre. A la luz de las llamas, Caín advirtió en la frente de Abel la marca de la piedra y dejó caer el pan que estaba por llevarse a la boca y pidió que le fuera perdonado su crimen.
    Abel contestó:
    -¿Tú me has matado o yo te he matado? Ya no recuerdo; aquí estamos juntos como antes.
    -Ahora sé que en verdad me has perdonado -dijo Caín-, porque olvidar es perdonar. Yo trataré también de olvidar.
    Abel dijo despacio:
    -Así es. Mientras dura el remordimiento dura la culpa.

  2. Susana: precioso cuentecito, y muy “ad hoc”. Con ejemplos se entienden mejor las cosas. Gracias por enviarlo.

  3. […] + El P. Felix González reflexiona sobre el texto de este domingo en Corazones en Red: El perdón a cuatro bandas […]

  4. Muy bonito el cuentecito ,de Susana y como siempre muy asertado , pero que dificil es perdonar y mucho mas olvidar, pero yo me pregunto es mas facil perdonar cuando el perdon sea pedido con umildad y reconosiendo que nos merecemos el perdón, si no somos capaces de pedir el perdón como bamos a olvidar y mucho menos como , perdonar de corazón .

  5. Querida Manuela: llevas toda la razón en advertir que el perdón no es nada fácil. Hace falta mucha humildad , y la ayuda de Dios. Gracias por escribir.

  6. Expository, papers that are narrative, and persuasive, descriptive are the 4 major types of essays. Find out about structure, their intentions, and structure. Discover the Bluebook with this manual, including the definition elements, and the way to cite resources. https://www.jimmytamborello.com/

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)