Fiesta de Cristo Rey… pero ¿qué rey?

En este último domingo del tiempo ordinario, celebra la Iglesia el día de “Cristo Rey”. El próximo domingo comenzamos ya con el tiempo de Adviento, preparatorio a la Navidad.

¿Qué significa eso de que Cristo es Rey? Significa que es el Señor del mundo y de los hombres.  Desde luego, él nunca se apropió ese título, salvo una vez, y aclarando los términos. Solamente cuando Pilatos le pregunta: ¿luego tú eres rey? Jesús contesta afirmativamente; pero aclarando que su reino no es de este mundo. No obstante, Pilatos redactó y mandó poner en la cruz la inscripción “INRI”, la cual se traduce al español como: “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos”. El profeta Isaías (66, 1-2) que es posterior al exilio del pueblo judío: pone en boca de Dios estas palabras:”Así dice el Señor: El cielo es mi trono, y la tierra, el estrado de mis pies… todo eso lo hicieron mis manos, todo es mío”.  Y añade a continuación:”Pondré mis ojos en el humilde y el abatido…” .

Cuando Jesús habla de Dios, no le llama rey. El título que le gusta emplear es el de “Padre”. Y como Padre quiere estar cerca de sus hijos, sobre todo de aquellos que son más necesitados, más débiles. Por eso Jesús predica el reino (o el reinado) de Dios. Como dice el prefacio de la misa de esta festividad, es “un reino eterno y universal, el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, del amor y la paz”.

Por eso el evangelio de hoy es el que mejor describe a Jesús como Rey. Basta con leerlo o escucharlo. Mateo, en ese cap. 25 (31-46), construye una escena de ficción, figurando el final de los tiempos, y el juicio final. Todos los hombres que en el mundo han sido, están ante el Señor, el Rey, que va a impartir justicia. Y lo que resalta a la hora de rechazar o acoger a unos y otros, no es otra cosa sino las obras de misericordia que cada uno haya realizado a lo largo de su vida: “venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estuve desnudo y me vestisteis, fui forastero y me hospedasteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”. Y otros son rechazados por no haber hecho nada de eso.

En eso consiste el verdadero reinado de Dios en este mundo. Ni corona de oro, ni cetro, ni púrpura; sólo las buenas acciones y la ayuda que prestemos al necesitado.

Hubo un tiempo en que la realeza de Cristo se interpretó de manera muy distinta y, tal vez, poco acertada, aunque concorde con las ideas que se vendían entonces, que giraban en torno a la no independencia de lo secular.

La ideología sobre el reinado de Cristo se expone en la encíclicaQuas Primas[“ del papa Pío XI publicada en 1925. De esta encíclica se ha dicho que es “posiblemente una de las peor entendidas y de las más ignoradas de todos los tiempos”. El Papa Benedicto XVI ha señalado, como hizo su predecesor, Juan Pablo II, que el reinado de Cristo no se basa en el “poder humano” sino en el amor y el servicio a los otros.

Sin embargo, algunos movimientos adoptaron la expresión “Cristo Rey” como grito de guerra. Fueron, entre otros: Los realistas en Francia) Los Cristeros, luchando contra la persecución del anticatólico y anticlerical presidente Plutarco Elías Calles, en Méjico. El Rexismo, en Bélgica, movimiento de extrema derecha similar al Fascismo italiano y a la Falange española.

En España: El grito de “¡Viva Cristo Rey!” fue usado por el bando nacional y principalmente por los carlistas, durante la guerra civil española (1936-39). Posteriormente fue de nuevo utilizado por “Los guerrilleros de Cristo Rey” formación de extrema derecha al final del franquismo y durante la transición democrática española.

Alegrémonos por tener a Dios por Rey, pero un rey que es misericordia, compasión, amor, justicia; porque el que quiera vivir ese reino, tendrá que vivirlo así. Digamos desde el fondo de nuestro interior: ¡Venga a nosotros tu reino, Señor; Reino de paz, de justicia, de amor!

                                                                                                         Félix González

 

 

8 Responses to “Fiesta de Cristo Rey… pero ¿qué rey?”

  1. ¡Cómo me gusta tu reflexión! Siempre el título de Cristo Rey me ha resultado incomprensible, sólo desde los parámetros que utilizas puede tener algún sentido aunque prefiero otros epítetos que representan mejor a Jesucristo.

  2. P. Félix, se te echaba de menos en este areópago.
    (Mensaje escrito al alimón entre Paco Egea y Paco Piñero)

  3. Hola Ilusiones: me alegro mucho de haber contribuído modestamente a clarificar un poco el sentido de la expresión “Cristo, Rey”. Coincido contido en ue hay otros nombres más consoladoresy acertados para llamar a Dios: el de Padre. Gracias por leerme y escribir.

  4. Saber que a uno se le echa de menos, amigos y hermanos Paco Piñero y Paco Egea, es reconfortante. Ya sabéis la causa de mi silencio. Ya e encuentro mejor y vuelvo a las malas costumbres de escribir. Este último post hace el número 400 de mi Blog. Gracias por escribir. Un abrazo.

  5. Rey de los últimos, Rey abajado, Rey de un Reino de hermanos y no de súbditos, Rey con el poder absoluto para neutralizar cualquier otro poder conocido por el hombre.

  6. ¡ Viva Cristo Rey !

  7. Que viva mi Cristo, que viva mi Rey
    que impere doquiera triunfante su ley,
    que impere doquiera triunfante su ley.
    ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Cristo Rey!

  8. This is extremely fascinating substance! I have completely appreciated perusing your focuses and have reach the conclusion that you are right about a significant number of them. You are extraordinary.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)