María dijo: “Soy la esclava del Señor”

                     

 (IV Domingo de Adviento: Lc 1, 26-38)

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Hoy Hoy día, la palabra “esclava” suena muy fuerte; suena peyorativamente; suena a carencia de voluntad propia, de sometimiento servil, de falta de personalidad. Decir, hoy día que uno es un esclavo de lo que sea  (del trabajo, de la droga, de, de…) no es un elogio, sino, más bien, un desdoro.

Y María, ante el ángel, que le anuncia, de parte de Dios, que va a ser nada menos que la madre del ”Esperado de las naciones”, contesta que es “la esclava del Señor”. El sometimiento de una persona al poder de otra, es denigrante e indigno. Pero el sometimiento a  la voluntad de Dios, es lo más grande que se puede hacer. Por eso, María somete su voluntad a la de Dios; acoge el mensaje de Dios sin pedir más explicaciones que las necesarias, para que su asentimiento sea razonable; pone su voluntad en la de su Dios y Señor. ¡Esta es una de las grandezas de María! Estas son las señas de identidad de su humildad, de su confianza, de su fiarse sin dudar.

El nombre de “MARÍA” es de origen Hebreo. Y significa la “elegida”, la “amada por Dios”.  ¿Podía haberse escogido un nombre más acertado para la que iba a ser la “llena de gracia”?

En este evangelio vale la pena destacar dos cosas: una por parte de Dios, y la otra por parte de María, la Virgen. Por parte de Dios debemos admirar y agradecer el hecho de encarnarse en una mujer, y en ella en toda la humanidad. La grandeza de Dios hecha carne de nuestra carne, débil, sufriente, humano.

Por parte de María, creer contra toda evidencia, esperar superando  la propia limitación, amar con todas sus fuerzas. Y como fruto de ese encuentro… el Salvador. Ella dirá en casa de Isabel:”El Señor ha hecho en mi grandes cosas, porque ha mirado la humildad de su esclava”. Isabel dirá a su vez: “Eres bendita entre todas las mujeres”. Y todas las mujeres, y toda la humanidad, es bendecida en ella.

¡Qué hermoso evangelio el de este cuarto domingo de Adviento!  La Virgen está preñada de Dios, y nos lo entrega después de vivir su propio adviento de nueve meses. Dará a luz al Hijo de Dios, y seguirá viviendo en la humilde Nazaret, sin renombre, sin honores ni privilegios humanos. SOLAMENTE el privilegio único e irrepetible, de ser la Madre del Esperado.

“El ángel entró a donde estaba María, y le dijo: Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo”.

“Y María contestó: Hágase en mí según tu palabra”

Y la dejó el ángel.

                                                                                                               Félix González

 

 

 

One Response to “María dijo: “Soy la esclava del Señor””

  1. Esclava del Señor, como opuesto a esclavos del yo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)