Homilía del Domingo V del tiempo ordinario

(Marcos. 1, 29-39)

Seguimos leyendo el Evangelio según San Marcos durante este “tiempo ordinario” de la liturgia.  Se nos sigue presentando la actividad de Jesús: predicación por toda la región de Galilea, milagro en la casa de San Pedro, ratos de oración, liberación de las personas encadenadas por la enfermedad, etc…

Yo hoy querría destacar algo que es sorprendente dentro de la gran actividad de Jesús. Vemos cómo continuamente es seguido y perseguido por la gente, esperando de él los ansiados milagros y curaciones. Y Jesús los atiende, aunque la jornada sea agotadora. Pero lo que Jesús hace y destaca más, además de su actividad, predicando, es que sabe dar a cada cosa su importancia. No se deja vencer por el deseo del triunfo fácil y espectacular de los milagros. Los hace cuando cree necesario para dar señales de la llegada del reinado de Dios, que ya empieza con su presencia, su predicación y sus milagros de curaciones.

Se había refugiado en la casa de Pedro para darse un momento de descanso en medio de tanta actividad. Allí curará a la suegra del apóstol, que estaba “enferma con fiebre”. Pero también atiende a los numerosos enfermos que acuden al enterarse de que estaba allí. Y lo hizo, como dice el evangelio, hasta el anochecer, porque la gente se agolpaba a la puerta.

Después de dormir algunas horas, se nos dice que se levantó de madrugada, y se marchó al descampado, y allí se puso a rezar. Pasado un tiempo, sus discípulos lo encontraron y le dijeron que otra vez la gente le buscaba. Pero Jesús prefirió ir a otras aldeas a predicar el mensaje de Dios.

Dos cosas importantes: la primera es que Jesús, a pesar de su actividad, no abandona la oración. Si era importante hablar con la gente, tanto o más importante era hablar con su Padre Dios. Y en segundo lugar, no le importa dejar por algunos momentos a aquella gente que le buscaba pidiendo grande prodigios y curaciones llamativas. Otros pueblos, otras gentes necesitaban, también, escuchar su palabra. Y Jesús va a lo esencial de su misión, sin importarle alcanzar más prestigio o fama.

Cuantas veces nos escudamos en que tenemos mucho que hacer, para restarle tiempo e importancia a la oración, tan necesaria para que nuestras labores tengan más sentido. El Papa Pio XII, decía que  la oración era la respiración del alma. Y así como un cuerpo no puede vivir sin respirar, así tampoco podemos dar sentido a las cosas sin la oración. Un creyente que no se comunica con Dios por medio de la oración, es como un cuerpo que no come lo suficiente. Coge anemia y se debilita; incluso le puede producir la muerte. En el cristiano le sucede la muerte espiritual, si la oración no forma parte esencial de su vida.

                                                                                                   Félix González

6 Responses to “Homilía del Domingo V del tiempo ordinario”

  1. Sí y sí, pero ¿sabemos meditar? es algo que se ha escatimado en mi generación y arrastramos una gran carencia: Después de sacudirnos la moralina, el infierno y el cumplimiento, pensamos que no había otro camino que la sensibilidad social ni otra teología que la de la liberación. Pero hemos ido sabiendo que “sin Dios no podemos hacer nada” y la oración es la puerta de acceso a nuestra dimensión espiritual que impregna de este modo el resto de las capacidades.
    Tenemos que identificar obstáculos, como el autocentramiento o la dificultad para abrirnos a lo nuevo, para sintonizar con la voluntad de Dios.
    No debemos de ser buenos cristianos, sino que tenemos que retroceder a nuestro ‘esencial ser’ porque allí está el Cristo que ha comenzado el Reino. Nosotros, circundados de ‘ego’, resultamos insuficientes aunque tengamos buena voluntad; pero también nosotros, deshojados de nosotros mismos, permitimos la irrupción del Reino con toda la santidad que Dios quiera.
    No somos santos, el santo es Dios en nosotros. Por eso, la importancia de la oración que es el momento que nos quitamos el traje gris de lo que pretendemos, para ser revestidos de “la luz que vino a los suyos”.

  2. Hoy, sí has estdado sobrada. Muy bien. Me gusta mucho tu comentario. Es verdad que no es fácil meditar; es posible que no nos hayan enseñado a tiempo. Si estuvieras en mi parroquia, te cedería la homilía de vez en cuando.

  3. What a post I’ve been looking for! I’m very happy to finally read this post. 토토커뮤니티 Thank you very much. Can I refer to your post on my website? Your post touched me a lot and helped me a lot. If you have any questions, please visit my site and read what kind of posts I am posting. I am sure it will be interesting.

  4. This could be a good learning platform. Let’s maximize this!

  5. I have never been part of a figure competition, but I applaud anyone who does. I know it takes some serious dedication and hard work! You are amazing!

  6. Much obliged to you for your remark. I trust this article will assist you with developing/begin your business!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)