Domingo III de Adviento

bautista fano(Los pobres son evangelizados)

Juan Bautista, el que bautizó a Jesús en el río Jordán, había sido encarcelado por el rey Herodes. Se encontraba encerrado en la cárcel de Maqueronte (que estaba en la actual Jordania). Los discípulos de Juan estaban inquietos y desconcertados, porque no sabían si debían seguir a Juan o a Jesús, que había empezado a predicar. Entonces Juan envía a dos de sus discípulos para que pregunten a Jesús si es él a quien esperaban, o debían esperar a otro.

Y Jesús les responde: “Id y decidle a Juan lo que estáis viendo y oyendo: “los ciegos, ven, y los inválidos, anda los leprosos son curados, y los sordos oyen; los muertos resucitan; y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia”. Algo parece que no encaja, que no tiene correspondencia. Si los ciegos ven, los cojos anda y los leprosos se curan, resulta un tanto chocante y falto de lógica. Parece que debiera decir “y los pobres se hacen ricos”. Pero, no; dice “y los pobres son evangelizados”. Pero es que Jesús no quiere cualquier riqueza para los pobre, sino la mayor de las riquezas que es ser evangelizados, conocer a Jesús, amarlo y ser amados por él. La otra riqueza, también, pero no es lo principal.

Últimamente, el Papa Francisco está insistiendo mucho en que tenemos que acercarnos a los más pobres. Insiste en que nuestra dedicación apostólica debe acercarse a las periferias, a los que están en las márgenes de la sociedad, los desposeídos, los pobres. Acercarse a las periferias geográficas y las periferias morales. A las zonas del mundo de mayor abandono, y a las personas alejadas de Dios. Todas las periferias existenciales, donde hay sufrimiento, soledad y degradación humana.

Esa es la misión de a Iglesia: buscar la oveja perdida o abandonada (sin desatender a las que están seguras en el redil).

Para ello, debemos ir con la mochila repleta de misericordia, de comprensión, de fraternidad y de amor, a imitación de Jesús. Tratando de curar a tantos “heridos” por la vida y por el egoísmo de los hombres. Esta es nuestra misión como seguidores de Jesús.

Y, además, debemos acercarnos a ellos, con sencillez, con humildad. No desde la prepotencia, no desde el paternalismo que humilla, no desde la compasión, sino desde el amor de Dios que ama a todos los hombres, y tiene debilidad por los más necesitados.

Y si no nos acercamos a esta realidad en la medida de nuestras posibilidades, ¿con qué cara podemos acercarnos a Dios? ¿Haremos como el levita o el sacerdote, o nos posicionamos al lado del samaritano?

Bajémonos del burro, rompamos nuestros planes, atendamos y curemos las heridas del maltratado, y dejemos algo de nuestros bolsillos para quienes los tienen siempre vacíos.

Félix González

One Response to “Domingo III de Adviento”

  1. Comulgo contigo palabra por palabra.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)