“El pan nuestro de cada día, dánosle hoy”

redondo-sb-400-gr(Mt.6,11)                                  

Llamamos “el pan” a los alimentos que necesitamos para subsistir. Al pedir el pan, pedimos, también, los demás alimentos, porque no vivimos solo de pan. El pan de cada día es el que necesitamos cada día, sin almacenar demasiado. Lo importante es que no falte lo necesario, pero sin ser avariciosos.Y menos, todavía, sin robarles a otros lo que les pertenece.

Desgraciadamente, no todos pueden participar de ese ”pan de cada día”. Pero no es porque falten en el mundo alimentos sobrados para todos, sino porque hay quien se apodera de lo suyo y lo de los demás. ¡Cuántos inmensamente saciados y hartos! Y ¡cuántos hambrientos, carentes de todo!

La solidaridad y el compartir, son palabras que pueden llegar a desaparecer, por falta de uso.

Pedirle a Dios “el pan de cada día” es pedirle que a todos les llegue su ración suficiente, que nadie tenga que pasar hambre, porque otros engordan a su costa.

Pero también podemos pedir en esa petición, y al mismo tiempo, el Pan de la Eucaristía. Que no nos falte, que no le falte a nadie el encuentro con el Pan que es donación, entrega, Jesucristo resucitado. Ese pan, que sin dejar de serlo, acoge la presencia del Resucitado, para el perdón de los pecados y para sostén de nuestra vida espiritual.

Ojalá que en aquel que lo reciba, se vaya obrando un proceso de “cristificación”, volviéndose, gradualmente más parecido a Jesús. Que podamos llegar a decir con Pablo:Ya no vivo yo, es Cristo quen vive en mí”. (Gál 2, 20).

Jesús, una vez resucitado de entre los muertos, debía ocupar su puesto junto al Padre. Pero también le necesitábamos en la tierra. Por eso ideó el modo de irse y de quedarse. Y escogió el pan, por su universalidad, su sencillez y su bondad.

Tener el privilegio de recibir a Jesús en el pan y el vino, en la communion, es el regalo más grande que podría habernos dejado el Señor.

Cuando pedimos el pan nuestro de cada día (el pan material) tenemos que estar dispuestos a compartir el nuestro con el que no tiene, o no tiene suficiente. De lo contrario estamos pidiendo solo para nosotros, y creando una petición egoista. Dios puede ayudar, y ayuda. Pero lo hace, con frecuencia (lo quiere hacer), por medio de nosotros. Los que tienen más, no es para que lo gocen en solitario, sino para compartirlo. Además, si caemos en la cuenta, veremos que el Padrenuestro lo rezamos en plural, como formando parte de un pueblo, de una comunidad, de la iglesia… y del mundo. Lo que pedimos en todas las peticiones de esta oración, lo pedimos para todos.

 

One Response to ““El pan nuestro de cada día, dánosle hoy””

  1. Great post

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)