“No echar a los perros, el pan de los hijos”

perroEste pasaje evangelico, que vamos a comentar, ha escandalizado a más de uno, por la postura inicial de Jesús, respecto a una pobre mujer extranjera. La mujer pide, a gritos, compassión. Y lo pide al”Señor, Hijo de David”. No lo pide para ella. Pero es madre y tiene una hija poseída por un demonio. (es decir, tiene una enfermedad que le hace sufrir). En un primer momento, Jesús no la hace caso, no la escucha. Solo lo hace cuando los apóstololes le piden que la atienda porque va molestando a todos, con sus gritos.

Jesús trata de razonar su postura: He sido enviado , solo a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. Esa mujer no es del pueblo israelita; es extranjera (cananea). Ella no se acobarda, porque el amor por su hija enferma, es mayor que el orgullo que tiene que tragarse; y poniéndose de rodilla, suplica:¡Señor, ayúdame!

Las palabras de Jesús son durísimas: “No está bien echar a los perros, el pan de los hijos”. (Los judíos llamaban “perros” a los extranjeros).

La reacción de la mujer, es de humildad y confianza, a pesar del fuerte reproche de Jesús. Dice: También los perros comen las migajas de pan que caen de la mesa de sus amos.

Ante tanta humildad y tanta fe, Jesús se derrumba. Lo ha hecho para probar la fe de esa mujer; pero no es necesario seguir adelante con la prueba. Ha quedado bien patente su fe, máxime siendo extranjera.

Jesús está conmovido, y simplemente, dice:¡Grande es tu fe, mujer!¡Que se haga lo que deseas!

Este pasaje nos aporta varias lecciones. Por parte de la mujer: humildad; amor a su hija, por la que no le importa pasar por una humillación ante la gente; confianza en el poder y querer de Jesús; y constancia.

Por parte de Jesús: exige fe y confianza; prueba esa fe antes de hacer el milagro; y se derrite su corazón de compasion, ante la postura de la extranjera.

Algunas personas, cuando oyen o leen este pasaje, se escandalizan. No comprenden la postura de Jesús. No se dan cuenta de que Jesús no vino solo a hacer milagros, y curar enfermos, sino también, y sobre todo, para despertar la fe en él, el Enviado del Padre.

Félix González

One Response to ““No echar a los perros, el pan de los hijos””

  1. Excelente explicación de este pasaje Bíblico ….Mil gracias

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)