Sobre este blog

Porque sobran los motivos para la indignación y porque somos muchxs lxs cristianxs indignadxs. Porque ha llegado el momento de la indignación evangélica y de la denuncia profética. Porque las calles llaman a voces a aquello que a muchxs nos lleva latiendo mucho tiempo y no sabe ni a jerarquía, ni a discriminación, ni a condena, ni a machismo. Porque es la hora de la revolución pendiente, la revolución de la Fraternidad. Porque queremos gritar en el templo, en las plazas públicas y en los palacios de los Herodes de turno que “no nos representan” y sentimos que podemos hacerlo con palabras cargadas de autoridad. Porque muchxs pudimos sentir el viento recio que aleteaba en la Puerta del Sol y en otras muchas plazas… Por estos y muchos otros motivos que resuenan desde hace tiempo en muchos corazones, nace este blog.

Aunque sólo sea por intentar dar sentido y urgencia a estos versos de Casaldáliga, cargados de ese “otro mundo posible” que llamamos Reinado, merecerá la pena:

“Es tarde

pero es nuestra hora.

Es tarde

pero es todo el tiempo

que tenemos a mano

para hacer futuro.

Es tarde

pero somos nosotros

esta hora tardía.

Es tarde

pero es madrugada

si insistimos un poco.”