Llora, come, duerme

El niño del pesebre mama con ganas, como si quisiera crecer rápido, como si tuviera que adelantarse a lo que le toca en cada momento, como si necesitara hacer muchas cosas en poco tiempo. El ritmo de llorar, comer y dormir adelanta por la derecha a las agujas del reloj. Llorar, comer, dormir. Llorar, comer, […]