Felicidades

Yo encuentro a Dios en mí misma y la amo, la amo con pasión.

Ntozake Shange

 

Hay quienes piensan que el Día Internacional de la Mujer debería ser más motivo de tristeza que de celebración, porque su sola existencia es prueba de que las mujeres no gozamos de los derechos que nos corresponden, y en cierto sentido no les falta razón. Basta ver cómo viven muchas mujeres y niñas en todo el mundo, incluso en las sociedades más avanzadas, para darse cuenta de que falta mucho para que las mujeres no suframos ningún tipo de discriminación, injusticia o violencia por ser mujeres y tengamos el mismo reconocimiento, los mismos derechos, las mismas oportunidades, la misma libertad… que los varones.

Es posible que mucha gente, ante lo mucho que falta, piense que el proceso de emancipación de las mujeres no ha hecho más que empezar, pero no es cierto. Los estudios feministas en todos los ámbitos del saber están demostrando que las mujeres hemos sido mucho más “activas” de lo que la historia ha revelado hasta ahora. En todas las épocas ha habido escritoras, mujeres que han cultivado todas las artes, que han participado en movimientos sociales y culturales, pensadoras, filósofas, teólogas, científicas…, mujeres todas que han iniciado cambios apenas perceptibles en su momento, pero tangibles a largo plazo, mujeres de las que apenas se sabía nada, porque quienes se han dedicado a consignar los acontecimientos “importantes” de la historia no las han considerado protagonistas de la misma.

Es verdad que falta mucho, pero también lo es que hay grandes logros en nuestra agenda. Los medios de comunicación, a menudo, emiten reportajes sobre los cambios producidos en la vida de las mujeres y, seguramente, hoy se hablará repetidamente del tema. La vida de cualquier mujer es muy diferente a la de su madre, a la de cualquiera de sus antepasadas. Mi vida lo es, y eso que tuve una abuela que, además de ser ama de casa, se ganó el sueldo fuera del hogar durante 36 años. Era una defensora acérrima de que las mujeres salieran a la calle a trabajar, porque, como solía decir,  “tenemos que valernos por nosotras mismas”.

Todos los logros son motivo de celebración, pero lo que yo quiero celebrar hoy es el puro hecho de ser mujer.

Dice el Génesis que Dios creó al ser humano a su imagen: “varón y mujer los creó”. Las mujeres, pues, somos imagen de Dios, al menos, tanto como lo son los varones. Parece una afirmación sencilla, fácil de asumir, pero no debe de serlo tanto, porque no hay más que recorrer algunas afirmaciones vertidas a lo largo de los siglos por filósofos, científicos, teólogos y pensadores, en general, para darse cuenta de que hemos sido más asociadas al pecado y al mal, que a la santidad y al bien. Incluso hubo un tiempo en que llegó a dudarse de que tuviéramos alma.

Pero las mujeres somos imagen de Dios. Y si lo somos, no debería causar incomodidad representar a Dios como mujer, pues es tan legítimo como representarlo como varón. Si somos imagen de Dios, invisibilizar a las mujeres equivale a ocultar ese “algo” de Dios de que somos imagen. Si cada mujer concreta es imagen de Dios, frustrar sus posibilidades significa impedir que el proyecto divino sobre la humanidad se complete. Si somos imagen de Dios, la violencia de cualquier tipo contra las mujeres en general y contra sus cuerpos en particular es rechazo frontal a la Divinidad. Si somos imagen de Dios, todo esfuerzo de promoción y liberación de las mujeres es una forma de realizar su Reinado. Si las mujeres somos imagen de Dios, es que la Divinidad también es mujer.

Por eso, hoy quiero felicitar a las mujeres por serlo. A todas las mujeres: de cualquier edad, de cualquier estado civil o religioso, de cualquier oficio o profesión, de cualquier religión o de ninguna, de cualquier país, tanto si son madres, como si no, sea cual sea su aspecto físico, su situación económica, su estado de salud, su clase social, su orientación sexual, su raza, su estado de ánimo… Felicidades a todas, porque somos mujeres, y es hermoso serlo. Y si alguna no lo experimenta así, es que algo o alguien no le están dejando ser todo lo que puede ser y merece.

Es nuestro día. Celebrémoslo agradeciendo a nuestras antepasadas que sembraran lo que hoy recogemos, homenajeándolas con nuestro recuerdo, con una mirada consciente sobre nuestro mundo y las muchas situaciones de opresión, sumisión y violencia que todavía sufren mujeres y niñas, y con la esperanza puesta en un futuro mejor, que sólo ser hará real con nuestro compromiso.

Celebremos nuestro día disfrutando de ser quienes somos, disfrutándonos.

Licencia Creative Commons
Felicidades por María José Ferrer Echávarri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

5 Responses to “Felicidades”

  1. La imagen de Dios como mujer, que tantísimo nos cuesta a nosotros, no era imposible para Isaías ¿Cómo, si no, interpretar Is 66, 11ss.?

    “para ser amamantados y saciarse en sus pechos consoladores, para gustar las delicias de sus senos gloriosos! (…)
    Sus niños de pecho serán llevados en brazos y acariciados sobre las rodillas. Como un hombre es consolado por su madre,
    así yo os consolaré ,

  2. ¡Qué bien nos has explicado los logros conseguidos y las metas que todavía se han de lograr! Gracias por recordar a nuestros lectores algo obvio pero que se olvida

  3. Preciosas reflexiones de este dia de la mujer, del Dios El y Ella. Siempre me a gustado pensar en un Dios madre y lo vi reflejado en ese Dios maternal que nos presenta Isaias 66,13 ¨Como uno a quien su madre le consuela , asi yo os consolare´¨ O tambien de tantos y tantos salmos que nos hablan de una ternura y amor que son para siempre.

    Esto choca con ese Dios justiciero y machista que nos presenta una iglesia trasnochada y caduca, que pretende mantener ese viacrucis de sufrimiento en muchas mujeres apartandolas y reduciendolas a la nada, sin darse cuenta que sin ellas Dios no esta completo, porque le falta el lado maternal que lo convierte en misericordioso.

  4. Hermosísimo.

  5. hermosismo, thank you

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)