Pisoteando dragones

Escribo contra los muchos dragones poderosos que siempre están dispuestos a lanzar su fuego destructor acabando con las esperanzas de la gente y sus pequeños logros.

Ivone Gebara

El pasado 3 de noviembre salió publicado en Adital, Brasil, un artículo de Ivone Gebara titulado “31 de Outubro de 2010: Dilma Roussef, primeira presidenta do Brasil!”. Me lo envió Geneviève, una compañera de EFETA, la Escuela Feminista de Teología de Andalucía. Cuando lo recibí, me desanimó un poco ver que estaba escrito en portugués, pero pensé que la lengua de nuestro país vecino no deja de ser una lengua romance y que quizá, leyéndolo sin prisas, podría entender su contenido. Y así fue, por lo que animo a las/os interesadas/os a que hagan lo mismo[1].

De todas formas, por si alguien no se decide a aprender portugués en plan autodidacta, haré un pequeño resumen del texto. En él, Ivone Gebara denuncia las campañas de desprestigio a las que la prensa ha sometido y somete a la recién electa presidenta de Brasil, con la esperanza, supongo, de que las y los votantes recelaran y recelen de ella. Dichas campañas, según la autora del artículo, se alimentan, sobre todo, de dos argumentos. Uno de ellos, el pasado guerrillero de Dilma Roussef; el otro, su condición de mujer, aunque como es lógico no se dice así, tan claramente, sino que se sugiere de manera más o menos indirecta, pero no por ello menos sexista y, lo que es casi peor, menos eficiente, por solapada.

La prensa presenta a Dilma Roussef como una mujer “hecha” por Lula, como si ella no reuniera méritos suficientes para estar donde hoy está, por más que haya recibido el apoyo del ex presidente Lula. Nadie debería olvidar que  es el voto mayoritario en las urnas el que permite ocupar puestos de gobierno en las sociedades democráticas, pero se olvida, y más si son las mujeres quienes logran dichos puestos. De todas ellas se sospecha la existencia de uno o varios varones que, en la sombra, las sostienen, las arropan y les indican el camino que han de seguir para ser buenas gobernantes, pero quien esto sospecha no sólo se equivoca, sino que hace evidente su desconfianza y su miedo a la fuerza, la creatividad y las capacidades de las mujeres. “Cuando la presidenta electa no tiene “primer caballero” y aparece caminando sola, apoyada en sus propios pies, completa y hablando en nombre de la nación que la eligió, los gigantes del poder sólo ven una alternativa para su miedo: desprestigiar a esa mujer y, en ella, a las mujeres”, dice literalmente –bueno, traducida por mí– Ivone Gebara. La teóloga brasileña aporta más ejemplos del desprestigio al que se somete y se quiere seguir sometiendo a la nueva presidenta, pero resume de manera magistral el fondo del asunto: “Es misoginia a flor de piel o corriendo por las venas”. La frase no tiene desperdicio.

Lo más “curioso” es que la misoginia, fundamentada entre otras cosas en el androcentrismo, es decir, en una concepción del mundo en la que el hombre-varón, es visto como la representación de lo humano, se abre camino en los lugares más insospechados. Me gusta mucho cómo escribe Ivone Gebara, por lo que, a pesar de la satisfacción que me produjo comprobar que entendía su artículo en portugués, caí en la tentación de someterlo a una traducción más “autorizada”, para lo que acudí al traductor de Google, que con todas sus limitaciones no deja de ser una ayuda cuando trato con textos en una lengua que no es la mía. Siempre lo había utilizado para pequeñas frases en inglés, un idioma en el que, como todo el mundo sabe, no existe el género gramatical, es decir, en el que los adjetivos no cambian de forma por aplicarse a un sustantivo femenino o a un sustantivo masculino. Quizá por eso mi sorpresa fue más que mayúscula cuando me encontré con que el servicio de Google traducía “Dilma é nossa presidenta!” con estas sorprendentes palabras: “¡Dilma es nuestro presidente!”.

Al principio pensé que era un error, un caso aislado, la excepción que confirma la regla, la aguja en el pajar, un lapsus del traductor… Pero la lectura del resto del artículo traducido por Google me confirmó que no, que el uso del masculino por el femenino era la norma, salvo que el adjetivo en cuestión estuviera indisolublemente unido a un sustantivo inequívocamente femenino, como “representação simbólica”, expresión que, en efecto, aparecía traducida como “representación simbólica”, y no “simbólico”.

¿Cómo es posible algo así? ¿Es que en el sistema binario que subyace al mundo informático y digital en el que vivimos, nos movemos y existimos, el masculino es el 0 y el femenino es el 1? O lo que es lo mismo, ¿el masculino es el término no marcado de la oposición, el universal, y el femenino es lo marcado, lo otro, lo raro? ¿Es que la única forma de ahorrarse unos cuantos dígitos en el software y optimizar los recursos, es hacerlo a costa de la presencia de los adjetivos en femenino, subsumiéndonos a las mujeres, una vez más en la invisibilidad? Para rematar la faena, descubrí que el sistema de traducción también tiende a utilizar el singular por el plural siempre que puede, supongo que siguiendo el mismo razonamiento: convertir lo singular en universal, invisibilizando la pluralidad. Qué puedo decir, salvo que me parece una magnífica metáfora de por dónde soplan los vientos…

Al final del artículo, Ivone Gebara describe a Dilma Roussef como a la mujer del Apocalipsis: “Hoy, ella está vestida de verde-amarillo, coronada con las veintisiete estrellas que representan los estados de Brasil. Hoy, ella ha aparecido pisando a los dragones y, con su fuerza interior, ha conseguido silenciar sus gritos y su sarcasmo”. Es una imagen alentadora, que reaviva nuestra esperanza en que podemos seguir soñando porque nuestros sueños pueden hacerse realidad. Eso sí, si nos ponemos manos a la obra. Usando sus palabras: “Tenemos que ser lo que creemos que podemos ser. Comenzar cambiando nuestros propios comportamientos, con las pequeñas cosas del día a día. Sólo así podremos disminuir la fuerza de los dragones y disminuir el miedo que inspiran”.

Ya lo dice el salmo 90: “Caminarás sobre áspides y víboras; pisotearás leones y dragones”.


[1] http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=PT&cod=52103

Licencia Creative Commons
Pisoteando dragones por María José Ferrer Echávarri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

8 Responses to “Pisoteando dragones”

  1. Te veo un poco enfadada en este articulo. Yo he seguido un poco las elecciones en Brasil y creo que una mujer como Dilma no tiene desperdicio . Con un pasado de guerrillera, unos años en la cárcel, una actuvidad social comprometida, y la afrontacion y recuperación de un cáncer recientemente, queda de manifiesto su valia. Sin duda tiene respaldos, pero no importa si son masculinos o femeninos.

    A mi me impactó cuando con lágrimas en los ojos y una vez conseguido el triunfo en las urnas, dijo que el mas importante y primer compromiso que tenia , era intentar honrar a todas las mujeres. Y dijo ¨quiero que los padres y madres miren a sus hijas y les digan que una mujer puede ser presidenta de Brasil.

  2. Como siempre una delicia leerte y que nos hayas traído la buena noticia de una mujer en la presidencia de Brasil. Como mujeres y poder no entra en la ecuación patriarcal, a muchos les saltan todos los misóginos

  3. les saltan todos los fusibles misóginos

  4. Últimamente a mí también me dicen que me ven muy enfadada cuando hablo apasionadamente sobre temas de discriminación por razón de sexo. Es muy triste que esta batalla la demos cada vez menos. Es muy triste que nos conformemos y nos acomodemos pensando que ya se ha conseguido todo porque una mujer llega a la presidencia de un país. Con Dilma, son solo 10 las mujeres que presiden países presentes en la ONU. Y todavía nos preguntan qué más queremos… Queremos representatividad. Queremos que el poder, la información, la presencia sean justos reflejos de la realidad social, compuesta en al menos un cincuenta por cierto por mujeres. Y queremos que el lenguaje no nos discrimine. Enhorabuena, Mª José, una vez más, por la sensibilidad, contundencia y frescura de tu blog.

  5. […] This post was Twitted by Everomero21 […]

  6. Me transmites muchas cosas cuando te leo.
    Muchas gracias.
    Un abrazo

  7. Muito obrigada companheira María José por traduzir e divulgar a vitoria de nossa primeira Presidenta, Dilma! A sua vitória é também nossa, de todas as mulheres comprometidas com a mudança.
    Um grande abraço desde João Pessoa, no extremo oriental da América do Sul.

  8. ¿Será casualidad que “Alice in Wonderland” libra su lucha al final de la pelicula contra un dragón?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)