Las fronteras del tiempo

El feminismo nos presenta el mayor reto espiritual de nuestro tiempo. Sin el feminismo, los tiempos venideros puede que no vengan nunca.

Joan Chittister

Aunque los comercios nos dicen que la Navidad acaba el día de Reyes, es hoy, en realidad, cuando termina este tiempo litúrgico navideño. Escribí un post justo el día de Noche Buena y no quisiera dejar escapar este día sin asomarme de nuevo al blog y compartir algo de lo que me ha rondado la cabeza durante estas fiestas.

En realidad, con el pensamiento, he escrito un montón de cosas. Es increíble lo muy inspirada que me siento justo cuando no tengo a mano papel y boli, o un teclado de ordenador, sobre todo si estoy al volante. No sé qué tipo de influencia benéfica tienen sobre mí las carreteras y autopistas, pero me activan esa parte del cerebro que encuentra siempre las palabras precisas para expresar los pensamientos, los cuales fluyen con una facilidad y una coherencia que me dejan sorprendida, como si no fueran realmente míos. Entre mirada y mirada a la carretera y al retrovisor, me propongo memorizar todas esas palabras que componen párrafos casi “redondos”, que a su vez configuran textos perfectamente estructurados, pero… es imposible. Cuando, al fin, dispongo de tiempo para escribir con los dedos, las ideas, las palabras, los párrafos, los textos… se han esfumado y tengo que pararme a pensar qué quiero decir y cómo. Exactamente como ahora mismo.

Resulta tentador reflexionar sobre las fiestas navideñas, porque confluyen en ellas sentimientos e intereses muy diferentes y, a menudo, divergentes. Cada año me sobrevienen, de manera recurrente, algunos temas que, sin duda, están marcados por mi propia experiencia de la Navidad, muy distinta según las etapas de la vida. Pero si cierro los ojos y “conduzco” virtualmente mi coche, me doy cuenta de que, este año, la música de fondo está marcada por el tiempo, mejor dicho, por el modo en que dividimos esa realidad continua y, por tanto, indivisible.

Pasé la Noche Vieja en el pueblo, con mi familia: tres generaciones en torno a la televisión, pendientes del reloj de la Puerta del Sol, de Madrid, con una docena de uvas en las manos. Cuando terminaron las campanadas, empezaron los abrazos y las felicitaciones de año nuevo. Confieso que vi la escena como desde fuera, contemplando los gestos de mis seres queridos y los míos propios, que expresaban buenos deseos y mejores intenciones. De pronto, me pregunté qué tenía ese instante de especial. Todos los días del año suenan las doce de la noche, pero el 31 de diciembre es… como atravesar una frontera, como hacer carne el paso del pasado al futuro. El tiempo es un continuum, pero los relojes y los calendarios lo reparten de tal modo que algunos días y horas se convierten en símbolos de lo que, en realidad, vivimos cada día sin darnos cuenta.

Sí, cada instante de nuestra vida es el paso del pasado al futuro. Sería maravilloso que fuéramos capaces de ser conscientes, en todo momento, de los buenos deseos que sentimos y expresamos en el paso de la Noche Vieja al Año Nuevo. En cualquier momento de nuestra vida podemos mirar hacia atrás, y hacer balance de vivido, y hacia adelante, y proyectar nuestros sueños e ilusiones. El tiempo no tiene fronteras, ni aduanas… Las rayitas del reloj no son más que una convención, como los cuadraditos que enmarcan los días en el calendario, por más que respondan a los movimientos de los astros.

El futuro no está más allá de una hora o una fecha: está aquí y ahora, como lo estuvo, en germen, en el pasado. El futuro puede inventarse, pero no se improvisa. Y, desde luego, puede frustrarse, es decir, es posible acabar con toda posibilidad de futuro para la humanidad e, incluso, para la Tierra. Nos guste o no, seamos o no conscientes de ello, podemos cerrarnos las puertas del futuro, o dicho de otra forma, podemos acabar con cualquier esperanza de que la Vida siga abriéndose camino en la historia. Nuestro futuro depende de cómo abordemos el presente y de las decisiones que tomemos individual y comunitariamente aquí y ahora.

Soy consciente de que el tiempo no tiene fronteras, pero yo también necesito hitos en el camino, por lo que he hecho algunos propósitos para este año. Como a todo el mundo, me gustaría aprender inglés y hacer más deporte… Pero, sobre todo, deseo hacer posible el futuro. Y una vez más, quiero apostar por el feminismo.

Licencia Creative Commons
Las fronteras del tiempo por María José Ferrer Echávarri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2 Responses to “Las fronteras del tiempo”

  1. A mi me pasa lo mismo en el coche y en la carretera.. es un lujo pensar y gozar de lo que se puede comunicar y compartir…yo para este año deseo de orden, priorización…etc..etc…. pero sobre todo deseo de vivir y amar…no está mal el panaroma para hacerlo.

  2. Después de los ‘Kit de princesa’ (por supuesto rosas) que he visto cómo los Reyes les siguen regalando a algunas niñas (mientras que a sus hermanos les traen juegos divertidos, de mil colores y llenos de posibilidades), quiero también, una vez más, sumarme a tu apuesta por el feminismo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)