Lo creas o no

 

Ya se sabe que, incluso cuando se anhela un cambio, nadie quiere dar el primer paso. Se necesita mucho coraje para hacer frente al qué dirán. Por eso, a veces nosotras, las viajeras, podemos dar ejemplo y mostrar una realidad diferente, que invite a la reflexión y exponga alternativas.

Diana del Olmo

 

Quienes el pasado viernes, 11 de noviembre, se sentaron por la noche frente a la tele para ver La 2 Noticias se encontraron con “la decisión inesperada y sin precedentes” –palabras textuales de Mara Torres– de que “las principales entidades financieras del mundo han anunciado que van a poner los beneficios de los diez últimos años en manos de los gobiernos”. Imágenes de euforia en las calles de Nueva York, conexión con corresponsales en dicha ciudad y en Berlín, que ampliaban la noticia enumerando los beneficios de todo tipo derivados de tal medida, declaraciones de indignados e indignadas estadounidenses, de expertos financieros y de representantes de bancos… ilustraban las diversas reacciones, en las que predominaba la alegría y, sobre todo, la esperanza.

Ni la decisión de los bancos ni las reacciones eran reales. El programa La 2 Noticias es dirigido cada viernes por un personaje diferente. Y Pep Gatell, director de la compañía teatral La Fura dels Baus, a quien se le había encomendado la realización del noticiario del día 11, decidió realizar un “informativo inventado”. En la entrevista que Mara Torres le hizo a continuación explicó por qué. Y dijo cosas sobre las que merece la pena pararse a pensar, aunque solo sea un poco.

Habló de la profunda interrelación entre realidad y ficción, de la dificultad para establecer fronteras entre una y otra, de la pérdida de las utopías, de la costumbre de pensar domésticamente y no en infinito, del poder de la ficción para combinar elementos que, por costumbre y/o adoctrinamiento mental, no se suelen poner en relación –lo que dificulta la creatividad–, del valor del humor y de la ironía, de lo difícil que es pensar cuando hay que poner todo el ingenio en sobrevivir, del poco reconocimiento social que tienen quienes piensan en el bien común –y no solo en el propio–, de la capacidad de manipular la información para hacer creer a la gente lo que se le quiera hacer creer, aunque no esté sucediendo… Es más, afirmó que no solo se puede, sino que se debe manipular la información.

Las últimas palabras de Gatell me dejaron algo confusa, porque la manipulación, en el ámbito de la información, tiene muy mala prensa: suena a engaño, a intención aviesa, a falta de transparencia, a poder disimulado, a olvido de la dignidad ajena… Nadie que se dedique a la información, en el sentido más amplio, confiesa que en realidad la información siempre es manipulada, pero lo es: desde el proceso de selección de los datos, hasta el envoltorio final en el que se nos presentan, entre otras muchas cosas porque toda información tiene una intención, y más si el marco en que se produce son los medios de comunicación. Por tanto, en toda información real hay cierta dosis de ficción que, lo queramos o no, condiciona el análisis de la realidad y, por tanto, influye en ella.

Experimentar la esperanza que la posibilidad de una noticia así despertó en mí y en algunas personas que vieron el programa me ha hecho reflexionar sobre la alarma generalizada que los informativos siembran con su tendencia, también generalizada, a dar malas noticias. Desde hace mucho tiempo, los noticiarios se abren con lo último de la crisis económica y aportando cifras no solo catastróficas, sino –lo que es peor–  catastrofistas, es decir, que pronostican gravísimos males, lo que, como mínimo, provoca miedo y desaliento y, a la larga, inhibe la capacidad de encontrar soluciones creativas, porque la urgencia del desastre y de la propia supervivencia impide pensar. Así pues, la salida del túnel no solo no se ve, sino que, paradójicamente, se aleja cada vez más. Y me pregunto si tanto desastre –y no solo económico– en los medios de comunicación no responde tanto a un deseo de informar objetivamente e, incluso, de denunciar algunas realidades, cuanto a una intención de socializar el terror –expresión muy utilizada por conocidos grupos terroristas– para impedir que las personas de a pie nos paremos a pensar y descubramos el por qué, el cómo y el para qué de esta crisis económica mundial, por poner solo un ejemplo, aunque habría miles.

No sé si la gente se tragó la noticia, es decir, si la creyó cierta hasta que se aclaró que era una invención, o si el marcado carácter positivo de la misma hizo sospechar de su irrealidad desde el principio, lo que ya dice mucho de lo acostumbradas/os que estamos a esperar malas noticias. Pero estoy segura de que la invención no dejó indiferente a nadie. Entre otras cosas, reveló que lo sedientas y sedientos que estamos de actualizar la esperanza.

Desgraciadamente, la noticia no recogía hechos acontecidos. Afortunadamente, los imaginaba, e imaginar –hacer ficción– no es mentir: es mostrar una realidad diferente, es ofrecer alternativas. En el fondo, es profetizar, porque si algo se puede imaginar, es que puede ser real. Quizás ha llegado el momento de manipular la realidad en positivo, es decir, de dar esperanza, de ser profetas, de ser viajeras y viajeros del futuro y adelantarlo imaginándolo mejor, de ser pioneros de algo diferente y, así, hacerlo posible.

* Si alguien tiene interés en ver La 2 Noticias del día 11 de noviembre de 2011, puede hacerlo en:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-2-noticias/2-noticias-11-11-11/1247384/

Licencia Creative Commons
Lo creas o no por María José Ferrer Echávarri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)