Abril lluvioso

Una lluvia quebró tu cercanía

y un futuro de luchas se perfiló en dos mapas diferentes.

En cada nuevo atardecer tú vienes

y eres cada deseo.

Carmiña Navia Velasco

 

Ya lo dice el refrán: “En abril, aguas mil”. En tiempos de sequía, solo pensar en el agua que cae del cielo, como un sabroso maná, refresca cuerpo y alma. ¡Cuánto más si el deseo de lluvia abundante y reparadora se hace realidad! Pero cuando esta se instala día y noche impidiendo que, durante jornadas enteras, se vislumbre un rayo de sol, aunque sea mínimo, un sentimiento muy parecido a la melancolía se instala, sin permiso, y tiñe de gris la mirada.

Esta tarde, como los últimos días, ha estado bañada por una luz tenue que a ratos se oscurecía como ni anocheciera y por un incesante ruido de gotas de agua que se estrellaban contra el suelo de la calle y bañaban los cristales de las ventanas. A veces, cuando llueve, me acuerdo de Blaid Runner, una película dirigida por Ridley Scott a principios de los 80. El film describe, con una estética extraña, y en su momento muy rompedora, un mundo oscuro, abarrotado de seres humanos que, a menudo, no lo parecen, mientras que un pequeño grupo de replicantes, seres de apariencia humana creados por ingeniería genética y utilizados en las colonias exteriores a la Tierra para las actividades más peligrosas y desagradables, incluida la prostitución, encarnan la verdadera búsqueda de la identidad humana y del sentido de la vida.

Es imposible resumir todos los temas de Blade Runner sobre los que se puede reflexionar profunda y prolongadamente, pero creo que lo que me hacer recordar esta película cuando llueve no solo es la oscuridad permanente de su cielo y la constante lluvia, fruto ambas de la contaminación que sufre el planeta, sino también, y sobre todo, la escena en la que uno de los replicantes –que nacían adultos y vivían pocos años–, consciente de que apenas le queda tiempo, pronuncia unas palabras estremecedoras bajo la incesante lluvia: “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-G brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”. Es difícil expresar con más belleza, en menos palabras, el drama del olvido y el valor de la vida, de las vidas concretas con todas sus experiencias, tan necesarias y tan intransferibles.

Lágrimas en la lluvia, confundidas con ella, diluidas, arrastradas juntamente, perdidas… Recuerdo que una amiga aprovechaba a llorar por sus penas cuando tenía que cortar cebolla. Así, se desahogaba públicamente, delante de quien fuera, sin levantar ninguna sospecha de infelicidad. En su caso, no había lluvia, pero las lágrimas de su dolor se confundían con las otras, las de la cebolla… Después de todo, todas las lágrimas se parecen, sea cual sea la causa que las provoca.

Creo que hay muchas lluvias que ocultan lágrimas, y muchas lágrimas de diferentes orígenes que se mezclan y se igualan, como si fueran lo mismo, aunque no medie cebolla alguna. Cada vez que aprovechamos una circunstancia ajena para sacar la ira, el enfado, la indignación que llevamos dentro y cuyas causas no sabemos o no queremos expresar abiertamente. Cada vez que nos servimos de lo que otras personas hacen o dicen para colar nuestras ideas o nuestras acciones a su sombra, como si solo fueran medio nuestras. Cada vez que nos amparamos bajo un techo que no es el nuestro, pero que sirve a nuestros intereses. Cada vez que utilizamos palabras ambiguas para nombrar la realidad sin comprometernos demasiado…

Es posible que dejar que nuestras lágrimas se confundan con la lluvia nos proteja de ver expuestos nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, y nos haga menos vulnerables al juicio y al rechazo ajeno. Pero al hacerlo, al renunciar a enseñar nuestras lágrimas o a identificarlas como tales, estamos condenando al silencio y al olvido nuestras experiencias, las que nadie más puede vivir ni transmitir.

Podría echarle la culpa a la lluvia por la sensación de nostalgia de esta tarde, de estos días. Podría responsabilizar de mi tristeza al mal tiempo, por aquello de que la falta de luz solar me priva de vitamina D. Pero si lo hiciera, ocultaría mis lágrimas, porque lo que me inquieta y me acongoja es lo que veo cuando miro alrededor. El empobrecimiento de tantas personas, los inútiles sacrificios que la gente realiza por el bien común, sin apenas derecho a queja y sin esperanza de éxito, el mundo convertido en un mercado, la vuelta, sin rubor, de ideologías que incitan al racismo, al clasismo, al sexismo. El debilitamiento de la democracia, la incesante pérdida de derechos sociales, conquistados con tanto esfuerzo, la desesperanza, la impotencia, el conformismo. Los feminicidios que no cesan, el descrédito que se arroja sobre el feminismo, el desprecio que algunos seres humanos despiertan en otros, solo porque son diferentes. Los sueños que no salen adelante, los abusos de poder, la muerte de las ilusiones…

Ya es de noche, pero hace un rato que no llueve.

Licencia Creative Commons
Abril lluvioso por María José Ferrer Echávarri se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

One Response to “Abril lluvioso”

  1. Yo también vivo como una desesperación total estos tiempos que podemos hacer.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)