Reflexión

 

Y es que posee la historia un ritmo inexorable que condena al fracaso a todo aquello que se le adelanta o que le desborda.

María Zambrano

 

La jornada de reflexión que nuestro ordenamiento jurídico tiene prevista antes de cualquiera de las elecciones políticas que se pueden celebrar en nuestro país es un tipo de veda electoral, es decir, un lapso durante el que está prohibida la propaganda política fundamentalmente con el fin de proporcionar a quienes pueden participar en la votación un tiempo para reflexionar sobre su voto sin influencias externas. Normalmente el día previo a cualquier elección suele pasarme sin pena ni gloria –quiero decir que no me paro a pensar en lo que voy a votar al día siguiente porque lo tengo decidido antes de la víspera–, pero esta vez dediqué un tiempo a la reflexión, pues para eso es la jornada, y no porque no supiera a qué partido iba a votar hoy, sino porque me pareció que las circunstancias merecían pararse un poco y pensar.

Nada más sentarme y cerrar los ojos, vinieron a mi mente los muchos miles de personas que se han quedado sin trabajo y sin casa a causa de la crisis económico-financiera, los políticos corruptos, hombres y mujeres que nos han robado no solo el dinero que es de todas/os, sino la confianza en las instituciones públicas, la desigualdad social que crece cada día que pasa, las mujeres que se ven obligadas a asumir exclusivamente las tareas domésticas porque el mercado laboral las excluye más en tiempos de crisis, los tratados de libre comercio cocinados con nocturnidad y alevosía, quienes huyen de la guerra y/o la miseria de sus países y encuentran la muerte en el camino, quienes constituyen la mercancía de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual o laboral, las personas dependientes cada vez peor atendidas, los servicios públicos en vías de extinción, los seres humanos valorados tan solo como consumidores-productores, las leyes cada vez más restrictivas, las atrocidades del Estado Islámico y el miedo que nos inocula…

Los problemas en los que vivimos, nos movemos y existimos son muchos más y, cuando tienen nombre y rostro, mucho más grandes. No es raro, por tanto, que nos sintamos impotentes, es decir, sin poder para cambiar las cosas, pero creo que hace algún tiempo que eso está cambiando y que la gente empieza a darse cuenta de sí puede, es decir, que tiene poder.

¿Qué poder? Un poder de resistencia contra el sistema hegemónico y jerárquico que empobrece a la mayoría mientras enriquece a unos pocos, que genera diferencias económicas cada vez mayores, que crea y alimenta desigualdades sociales, raciales, sexuales y de género, que considera superfluos a muchos seres humanos y no solo no los tiene en cuenta, sino que los excluye y los expulsa más allá de los márgenes, que siembra el temor mutuo y, luego, levanta muros para proteger a unos pocos, que se sustenta en la violencia contra los otros, sean cuales sean, contra la tierra, contra la vida, porque solo importan el dinero y el dominio. Un poder de resiliencia, es decir, capaz de activar los mecanismos que nos permiten sobreponernos al dolor y a la adversidad, e incluso fortalecernos a partir de las situaciones más difíciles. Un poder que se centra en lo positivo, que se agarra a la vida y que mira hacia adelante. Un poder diverso y diversificado, no concentrado en unas pocas personas, sino presente en todos y en todas, que asume diferentes formas, según quien lo ejerza, que no teme la alteridad, sino que la busca, un poder de empoderamiento, porque nace en nuestro interior, que está nuestro alcance y que se hace fuerte sumándose al empoderamiento de otras/os y tejiendo redes. Un poder tan necesario como refrescante y que empezamos a ver en nuestra manos.

Esta fue mi reflexión de ayer. Hoy voté. Y espero que el ritmo inexorable de la historia, esta vez, coincida con las esperanzas de la gente.

Licencia de Creative Commons
Reflexión by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)