De excursión en Alba de Tormes

 

Según las lecturas serán las escrituras.

Teresa de Jesús

 

El sábado pasado fui de excursión con unos amigos. Por la mañana callejeamos por las calles y plazas de Salamanca, una ciudad en la que apenas había puesto los pies una vez, y entramos en algunos edificios emblemáticos, como la catedral –la nueva y la vieja–, la Casa de las Conchas y la Universidad Pontificia. Después de comer, nos fuimos a Alba de Tormes y aparcamos frente a la inacabada basílica de Santa Teresa, convertida este año en una de las sedes de la exposición de Las Edades del Hombre[1]. No era la primera vez que estaba en Alba de Tormes, pero nunca había visto la basílica por dentro. Es un templo de estilo neogótico, diseñado por el arquitecto Enrique María Repullés para custodiar los restos de santa Teresa, cuya edificación se inició en 1898. El proyecto contaba con suficiente financiación, pero las dificultades del terreno encarecieron mucho las tareas de cimentación, por lo que el dinero presupuestado no alcanzó y, en 1933, se interrumpió la construcción. Entre 2007 y 2010, se reanudaron las obras y se cubrió parte del edificio, pero no todo.

No hace falta entrar en la basílica para saber que no está acabada, pero me sorprendió ver la nave central sin techo, cubierta tan solo con una red para evitar que entren los pájaros. Al ver la maqueta del proyecto arquitectónico inicial, lo entendí. Entendí por qué no se ha terminado de construir y me pregunté si Repullés y quienes aprobaron su diseño no se dieron cuenta de que el templo era de un tamaño excesivo para una localidad como Alba de Tormes y para una mujer como Teresa de Jesús, una santa muy grande, sí, pero muy poco amiga de superfluidades. Y creo que al edificio proyectado le sobra mucho de todo… Así que me dio por pensar si la inconclusión de la basílica no será una especie de justicia poética que ha puesto mesura donde no la había y ha acabado demostrando que ni el sepulcro de santa Teresa ni los peregrinos que lo visitan necesitaban más templo que la iglesia del Monasterio de la Anunciación, que es donde el cuerpo de la santa yace desde hace siglos[2]. Me pareció además que había cierto encanto en aquella iglesia a medio hacer, y casi espero que no se reanuden las obras…

Fuimos después al monasterio de la Anunciación y al adjunto Museo Carmelitano, por el que felicito a las Carmelitas Descalzas, que comparten en él sus tesoros materiales y espirituales, y también a quienes lo diseñaron y organizaron[3]. Me gustó mucho todo: el vídeo introductorio, las obras y los objetos expuestos, las salas en que están distribuidos, el texto de la audioguía… Sé que lo más preciado para las carmelitas de la Anunciación son los restos de la santa, pero reconozco que yo me emocioné más con otras cosas, como los objetos de la vida cotidiana de las monjas, porque imaginé las manos que los utilizaron y me pregunté qué pensaban y sentían aquellas mujeres mientras devanaban, hilaban, planchaban, lavaban la ropa, cocinaban, cortaban el pábilo de las velas… Me emocionó mucho ver el pergamino de su nombramiento como Doctor Honoris Causa de la Universidad de Salamanca y el documento que la declara doctora de la Iglesia. El primero, porque reconoce la valía y la importancia literaria de los escritos de una mujer que con su pluma, entre otras cosas, inauguró el género autobiográfico en lengua castellana; el segundo, porque pone la sabiduría y la experiencia mística de Teresa de Jesús al mismo nivel que la más alta formación teológica.

Pero creo que lo que más me emocionó fueron los facsímiles de los libros escritos por Teresa, tan voluminosos, con esa letra tan hecha y tan hermosa como difícil de leer, porque la imaginé mojando la pluma en la tinta y recorriendo con ella el papel, línea a línea, día a día, luchando consigo y con las palabras para expresarse… y venciendo. Decía ella, con mucha gracia, que “según las lecturas serán las escrituras”. Y tenía razón, porque somos lo que leemos. Sé que Teresa de Jesús fue una gran escritora porque fue una gran lectora, pero hubo en ella algo más, algo que hizo posible que la suma y destilación de los libros de caballerías, las vidas de santos y las obras de espiritualidad que leyó durante su vida dieran un fruto tan maduro e innovador, al mismo tiempo, como sus escritos. Algo que la ha hecho muy grande. Tanto que necesita un edificio sin techo para albergar lo que queda de ella.

 

[1] Las otras tres sedes de la edición de este año de Las Edades del Hombre están en Ávila y son: el Convento de Nuestra Señora de Gracia, la Capilla de Mosén Rubí y la iglesia de San Juan Bautista.

[2] Santa Teresa murió en dicho monasterio y su sepulcro siempre ha estado en la iglesia del mismo, salvo unos pocos años en que su cuerpo fue trasladado al Monasterio de San José en Ávila.

[3] Para una visita virtual: http://www.carmelitasalba.org/sepulcro-de-santa-teresa/visita-al-museo-carmelitano/

Licencia de Creative Commons
De excursión en Alba de Tormes by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)