Buenismo, paz y bien

Estado de paz verdadera no habrá hasta que surja una moral vigente y efectiva a la paz encaminada, hasta que aquellas energías absorbidas por las guerras se encaucen…, hasta que la violencia no sea cancelada de las costumbres, hasta que la paz no sea una vocación, una pasión, una fe que inspire e ilumine.

María Zambrano

 

Esta mañana, desayunando, he leído un artículo[1] cuyo autor, tras criticar a quienes se preguntan si Occidente tiene alguna responsabilidad en el yihadismo actual, afirma: “Hay que tomar partido. No es hora de seguir bañándose en las aguas tibias del buenismo. Uno se puede sentir muy satisfecho consigo mismo oponiéndose a la guerra, […] pero los tiempos exigen debates constructivos y respuestas concretas, sin cerrar los ojos a la dura realidad de que en el mundo político real no hay más remedio a veces que ensuciarse las manos, sacrificar la pureza moral y elegir entre lo malo y lo peor”. Y la guerra, por lo visto, es lo malo, no lo peor.

Todo es discutible, aunque no voy a reflexionar aquí sobre el cómo y el por qué del terrorismo yihadista, pues se trata un fenómeno muy complejo cuyas raíces y ramificaciones no es fácil desenredar ni desentrañar, por lo que no se pueden esperar soluciones simples ni inmediatas. La complejidad de la situación permite que se contemple con muy diversas perspectivas, siempre parciales y a veces difíciles de casar. La necesidad de medidas inmediatas para evitar otros atentados trabaja contra la también imprescindible reflexión sobre las consecuencias de las decisiones que se van tomando. Lo que hoy se considera positivo, mañana se revela como perjudicial, y al revés. No hay garantía de éxito ni manera de saber qué sucederá si se hace esto o lo otro, no solo porque el tiempo no es de ida y vuelta, sino también porque resulta imposible predecir todos los efectos de cualquier acto en un escenario tan complicado. Hay infinitos intereses cruzados, algunos visibles y otros muchos ocultos, que aprovechan los sentimientos de todo tipo –indignación, solidaridad, venganza, miedo…– y se entrelazan con ellos, de manera que resulta muy difícil actuar de cualquier modo sin beneficiar o perjudicar a alguien.

En un contexto tan difícil, creo que lo único que cabe es actuar en conciencia, poniendo nombre a lo que nos inclina más en una dirección o en otra, siendo conscientes de las propias limitaciones e incoherencias, mirando de cara a la incertidumbre y a la duda, pero en conciencia. Y así creo que lo hace la mayor parte de la gente, incluidos quienes hacemos autocrítica, creemos que recurrir a la guerra no es ni la única ni la mejor opción para hacer frente al terrorismo yihadista internacional e intentamos no responder a la violencia con más violencia, aun sabiendo que no siempre es posible. Tomamos partido, consciente y responsablemente, pensando tanto en el presente como en el futuro. Y, desde luego, no nos bañamos en “las aguas tibias del buenismo”.

Por cierto, el término buenismo no está recogido en el DRAE, pero dice la Wikipedia que se utiliza para “designar peyorativamente determinados esquemas de pensamiento y actuación social y política (como el multiculturalismo y la corrección política) que, de forma bienintencionada pero ingenua y basados en un mero sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados reales, pretenden ayudar a individuos y colectivos desfavorecidos”. Advierte la enciclopedia virtual que no debe confundirse con bondad, aunque compartan la misma raíz, al igual que bueno y bien, entre otros vocablos.

Me preocupa la mala prensa del bien, la existencia y el uso de términos, como buenismo, que asocian y confunden lo bueno con la ignorancia y a la gente buena con la gente tonta, como si la inteligencia estuviera siempre de parte del mal o, al menos, de la violencia. Lo cierto es que podemos ser buenos y sabios, y también malos y necios. Es más, podemos ser, a un tiempo, malos y buenos, sabios y necios. Estamos llenas/os de contradicciones e incongruencias. Y, con todo, creo que buscar la paz y tener el bien como horizonte no es un síntoma de debilidad, sino abrir la puerta a su inmenso poder transformador, porque como todo horizonte se aleja cuando nos acercamos a él, invitando a encontrar nuevos modos de alcanzarlo.

Habrá guerra en muchos frentes, no tengo ninguna duda, a pesar de los muchos deseos de paz de tanta gente. De cualquier forma, si un día soy víctima de un atentado yihadista, no doy permiso para que nadie escriba mi nombre en una bomba y la lance contra mis enemigos en memoria mía.

 

[1] Carlin, John. “¿Por qué no podemos llevarnos todos bien?”, en elpais.com:

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/11/22/actualidad/1448219833_712885.html

Licencia de Creative Commons
Buenismo, paz y bien by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

One Response to “Buenismo, paz y bien”

  1. Tu entrada me llena de dudas porque con esta actitud los alemanes no hicieron nada contra Hitler o los rusos contra Stalin ¿Cuando hay que defenderse o salir en defensa de los demás? ¿Bastan las demostraciones de paz cuando no sirven para nada? Estoy llena de dudas

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)