¿Vuelven?

Al ser humano se le debe respeto en cuanto tal, y ese respeto no admite grados.

Simone Weil

 

El martes me enteré de que se habían convocado, para el 6 de febrero, reuniones en 165 ciudades de 43 países, entre ellas Barcelona y Granada, con el fin de que los seguidores del blog Return of kings pudieran conocerse y crear “tribus de hombres”.

Indagando por la Red, supe que Return of kings –es decir, El regreso de los reyes– es una web creada por el estadounidense Daryush Valizadeh, también conocido como Roosh V, y destinada a convertirse, según sus palabras, en un “espacio seguro” para esos hombres –pocos, pero ruidosos–, que no están de acuerdo con la dirección que está tomando la cultura occidental, sobre todo en lo que a cuestiones de género se refiere. El objetivo de esta web, que lleva poco más de dos años funcionando es –y traduzco literalmente– “marcar el comienzo del retorno del hombre masculino en un mundo donde la masculinidad está siendo cada vez más castigada y avergonzada debido a la creación de una sociedad andrógina y políticamente correcta que permite a las mujeres ejercer la superioridad y el control sobre los hombres”. Para lograr dicho objetivo, Return of kings ofrece más de dos mil artículos de índole machista y, por tanto, misógina que defienden la inferioridad intelectual de las mujeres y denuncian nuestra falta de sentido de la justicia, o explican, entre otras cosas, por qué las mujeres no deberíamos trabajar –fuera de casa, por supuesto– ni votar y por qué el patriarcado es el mejor sistema jamás creado, o dan consejos sobre cómo evitar ser acusado falsamente de violación. Roosh V y sus seguidores, que tienen un concepto supremacista del género masculino, consideran que el movimiento por la igualdad provoca que los hombres tradicionales pierdan el poder y permite, por tanto, que las mujeres tiranicen a los hombres. Además creen que la eliminación de los roles tradicionales “desata la promiscuidad de las mujeres y otras conductas negativas que bloquean la formación de la familia”. Y para remediar tamaño desatino, este maestro de la neomasculinidad propone medidas como la legalización de la violación “siempre que se materialice en una propiedad privada”. Tal cual. Según él, si violar en un espacio no público fuera legal, una chica protegería su cuerpo como protege el móvil o la cartera y “evitaría encontrarse en una situación en la que sus facultades mentales estuviesen mermadas y le llevaran a ser arrastrada a una habitación con un hombre con el que no está segura”.

Sin comentarios.

Me alegra saber que, tras las muchas y contundentes reacciones en contra que esta convocatoria ultramachista internacional ha despertado, especialmente en Internet y por parte de grupos y colectivos feministas, Daryush Valizadeh ha cancelado todas las reuniones. Dice que lo ha hecho porque “no puede garantizar la seguridad e intimidad de los hombres” que querían realizarlas, aunque advierte de que no está en su mano evitar que, finalmente, se encuentren en privado.

Me alegra, digo, pero no me tranquiliza. Return of kings muestra públicamente lo que muchos dicen en privado. Es cierto que algunos hombres participan en los movimientos por la igualdad, pero son muchos más los incapaces de construirse una identidad que no se sustente sobre la inferioridad de las mujeres. No soportan que la masculinidad que defienden se interprete como lo que es: misoginia pura y dura. No se resignan a que seamos seres humanos plenos y, sencillamente, han decidido descararse, es decir, justificar ideológicamente y exponer sin complejos su intención de resistirse a cualquier cambio que ponga en peligro los privilegios que el patriarcado les proporciona. Quieren seguir siendo reyes y asegurarse la obediencia de quienes no son machos alfa como ellos. Es, pues, una cuestión de poder. Por eso, el método escogido para lograr sus fines es el de siempre: el control y la sumisión del cuerpo de las mujeres, que en cada momento de la historia ha tenido diferentes manifestaciones. Hay muchas formas de controlar y someter el cuerpo femenino, desde las más llamativas, como la mutilación genital, la explotación laboral y sexual, los malos tratos y los asesinatos machistas…, hasta las más sutiles, como los estereotipos de belleza imposibles de conseguir, el desprestigio de la libertad sexual de las mujeres, el tratamiento del cuerpo femenino como puro objeto en la publicidad…

Todo eso y muchísimo más está sucediendo aquí y ahora. ¿Y dicen que vuelven? No pueden volver, porque nunca se han ido. Solo espero que quienes creemos que la dignidad humana no es patrimonio de unos pocos consigamos destronarlos del todo y para siempre.

..

Licencia de Creative Commons
¿Vuelven? by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)