Profundizando en el problema

Allá ellos si quieren más de lo mismo.

Isabel San Martín

 

Un día de esta semana acudí con unas amigas a la presentación del último libro de Javier Gustavo Fernández Teruelo, titulado Análisis de feminicidios de género en España en el periodo 2000-2015, editado a finales del año pasado por la Universidad de Oviedo, de la que el autor es profesor titular, concretamente de derecho penal. No he tenido ocasión de hojear la obra, pero se trata de un trabajo que intenta dar luz sobre los motivos por los que el sistema no es capaz de evitar los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas –el libro no utiliza datos relativos a otros tipos de feminicidios– que se producen en nuestro país, en el periodo de tiempo estudiado, en torno a mil… En su intervención, Fernández Teruelo dejó a un lado –no sé si solo en la presentación o también en el libro– las razones por las que el feminicida mata y se centró en su perfil, algo fundamental para saber a qué nos enfrentamos.

Según el autor del libro, los delincuentes “normales” no se suicidan después de cometer el delito, pero el 30% de los feminicidas sí lo hacen, o lo intentan. Y la mayoría de los que no se suicidan, se entregan a las autoridades. Esto significa que no se sienten intimidados por la amenaza de castigo legal, por lo que las medidas penales contra este tipo de asesinatos son superfluas e irrelevantes. Para evitar estos feminicidios, por tanto, no es suficiente remitirse solo al derecho penal.

Otro de los rasgos del perfil del feminicida es la presencia de un estímulo desencadenante: la percepción por parte del varón de que la relación de dominio y de control se va a romper definitivamente porque la víctima quiere poner fin a la misma, bien denunciando, bien mediante el anuncio de ruptura de la relación. Al día siguiente de este anuncio, que dispara el riesgo de ser asesinadas, las víctimas no tienen protección, salvo que hayan denunciado, y no todas son capaces de hacerlo y mantener además la denuncia, entre otras cosas porque la situación prolongada de maltrato incapacita a muchas víctimas para enfrentarse a sus agresores. Por otro lado, el 15% de las mujeres asesinadas estudiadas en este trabajo sí habían denunciado. ¿Cómo es posible que el sistema no haya sido capaz de evitar la muerte violenta de estas mujeres?

Fernández Teruelo explicó que el problema es difícil y complejo, pero que es posible mejorar las cosas. Y para ello propone auditar los casos en que la denuncia no ha sido suficiente para evitar el feminicidio –algo que ahora no se hace– con el fin de determinar qué falló en cada caso y rectificar lo necesario. Considera, además, que los criterios para determinar el riesgo que corren las víctimas son, cuanto menos, llamativos y que se hace un perfil del posible asesino entrevistando únicamente a la víctima denunciante y con un test inadecuado, cuando en otros casos, el perfil criminológico se realiza analizando al agresor. En cuanto a las víctimas que no están capacitadas para denunciar, cree que no tomar medidas restrictivas contra el agresor –algo que solo se puede hacer si media una denuncia– no contradice la posibilidad de proteger a la víctima. Por lo visto, algunas mujeres de los casos estudiados en el libro habían acudido a centros e instituciones expresando su temor a ser asesinadas… Y es que otro de los rasgos característicos de los feminicidios analizados es que no se producen cuando las mujeres anuncian la ruptura, sino que hay un tiempo en que el agresor intenta reconducir la situación, es decir, hay un tiempo en que el sistema estaría capacitado para intervenir, pero no lo hace.

Finalmente, Fernández Teruelo señaló que el tipo de arma utilizada por los feminicidas determina la premeditación y que el homicidio y el suicidio –cuando se produce o se intenta– se planifican como una unidad, es decir, como dos momentos del mismo acto. Por último, sacó algunas conclusiones desde el punto de vista jurídico y se dieron unos minutos para el diálogo con el público.

Yo, de pronto, me vi levantando la mano y preguntándole si había encontrado coincidencias entre el perfil de los feminicidas y el de los terroristas, y me dijo que sí, que compartían algunos rasgos, pero que en los feminicidas falta la conciencia de pertenecer a un grupo y el componente ideológico. No recuerdo las palabras textuales, pero vino a decir que los feminicidas son unos hombres que no están dispuestos a perder bajo ningún concepto los privilegios de los que gozan gracias al patriarcado y que hacen lo que sea, incluido recurrir a la violencia, para mantenerlos. No sé. Si eso no es ideología, se le parece mucho, aunque los asesinos de mujeres no sean capaces de ponerle nombre –que algunos, cada vez más, sí lo son– y sistematizar los elementos que la sostienen… Esa ideología se llama androcentrismo y se encarna en el patriarcado. Y se agarran a ella como lapas, porque quieren más de lo mismo y para siempre.

Creo que hay que seguir investigando en todos los ámbitos posibles para evitar los asesinatos de mujeres, máxime si son anunciados. Pero estoy convencida de que habrá pocos logros si no se abordan, sin prejuicios, las causas.

..

 

 

Licencia de Creative Commons
Profundizando en el problema by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)