Sordera polifónica

Es necesario aprender a oír de nuevo, y ese aprendizaje podrá ser tan contagioso como la sordera.

Ivone Gebara

 

El sábado pasado tuve la reunión mensual con las mujeres de mi grupo de teología feminista. Compartimos las reflexiones sobre un texto de Ivone Gebara, titulado “De la sordera de la comunicación”[1], en el que entre otras cosas habla de lo que denomina sordera polifónica, semejante a la ceguera blanca del Ensayo sobre la ceguera de José Saramago, causada no por ausencia, sino por exceso de luz. La sordera polifónica se produce también por exceso, en este caso de ruido, o mejor, de ruidos, en los que Gebara incluye voces, informaciones, interpretaciones… que nos ensordecen porque nos impiden oír las voces más débiles, las informaciones más comprometedoras y las interpretaciones más críticas…

Me hizo gracia la coincidencia, porque hace tiempo que me llama la atención y me molesta la estridencia de los mass media. Me pregunto muchas veces con qué criterio se seleccionan las noticias, que por otra parte se dan como si los hechos sobre los que se informa formaran parte de un reality show. En los debates, que se asemejan cada vez más a los programas de entretenimiento, no prima el análisis de la realidad desde diferentes perspectivas, sino el enfrentamiento entre los participantes, los cuales no suelen escucharse y, además, parecen estar haciendo oposiciones a profeta. Y no me refiero a la profecía en su faceta de denuncia, sino en la de anticipar el futuro, como si analizar la realidad fuera, sobre todo, un ejercicio adivinatorio. Por otro lado, me sorprende el tiempo y el espacio que los medios de comunicación dedican a los detalles ‒repetidos hasta la saciedad y a menudo carentes de interés real‒ de las noticias estrella, las cuales lo son, precisamente, por la cobertura que les dan los medios, no por su repercusión en las vidas de las personas. Me mosquea asimismo la excesiva atención que reciben algunas noticias y la facilidad con la que se abandonan por completo para volcar el interés en otras más recientes. Y sé que nada de esto sucede por casualidad y que el objetivo es tenernos entretenidos en unas cosas y despistados de otras, es decir, hacernos víctimas pasivas de sordera polifónica.

¿Es posible frenar e incluso revertir el proceso de ensordecimiento?, ¿qué puede ayudarnos a descubrir la propia sordera?, ¿quién produce el exceso de ruidos?, ¿a quiénes beneficia y a quiénes perjudica nuestra sordera?, ¿qué voces se aplastan o se desoyen?, ¿cómo podemos conservar una actitud crítica, cómo podemos evitar este ensordecimiento sin aislarnos?

Ivone Gebara cree el antídoto para esta sordera es aprender a oír de otra manera, empezando por comunicarse desde el alma, a la que define como “esa metáfora que intenta expresar nuestros deseos más bonitos, nuestras esperanzas personales y colectivas. El alma es una forma poética de hablar de nuestros sueños, de nuestras utopías, de nuestras aspiraciones, de nuestra intimidad”[2]. Por tanto, destruir el alma, o no tenerla en cuenta, significa demoler lo más íntimo de las personas, volviéndolas “insensibles a lo más profundo que existe en los otros y en sí mismas”[3]. Creo que es esta insensibilidad es la causa y la consecuencia de esa sordera que impide que oigamos las voces de lo que no puede expresarse con palabras, como la naturaleza o los que han muerto, de quienes balbucean, porque no saben o no pueden encontrar palabras con las que expresarse, de quienes susurran, porque tienen poco poder o mucho miedo, de quienes gritan inútilmente, perdidos sus gritos en la algarabía de la comunicación convertida en pasatiempo, comunicación no solo ineficaz, sino paradójicamente aislante.

Personalmente, experimento el deseo de estar informada y comunicada y, al mismo tiempo, el desbordamiento de información y comunicación que me rodea. Me frustra la imposibilidad de prestar atención a todo lo que deseo y a todos los que quisiera. Siento que, para conceder tiempo y energía a algo o a alguien, tengo que restárselos también a algo o al alguien. Me aturde no saber dónde centrar especialmente el interés y noto que he perdido un poco la capacidad para contemplar. Pero también descubro que estar atenta a lo que me rodea, a lo más cercano, me conecta con todo lo demás, que lo que logro como ser humano afecta a toda la humanidad y la mejora misteriosamente, y que ninguna palabra tiene sentido si no nace de una verdad vital y va orientada al encuentro con los otros, con lo otro, sea cual sea su forma. Y no deja de ser paradójico que oír lo interior y lo cercano y comunicarse desde lo que cada uno es, lejos de fomentar el individualismo, enseñe a escuchar y lleve a lo comunitario. Aunque, que después de todo, comunidad y comunicación comparten la misma raíz…

.. 4.0 Internacional</a>.

..</a>.

[1] El artículo fue publicado en la revista Tempo e presença, n. 315 (2001) y posteriormente recogido en Gebara, Ivone, La sed de sentido: búsquedas ecofeministas en prosa poética. Montevideo: Doble Clic, 2002, pp. 115-122. No he encontrado el texto en internet, por lo que no me es posible compartirlo aquí.

[2] “De la sordera de la comunicación”, en La sed de sentido, p. 118.

[3] “De la sordera de la comunicación”, en La sed de sentido, pp. 118-119.

..

Licencia de Creative Commons
Sordera polifónica by María José Ferrer Echávarri is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)