El lío de los diáconos permanentes

En la última reunión del grupo de los cardenales elegidos con el Papa se ha reflexionado sobre el tema de los diáconos permanentes, un ministerio que cuenta con 18.000 varones en los Estados Unidos. La normativa para acceder y permanecer en el diaconado es farragosa. En primer lugar sólo se autoriza la ordenación a los mayores de 35 años cuando la edad para acceder al presbiterado es mucho menor lo que plantea ciertas preguntas ¿No será que temen una apuesta de los presuntos candidatos al sacerdocio por esta vía que no contempla el celibato y permite el matrimonio?

            Resulta, cuando menos curioso, que un diácono permanente cuando enviuda no pueda volver a contraer matrimonio si quiere conservar su ministerio. Éste ha sido el caso, muy comentado en los Estados Unidos, de un hombre que tras 50 años de matrimonio feliz se volvió a casar a los 80 años con una amiga de toda la vida. Desde ese momento se le negaron las funciones como pastor que hacía en la comunidad. El argumento para esa degradación es que prometió en el momento de su ordenación que no volvería a contraer matrimonio en caso de perder a su mujer ¿La ruptura de una promesa hace muchas décadas puede con el trabajo y el prestigio de una persona que ha dedicado muchos años a la Iglesia? ¿Rezamos por vocaciones y echamos a perder las que tenemos? También me sorprende que a los diáconos viudos se les pongan pegas cuando solicitan el acceso al sacerdocio.

            Todo esto me lleva a reflexionar sobre la posibilidad de que las mujeres puedan alcanzar el diaconado pues se abren otras cuestiones ¿Se les autorizará a contraer matrimonio? Tengo la impresión de que, en primer lugar, se está pensando en las religiosas pero resultaría flagrante una normativa distinta para varones y mujeres. En caso afirmativo ¿podrán tener hijos? Todos sabemos que la paternidad y la maternidad están vistas de muy diversa forma en nuestra sociedad y en la Iglesia. Todavía recuerdo a un obispo amigo comentar que prefería morir antes que ver a una mujer embarazada en el altar. Aunque los tiempos han cambiado me temo que mucha gente en nuestras comunidades piensa, aunque no lo confiesa, igual.

            Se hace camino al andar y las presbíteras protestantes demuestran que se pueden cambiar las reglas y no tiembla la sociedad. Es cierto que esos cambios al principio sorprenden pero que con el tiempo generan una imagen que no desentona y se convierte en muy normal. Pero tengo que reconocer que en nuestra Iglesia Católica ¡Estamos a años luz!

 

El perdón

            Las noticias de que “la Tigresa, un miembro sanguinario de ETA, salía de la cárcel tras cumplir un año de condena por cada uno de sus numerosos asesinatos ha coincidido con una situación semejante en Italia. La Corte Suprema de este país ha manifestado que Totó Riina debía ser liberado para poder morir fuera de la cárcel en dignidad.

            Totó fue la cabeza del clan mafioso siciliano, la Cosa Nostra, y se le acreditó la muerte de cientos de personas incluyendo a dos jueces convertidos en héroes nacionales: Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. No paró en eliminar a los que militaban en clanes distintos al suyo y cuando consiguió hacerse el dueño de todos ellos, su nuevo enemigo fue el Estado italiano, de aquí la muerte de los dos jueces. Se le conocía como la Bestia (la belva en italiano) por su crueldad, una prueba de ello es que, bajo su mandato, un chico de 14 años fue estrangulado y su cuerpo disuelto en ácido.

Anciano y con dos tumores en los riñones, el Tribunal Supremo ha fallado en contra de un tribunal inferior que se negaba al arresto domiciliario pues considera que Riina ya no supone un peligro para la sociedad y ordena que el recluso de 86 años sea trasladado a su pueblo de Corleone, en Sicilia para que pueda morir entre los suyos.

Muchas personas consideran que sigue manejando los hilos de la mafia desde la cárcel y por esta razón, y otras muchas, la medida ha levantado ronchas en Italia aunque hay distintas opiniones incluso entre.los partidos políticos. Dentro de la Liga Norte, Mateo Salvini, se queja de la decisión del Supremo mientras que un antiguo ministro de interior, Roberto Maroni, la aprueba. Otros proponen que reciba el tratamiento médico en la cárcel. Pero son los familiares de los asesinados los que se muestran más indignados. Salvatore, hermano de Paolo Borsellino, se ha quejado de que la simple idea de que Totó Riina pueda tener una muerte digna le repugnaba, una repugnancia de la que participan las familias de otras víctimas pues consideran que se había ensañado con sus víctimas.

En España tenemos el mismo problema pues a mucha gente no le gusta ver a los asesinos salir de la cárcel tras los años a los que fueron condenados, especialmente los familiares de las víctimas. Y también nos enfrentamos a la posibilidad del acercamiento de los presos de ETA al País Vasco, una posibilidad no tan remota como pudiera parecer. Como ciudadanos podemos tener distintas opiniones al respecto pero ¿Y cómo cristianos? Dejo la pregunta en el aire consciente de que la respuesta puede ser más fácil para unos que para otros.

 

María Magdalena

Recientemente la Fundación Princesa de Asturias ha otorgado el premio de Ciencias Sociales a la historiadora Karen Armstrong por su trabajo en descubrir el origen de las religiones y su decurso histórico con la ilusión de alcanzar el entendimiento entre ellas. De esta manera pretende acabar con los enfrentamientos cruentos entre cristianos, judíos, musulmanes así como entre las diferentes sectas islámicas.

            Ha coincidido en el tiempo con la presentación de un libro (San Pablo) María de Magdala. Una genealogía apostólica escrito por dos autoras italianas Marinella Perroni y Cristina Simonelli que también indagan sobre los orígenes de nuestra fe. Un momento oportuno porque está sobre la mesa el tema del protagonismo femenino en la Iglesia Católica lo que no es baladí ya que en muchas partes del planeta se concede a las mujeres roles de gobierno, impensables hace unas décadas. Nuestra Iglesia no puede quedar apartada de esta dinámica a expensas de perder, no sólo a las mujeres, sino también a los jóvenes que piensan de otra manera.

            Pudiera parecer que estas dos autoras, en sus análisis, estuvieran arrimando el ascua a su sardinas, algo que en la medida que se van leyendo las páginas del libro se descubre que no es cierto pues hacen un análisis riguroso de los textos y no plantean hipótesis que no tengan validez.

            Se dividen el libro en dos partes, la primera elaborada por Marinella Perroni trata de los textos que mencionan a María Magdalena en el Nuevo Testamento y la segunda, a cargo de Cristina Simonelli, nos narra sus apariciones en los apócrifos. Las dos autoras nos descubren que el protagonismo de la mujer de Magdala sufre deformaciones con el paso del tiempo, por involución en Mateo y Lucas y por evolución en Juan. Tampoco Pablo en la epístola a los Corintios alude a María en las apariciones del Resucitado lo que se puede interpretar de forma que la cadena del kerigma pascual se formó con testimonios masculinos que trataban de legitimar el protagonismo de los varones.

            En los textos apócrifos vemos que la memoria de María Magdalena permaneció viva en muchas comunidades que fueron tachadas de gnósticas lo que no contribuyó a su difusión. También pudo influir, en su declaración de heréticas, el protagonismo femenino e incluso las sospechas sexuales que siempre acompañan a las mujeres, tanto si se exulta el erotismo como si se repele.

            Mi moraleja es clara. Si analizamos el libro a la luz del siglo XXI descubriremos que las tradiciones de las mujeres en el movimiento de Jesús sufrieron modificaciones incluso durante las primeras décadas de la Iglesia. Las comunidades cambiaban las tradiciones según sus intereses y la mayoría lo hacían quitando protagonismo femenino para estar acordes con la sociedad del Imperio Romano.

            Hoy ocurre lo contrario pues nuestra sociedad occidental defiende el protagonismo femenino, aunque sea de boquilla. Ya no hay que ocultar la importancia que tuvieron algunas mujeres en el Nuevo Testamento y yo me pregunto si no estaríamos obligados a hacer una labor semejante a la de las comunidades joánicas para poner de relieve figuras femeninas con protagonismo eclesial como la de María Magdalena. Sería una forma de respetar la tradición añadiendo elementos que permitan la apertura a nuevos roles femeninos en la sociedad eclesial.

 

Sistemas para reducir la pobreza

Siempre leo con curiosidad los sistemas que establecen los diversos gobiernos para reducir la pobreza de sus habitantes para ver los que resultan más útiles. La verdad es que la India, con el nuevo sistema de reconocimiento digital, ha dado un gran paso adelante pues ha terminado con los intermediarios que se quedaban con una buena parte del pastel. Parece que el éxito de los programas actuales reside en que reciban las ayudas directamente las personas necesitadas y ya no se contempla ayudar a comunidades con la esperanza de que la riqueza se extienda a sus estamentos más bajos, porque se ha demostrado su ineficiencia.

China también ha conseguido rebajar dramáticamente los índices de pobreza pero las zonas rurales seguían teniendo tasas muy altas. El presidente Xi Jinping, cuando fue gobernador de la provincia de Fujian entre 1999 y 2002, una zona muy rica, la hermanó con Ningxia, situada en el centro del país en un entorno montañoso y pobre. La idea era compartir los bienes y el conocimiento para conseguir el desarrollo de los peor dotados pues si China no consigue resolver el problema de la igualdad de la renta, la legitimidad del partido comunista será cuestionada.

El pueblo de Minning (Ningxia), situado en un valle entre montañas y con una tierra árida donde sólo se pueden criar cabras, se ha convertido en un referente nacional. Han realizado un censo de las personas necesitadas en el municipio que dio una cifra 409 habitantes que vivían por debajo de 3200 yuanes al año, una cantidad que se considera superior al índice de pobreza. Este estudio demostró que en la lista había 37 pobres por problemas de salud, otros 77 vivían en zonas e inhóspitas, 95 eran lisiados… La ciudad recogió todos los problemas, necesidades de sus pobres y las ayudas que les proporcionaba el gobierno, dibao, creando un plan específico para cada uno. Se montaron viveros para plantas ornamentales, lugares donde se podían cultivar champiñones, se dieron cursos específicos para estos empleos y para otros creando puestos de trabajo que reportaban un sueldo anual de 20.000 yuanes a los trabajadores.

Uno de los problemas es que el dibao lo paga el gobierno central y la administración es local con lo que los receptores suelen ser los amigos o parientes de los regidores de los ayuntamientos, incluso las listas en las que aparecen los pobres están trucadas. No ayuda que muchas personas no pueden trabajar porque tienen minusvalías, algunas originadas por falta de alimentación y medicinas, tan es así que otro estudio  realizado por el Partido Comunista ha fijado que el 46% los pobres lo son por problemas de salud. Y tampoco es menor la dificultad, cuando la cantidad asignada al dibao ha ido disminuyendo desde el 2013 y hoy supone un 0,2% del PIB cuando otros países, como Indonesia están en el 0,5%.

Muchos analistas se preguntan los motivos por los que los pobres urbanos no están contemplados por el gobierno pues para éste no hay gente destituida en las grandes ciudades ya que cobran más de 3200 yuanes al año. Unos cálculos, que son ciertos, pero no tienen en cuenta el mayor costo de vida de las grandes urbes por lo se considera que hoy puede ser  mayor la pobreza en el mundo urbano.

El gobierno chino está consiguiendo que 10 millones de personas abandonen la pobreza extrema anualmente y para el 2020 se alcanzará la meta que se había fijado, un éxito indudable. Pero un esfuerzo inmenso exigirá que otros muchos, los que no se consideran pobres pero lo son, entren en estas listas ¡Qué difícil es erradicar la pobreza!

 

Los secretos inconfesables… y la confesión

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define secreto, en su primera acepción, como “cosa que cuidadosamente se tiene reservada” y me ha resultado interesante un estudio, que hacen profesores de la universidad de Columbia, sobre los secretos que tienen las personas y la manera por la que afectan a su psique. El artículo en el que publican sus ensayos aparece en la revista Journal of Personality and Social Psychology y está firmado por los profesores Slepian, Chun y Mason.

            En este trabajo demuestran que las personas guardan secretos en todos los aspectos de la vida, incluso cuando no están acompañadas pues afirman que “el secretismo es algo que puede darse a solas en un cuarto” ya que al generar frecuentes imágenes pueden dañar al bienestar pues nuestros pensamientos, se estima, abarcan un tercio de nuestra vida alerta. De aquí, que los estudios sobre la depresión sugieren que el pensamiento negativo y repetitivo produce estados depresivos mientras que la imaginación, si es positiva, genera sentimientos de bienestar. Pero además los secretos que guardamos nos hacen considerarnos no auténticos al no estar revelando situaciones o cosas sobre nuestras vidas que cambiarían el concepto que los demás tienen sobre nosotros.

            Para realizar el estudio buscaron a participantes por Internet y, vis a vis, mediante encuentros que se realizaban en el Central Park de Nueva York.  Dividieron los secretos en 38 categorías, las que consideraron más comunes: drogadicción, robo, aborto, mentiras, pensamientos de infidelidad, infidelidad sexual, haber hecho daño, deslealtad… Y les preguntaron a los voluntarios participantes si mantenían algún secreto, si les dedicaban frecuentes pensamientos y si consideraban que habían afectado a su bienestar. Una amplia mayoría confesó que tenía alguno de los secretos (13 fue la cifra) mencionados en las categorías y sólo un 2% negó tener alguno. Los que se veían afectados consideraban que les pesaban en sus conciencias ya que estaban proyectando una imagen no auténtica de sus personas.

            Me preguntarán, y con razón, los motivos que me llevan a ofrecer los resultados de este artículo, tan profesional, a los lectores pero creo que existe una conexión con la confesión católica. Con frecuencia revelar un secreto descarga la conciencia pero no siempre tenemos a mano a la persona en la que confiar, no estamos seguros de que mantendrá su boca sellada y no nos delatará. Los judíos descargaban sus culpas sobre un carnero, el chivo expiatorio, que el Sumo Sacerdote despeñaba por un precipicio. Los católicos hemos colocado mucho peso sobre nuestras culpas, creo que demasiado pues la historia de la cristiandad ha producido algunas conciencias torturadas, pero teníamos a mano los confesionarios para descargarnos, una labor que en un mundo secular llevan a cabo los psicólogos que nos cobran por unos servicios que los sacerdotes suministran gratis et amorem ¿Éramos más felices cuando había colas ante los confesionarios o ahora? Cada uno dará su respuesta.

 

La moda musulmana femenina

¿No han cambiado nada los tiempos y  las mujeres musulmanas se conforman con ir vestidas con largas sayas negras y el rostro tapado? Nuestras abuelas rurales no conocían otra cosa y se conformaban con vestir de luto riguroso tras la muerte de un familiar cercano pero hoy hay acceso a otras formas de vivir y de vestir.

            El cambio más drástico se está dando en Turquía donde en 1925 Kemal Ataturk decretó que la vestimenta occidental era la más apropiada para su nueva República. Para los varones suponía llevar zapatos, pantalones, camisas y un sombrero que desechaba al tradicional fez. A las mujeres también se las recomendó utilizar moda europea, bailar el foxtrot y trabajar fuera de sus hogares. En 1934 se las permitió votar y se prohibió el uso del velo islámico.

En los finales de los 1990, es decir anteayer, endurecieron las normas de tal forma que Fatma Benli, tuvo que quitarse el velo que cubría su pelo para defender su tesis doctoral. Algo parecido le sucedió a una diputada en 1999 que acudió al parlamento de esta guisa y fue abucheada. Pero la involución  llegó después del 2002 en el que el partido AK se consolidó en el poder y hoy hay 21 diputadas que cubren sus cabezas. Algunas personas ven una relación entre las normas de vestimenta islámicas y la mayor violencia contra las mujeres pues una enfermera en Estambul fue atacada por un hombre por llevar shorts y muchas jóvenes se quejan de que ha aumentado el clima hostil en su distrito.

            Pero desafiando la prohibida demostración de belleza femenina algunos modistos musulmanes han participado en un desfile de moda, London Fashion Week, para demostrar que se puede ser modesta e ir bien vestida. Sus modelos en la pasarela usan barniz de uñas, maquillaje, túnicas no excesivamente ajustadas y pañuelos que, al menor movimiento, resbalan de sus cabezas. Sus lápices de labios no utilizan grasa animal y los cosméticos carecen de alcohol para hacer que sus productos sean halal, pues no quieren enfurecer más a los clérigos que se oponen a estos cambios en el vestir femenino.

            La moda femenina para las mujeres musulmanas es un gran negocio, tan grande, que H&M, Tommy Hilfiger y Mango han sacado colecciones para su clientela, un camino que marcará la senda para muchos más. Incluso en Arabia Saudita la más estricta de las naciones musulmanas se autoriza notas de color en las negras abayas. Algunas voces discrepan de estas corrientes que consideran hipócritas pues se puede ir con pantalones apretados siempre que se lleve la cabeza cubierta. El tiempo nos dirá a dónde nos llevan los cambios que de momento permanecen inamovibles en muchas comunidades musulmanas. Pero ¿No sería mejor que los estados no intervinieran en los atuendos que llevan las mujeres?

Las nuevas Lilith

De la Edad Media tenemos un texto, El alfabeto de Ben Sira, que narra un episodio con una mujer protagonista llamada Lilith, que encarna las tendencias más destructivas del ser humano, otra Pandora. Lo novedoso de este texto es que aparece como la primera mujer de Adán en el Paraíso, creada por Dios para que el hombre no estuviera solo Gn 2,18. Pero el invento no funcionó pues la pareja discutía constantemente y la mujer no estaba dispuesta a someterse a sus deberes de esposa, ya que se consideraba igual a su compañero. En un momento dado, harta de la situación, pronuncia el inefable nombre de Dios, lo que la convierte automáticamente en blasfema y huye del paraíso.

            Los expertos se preguntan que llevó al autor a escribir esta tragedia y considera que la respuesta puede encontrarse en los dos relatos de la creación que aparecen en el Génesis. En el primero, los dos sexos son creados simultáneamente 1,27 y dan la sensación de igualdad pero en el segundo el varón es creado antes, seguido de las plantas, los animales y finalmente la mujer 2,20. La interpretación tradicional de esta segunda historia es que la creación de la mujer fue para contentar al varón quedando subordinada a su persona. Los que defendían la literalidad de la Biblia han encontrado una solución: si Dios había creado a la mujer en dos ocasiones, una a la vez que Adán y otra de su costilla, es que hubo dos mujeres: Lilith y Eva.

            Todos conocemos las condenas a Eva a lo largo de la historia pero en Lilith se condensa toda la misoginia. Devoraba recién nacidos y era culpable de muchas enfermedades por lo que los amuletos para defenderse de sus maniobras colgaban de muchos cuellos.

            La teología feminista ha hecho de Lilith el emblema de la libertad de la mujer pero hay que reconocer que las que intentan huir del paraíso del hogar, un infierno para muchas, se enfrentan no ya a los insultos y descalificaciones sino a la misma muerte. Muchas esposas o compañeras han pagado con su vida osarse a la independencia de los varones con los que convivían. Son las Lilith modernas que no se resignan a una vida de subordinación y luchan para conseguirlo, muchas se quedan por el camino pero marcan la senda por la que deben discurrir todas las mujeres abusadas, maltratadas y desconsideradas.

 

 

Avances digitales

Todos conocemos la facilidad con la que el dinero, para los segmentos más desfavorecidos de la sociedad, se pierde antes de llegar a los destinatarios finales – algunas fuentes hablan de que el 70% se esfuma – pero los avances digitales han contribuido a la solución del problema. En muchos pueblos indios los supermercados tienen la lista de los beneficiarios que sólo tienen que colocar el dedo en un aparato que escanea su huella digital, el proceso tarda 90 segundos y nadie puede falsificarlo. La medida parece más propia de Estocolmo o de Nueva York pero la técnica se ha introducido en una sociedad muy pobre.

El sistema ha permitido que la India de un salto de gigante en lo que respecta a la identificación de sus ciudadanos pues sólo de los que pagaban impuesto sobre la renta, que son una minoría, el Estado contaba con datos. La medida también ha resultado buena para la educación ya que han descubierto que 400.000 niños no existían y los directores cobraban por ellos o para purgar las listas electorales de las que sólo en Punjab han descubierto 800.000 personas ficticias en un Estado que cuenta con 30 millones de habitantes. También se investigan los permisos de conducir pues se sospecha que el 30% son falsos.

Pero ninguna medida se salda sin problemas pues el sistema requiere conexión a Internet y electricidad algo que muchas tienditas, en sitios remotos, no tienen. Otra complicación es que los dedos de los trabajadores manuales están dañados y el sistema no los identifica lo que se resolverá con la lectura del iris que es una técnica más barata y más eficiente.

Un nuevo libro de Mercedes Navarro

            El tiempo de Pascua es el más indicado para hablar de un nuevo libro de Mercedes Navarro con el sugestivo título de Jesús y su sombra. El mal, las sombras, lo desconocido y amenazante en el evangelio de Marcos, una obra magistral divinamente escrita que se divide en cinco capítulos. Pertenezco a una generación que potenció la divinidad de Jesucristo, a expensas de su humanidad y aunque he tratado de reciclarme, todavía hoy me sorprenden los libros que hablan del Nazareno como ser humano con una vida llena de luces y de sombras.

            En este libro se pone el acento sobre las oscuridades en la vida de Jesús que se manifestaron desde el principio por la falta de un padre biológico que, en la cultura judía del siglo I, dejaba a las personas carentes de identidad y tachadas de ignominia. La voz de Dios llamándole hijo en el bautismo del Jordán suple la carencia paterna pero no altera la consideración social pues es una voz interior que no escuchan sus semejantes. La pregunta sobre los motivos que tuvo Jesús para acudir al bautismo de Juan no tiene respuesta evidente pero, en ese lugar, se mezcla con la masa pecadora y figura como uno más. El texto, nos sugiere Mercedes, permite sumergirnos en la idea de metanoia o conversión pues las personas no están hechas al nacer sino que están llamadas a la evolución en sus vidas. Y Jesús crecía no sólo físicamente sino también en sabiduría nos dicen los evangelios.

Nos presenta la autora el paso por el desierto, al que le empuja el Espíritu, como el enfrentamiento a a un mundo desconocido, al hambre, a la soledad y a las figuras del mal, un mal moral personificado en Satanás y uno físico, representado por las fieras. Al lado de esta sombras se presentan los ángeles y allí tiene una gran experiencia espiritual que se centra en sus orígenes, en quién es, gracias a quién y para qué, una meta que resume en una palabra: la instauración del reino de Dios en el mundo, lo que no resultará nada fácil y acabará con su vida.

Para ese menester comprende que necesita operarios y es aquí donde entra la llamada a los discípulos que no responden como Jesús esperaba lo que le produce una gran decepción. No entienden nada, a pesar de su catequesis privada, y tienen miedo ante una situación que les sobrepasa ¿Le dejarán los fariseos, los romanos y los sumos sacerdotes seguir su camino? ¿De qué habla Jesús cuando dice que el Hijo del Hombre resucitará? Son preguntas, que nos recuerda Mercedes, colocan el acento sobre el hecho de la oscuridad de la enseñanza de Cristo, unas lecciones que dejaban sombras sin explicación, como hacían todos los maestros de su época, pero él se queja de la incomprensión de sus seguidores, se duele y muestra impaciencia. Esta sombra sobre su carácter demuestra que no es impasible como persona humana, una dimensión con la que todos los lectores se pueden sentir identificados.

Pregunta a sus discípulos sobre su identidad y se alegra de la contestación de Pedro pero su gozo dura poco ya que la declaración de su mesianismo, viene acompañada de la advertencia de tener cuidado, una precaución que Jesús identifica con la figura de Satanás, empeñado en que no continúe su tarea, con lo que las sombras más negras de su vida vuelven a través de los suyos y a través de los numerosos exorcismos que relata el Evangelio. También aparecen en el evangelio otros adversarios que proyectan negatividad sobre Jesús. Son su familia, el pueblo manipulado, los dirigentes judíos, los escribas, los conspiradores y sobre, todos ellos, emerge su figura como un hombre inocente injustamente condenado.

En medio de tanta oscuridad, nos recuerda Mercedes, que fuera de los Doce  hay otros grupos de seguimiento, personajes menores que también le acompañan, como los enfermos que han sido curados y un gentil, el centurión romano que le reconoce en la cruz. La mujer de la unción de Betania llena el relato de un episodio de luz y, con ella, las mujeres, que son anecdóticas y marginales a lo largo del evangelio, pero van a la tumba y, en medio de sus miedos, también nos ofrecen la claridad de la fidelidad que va a permitir continuar con el legado de Cristo. Pero también ellas proyectan sombras ya que sus personas luminosas destacan sobre la negatividad de los Doce que le han abandonado en el momento de su pasión.

En nuestro mundo aparecen claroscuros sobre la figura de Jesús por su condición de hijo de Dios que es un dato que nos proporciona la fe. Si sus apóstoles no lo tuvieron fácil porque su vida terminó en fracaso, en nuestra época dominada por la razón, tampoco resulta evidente de aquí que las sombras que describió Marcos en su evangelio siguen planeando sobre nuestras cabezas. Gracias a este libro de Mercedes conocemos las oscuridades que sufrió Jesucristo, las dudas y la incomprensión de los primeros discípulos que nos llegan a través del Evangelio de Marcos y que nos llenan de esperanza pues si ellos, testigos oculares de los hechos narrados, proyectaron nubes negras sobre la figura del Mesías y les fueron perdonadas ¡Cuánto más nosotros que vivimos en un mundo escéptico y materialista¡

 

Tiempo de Resurrección

Los españoles estamos más acostumbrados a celebrar las tragedias que los gozos, llevábamos luto por los seres queridos durante muchos años y las familias se unían ante la pérdida de alguno de sus miembros. Nuestras Semanas Santas, en todas las provincias, gozan de gran importancia y en cambio, la Pascua, es fiesta de un único día con lo que siempre me asombró el hecho de que, en los países anglosajones, las personas sacaran su mejor ropa y se pusieran unos sombreros de flores. Era su manera de celebrar junto al domingo de Resurrección la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Los cristianos debemos ser conscientes de que la Pascua nos abre a un período de 50 días que culmina en Pentecostés, unos días que nos hablan de la resurrección del cuerpo. Todos los episodios del evangelio tras la resurrección tienen un componente físico ya sea Tomás tocando las heridas de Jesús, las redes que salen de los barcos llenas de peces o los discípulos de Emaús partiendo el pan con Jesús aunque no le reconocieron. No supieron ver en el resucitado a Cristo pues les resultaba difícil en su nueva gloria.

Su ceguera nos permite ver el mundo con otros ojos pues practicar la resurrección supone ser conscientes de una nueva forma de ver nuestro entorno, nuestro mundo físico. Las prisas en las que vivimos nos hacen ir de situación en situación de forma que nunca dejamos espacio para pensar y vemos sólo lo que esperábamos encontrar, lo que teníamos almacenado en nuestra mente. Esta manera de estar nos impide apreciar las oportunidades que se presentan más allá de nuestra voluntad y no nos damos cuenta de los millares de revelaciones que aparecen en nuestro trabajo y en nuestras vidas.

La transfiguración de Jesús en medio de sus discípulos les permitió ver su faz radiante como el sol Mt 17,2. El maestro abrió sus ojos pues estaban ciegos, su percepción se hizo más profunda con lo que pudieron darse cuenta de lo que Cristo era realmente. Nuestra transfiguración es la Pascua que nos convoca a esa visión más profunda, a la que necesita tiempo, por lo que tenemos que frenar el ritmo de vida y esperar que se aparezca lo imprevisto en cada momento. Esta actitud es el corazón de la contemplación– ver lo que aparece en realidad antes que lo que habíamos esperado.

Aconseja Christine Valters que utilicemos las fotografías como entrada a una nueva forma de mirar, a mirar detrás del objetivo y dejar que se produzca un encuentro con la trascendencia que descubrimos en el trasfondo. Fijarnos en la claridad de la luz y en la brillantez de los colores. Unos pocos minutos podrá transformar tu mirada y hacerla más profunda y atenta. No hace falta captar todo lo que nos ofrece la imagen simplemente debemos respirar hondo y dejarnos llevar por la belleza del momento.

Deja que tu voluntad esté dispuesta a mirar el mundo de una forma diferente, a descubrir lo que muchas personas se pierden en las prisas de sus vidas. Practicar la resurrección supone andar por el camino poniendo más atención, dejando espacio para recibir el regalo del pan, la presencia de los amigos, el alimento de la conversación y la visión de lo sagrado.